Literatura

La Forma de las Ruinas: reporte de un lector crítico

Gustavo Álvarez Gardeazábal

29/03/2016 - 02:30

 

Cada vez que Juan Gabriel Vásquez, a quien no conozco, se ha ganado uno de esos rutilantes premios internacionales, he devorado sus novelas. Confieso que me ha ido mal.

Pesadas, indigestas cuando no apergaminadas. Pero ahora he leído La Forma de las Ruinas, que no se ha ganado ningún premio y, como diría mi abuelo, “me quito el sombrero”.

Es una estupenda novela, usada para muchos fines, pero todos logrados.

Averiguar quién mató al general Uribe o quién a Keneddy o quien a Gaitán, no es labor histórica para Vásquez, es la opción bien lograda de construir una novela de detectives con las astucias de Agata y la suficiencia de Scotland Yard.

Llevar al lector a encontrar quienes estuvieron detrás del asesinato de Uribe Uribe o en el de Kennedy y casi que decirnos con nombre propio quien tras el de Gaitán, es conseguir también, históricamente, una metáfora novelística sobre lo que muchos, superficialmente, trataron dizque de averiguar en el pasado.

Pero conseguir hacer una escanografia del propio autor, con sus debilidades y furias, sus invenciones y su atronadora metodología investigativa, hasta volverle también personaje de la novela, es un genial acto literario. 

Y lo consigue poniendo otro quinto personaje, el averiguador maniático, a compararse consigo mismo. La novela es muy larga para los nuevos lectores y puede tener averiguaciones que los viejos ya sabían, pero como se trata no solo de una obra literaria, inventada o no sobre la realidad nacional que los historiadores no han podido verificar ni mucho menos encontrar, se vuelve una catedral de nuestra narrativa.

Recomendar la lectura de un libro en estas épocas es más que una quijotada, pero este de Juan Gabriel Vásquez es tan contundente que vale la pena leerlo.

 

Gustavo Álvarez Gardeazábal 

1 Comentarios


Berta Lucia Estrada 31-03-2016 06:20 AM

Esta reseña me parece bastante floja, por decir lo menos. Pienso que viniendo de un escritor como Alvarez Gardeaázabal el análisis literario, o al menos el comentario, hubiese podido ser más conciso y profundo; a mi modo de ver no pasa de ser un comentario que se hace cuando se toma una café con un amigo. Berta Lucía Estrada, autora de la columna Fractales.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El maravilloso placer de leer

El maravilloso placer de leer

  El placer de leer es una aventura maravillosa por la imaginación del lenguaje y es el mejor ejercicio del ocio creativo. Harold Bl...

La  ciudad de Valledupar es ahora un ‘libro abierto’

La ciudad de Valledupar es ahora un ‘libro abierto’

Por estas tierras macondianas se quiere cultivar la pluma de nuevos nobeles para que describan en sus textos parte de la fantasía y la...

Cuento: Dime que soy la marquesa de Sade

Cuento: Dime que soy la marquesa de Sade

Escapar significa para Susan hacer del sexo una mirada tramposa que con nada se inquieta. La selva, embrollo de espejos que vulnera si...

El realismo mágico en tiempos de postverdad

El realismo mágico en tiempos de postverdad

  Es de locos pensar que Gabriel García Márquez en su obra pretenda divulgar o enseñar verdades históricas. En absoluto. Sus li...

La luz es como el agua, el cuento de García Márquez

La luz es como el agua, el cuento de García Márquez

  En Navidad los niños volvieron a pedir un bote de remos. –De acuerdo –dijo el papá, lo compraremos cuando volvamos a Cartage...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados