Literatura

El poema que inspiró a Nelson Mandela en la cárcel

José Luis Hernández

12/02/2019 - 05:00

 

El poema que inspiró a Nelson Mandela en la cárcel

 

¿Qué tienen en común Nelson Mandela y Long John Silver? El primero, un personaje histórico de primera importancia mundial; el segundo, un famoso y carismático personaje que daría lugar a la figura del pirata de palo, sentado en el imaginario universal. La respuesta de su relación es un simple nombre: William Ernest Henley. Quizás pocos conozcan su nombre, pero seguramente habrá oído sus versos. 

En 2009 salió a la luz la película Invictus que retrataba la vida de Nelson Mandela como presidente de Sudáfrica en el período en que el equipo nacional conquistó el campeonato nacional de Rugby. La aclamada película utilizó como hilo conductor un poema que había servido de inspiración al líder africano para mantener la fortaleza en el tiempo en que permaneció encarcelado.

Este poema fue utilizado para afilar la profundidad espiritual del campeonato deportivo y llevar al equipo hasta la victoria. Además, son esos versos los que cierran la película mientras observamos al presidente satisfecho por el éxito ocurrido, y apreciamos el contraste entre su época en prisión y su figura como gran dirigente.

El poema fue escrito por William Ernest Henley, poeta británico que vivió en el siglo XIX. Los versos de esta obra titulada precisamente Invictus, son una de las obras cumbres en cuanto a la superación de la adversidad y a la fortaleza de espíritu. Contrariamente al sabor de boca que experimentamos al final de la película, el sentido del poema es retener la capitanía de uno mismo cuando besa la lona, no cuando levanta los brazos victoriosos. El sentido del poema lo encontró Mandela en la cárcel, no en las limusinas.

¿Qué tiene esto que ver con el pirata Long John Silver? La curiosidad es que este mismo autor fue la persona real que inspiró la creación del carismático personaje. A la edad de 12 años Henley enfermó de tuberculosis y tuvo que sufrir la amputación de una de sus piernas. Se ayudaba, para caminar, de una pieza de madera. Mantuvo una estrecha amistad con el escritor Robert Louis Stevenson, y este admitió desde el principio haberse inspirado en su buen amigo para crear uno de los personajes más memorables de la historia de la literatura, en su libro La isla del Tesoro.

Así es cómo dos figuras tan dispares como el famoso líder Nelson Mandela y el temido pirata de novela quedaron unidos para siempre a través de una curiosidad literaria. Suele decirse que la realidad supera a la ficción. Éste es un buen ejemplo.

 

José Luis Hernández

Sobre el autor

José Luis Hernández

José Luis Hernández

La Lupa literaria

José Luis Hernández, Barranquilla (1966). Abogado, docente y amante de la literatura. Ofrece en su columna “La Lupa Literaria” una perspectiva crítica sobre el mundo literario y editorial. Artículos que contemplan y discuten lo que aparece en la prensa especializada, pero aplicándole una buena dosis de reflexión y contextualización.

1 Comentarios


Gaspar Pugliese Villafañe 01-06-2020 04:28 PM

La realidad supera la ficción y la poesía muestra que puede mejorar el mundo.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La poesía de Antonio Acevedo Linares

La poesía de Antonio Acevedo Linares

  Antonio Acevedo Linares ha querido que diga unas cuantas palabras con motivo del lanzamiento de su obra Los girasoles de Van Gogh,...

No te rindas, el poema de Mario Benedetti

No te rindas, el poema de Mario Benedetti

El poeta uruguyo Mario Benedetti es conocido por sus poemas que cantan al amor y la amistad, pero también debe resaltarse su poesía q...

A pencazo limpio

A pencazo limpio

Mandé mi mano derecha con la velocidad de un águila, dando justo en la mejilla derecha de mi contrincante, tan fuerte, que tuve miedo...

El amor en la literatura: las obras más imprescindibles

El amor en la literatura: las obras más imprescindibles

  A lo largo de la historia se ha amado de manera distinta; entiéndase, se han producido distintas visiones histórico-culturales de...

El cucarachero millonario

El cucarachero millonario

Las calles polvorientas de Sagarriga de la Candelaria, transitadas hasta entonces sólo por recuas de burros y mulas, cargados unos con...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados