Literatura

La noche luce ciega, de Luis Alberto Murgas Guerra

Redacción

06/11/2012 - 11:45

 

Luis Alberto Murgas GuerraCada sábado entre nueve y doce de la mañana en el taller de RELATA, el poeta Luis Alberto Murgas Guerra nos invita a sobrevolar el infinito mundo de las letras con nociones imprescindibles, recomendaciones de lectura (pasajes literarios) e ideas para explorar.

En esta ocasión, nos acercamos a sus creaciones y compartimos uno de sus poemarios inéditos: “La noche luce ciega”. En él se percibe su capacidad para crear imágenes poderosas y trascender el lenguaje con simbolismos.

Entre sus temáticas predilectas destacan la luz y el caracol, dos elementos que revolucionan las percepciones y permiten dar un nuevo sentido a lo que nos rodea, porque, como bien dice Luis Alberto, su poesía es visual e íntimamente ligada a la vida.

 

Luz que reposa

En la jaula del espejo

El fuego no quema

La piedra no pesa

El ojo redondo de Dios no ve

Es sólo un tejido de luz que reposa

En la desolación del azogue.

 

La noche luce ciega

La luciérnaga

Escarabajo de fuego

Su luz es una voz en la noche

 

Eclipse

Dos ojos

Que se ciegan

Noche prematura que huye.

 

Caracol

En los duros repliegues de su alma

Se oye la eterna matraca del mar

Rumiando astros atrapados

En sus redes.

 

Espiral de luz

El caracol. Espuma calcárea, tiempo endurecido en el armazón de la casa, concha uterina que avanza dejando secreciones: sombras negras, sombras sanguíneas; y a veces luce el rastro fulgurante del nácar en el abismo de la piedra. Sus pasos lerdos construyen un espiral de luz que rasga la línea de la oscuridad con su música clara. Segrega las babas generosas de la poesía. Su aparente quietud es un vuelo veloz para habitar el fuego genital de otra estrella.

 

El silencio de los ojos

La sombra del agua

Esconde el silencio de los ojos

Que viaja en la ceniza de la luz

La ceguedad resplandeciente del pez

Pasa cerca de la trampa del anzuelo

Ignora la muerte.

 

Vagalumbre

Luciérnaga (Vagalumbre)

Que ilumina los huesos de la noche.

 

Acordeón

El acordeón

Tiene un aire de pájaro

Guardado en su garganta

El vuelo de los dedos

Picotea la mazorca del tecleado

Y derrama gotas de aire sagrado

Su canto es una fruta madura

Que alegra al Dios del Valle.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Clítoris Clítoris, el poemario de Maria Estela Guedes

Clítoris Clítoris, el poemario de Maria Estela Guedes

  Maria Estela Guedes (Portugal, 1947) es una intelectual de primer orden. Es poeta, ensayista, crítica literaria y de arte, dramatu...

Ethan West y la caída de la corona de Henrietta Stanley

Ethan West y la caída de la corona de Henrietta Stanley

  Tras las iniciales C.J. Torres se esconde la historia de una pasión y dedicación por las letras. Desde los cinco años, Cristi...

José Luis Urón, el último liberal

José Luis Urón, el último liberal

Escribir nos permite ser la voz de los que son minoría, construir o reconstruir una historia desde un espacio intimo, y conocer a pers...

Crónica: No murió picao´de culebra

Crónica: No murió picao´de culebra

Hace mucho tiempo que quería escribir sobre este personaje que tuve el honor de conocer. Sin embargo, por falta de información, no me...

La brillante vida de Blaise Pascal

La brillante vida de Blaise Pascal

¿El genio nace o se hace? Cuando se formula esta pregunta, surgen varias posturas encontradas a este respecto. Es verdad que existen...

Lo más leído

Duane, el arhuaco rebelde

Arnoldo Mestre Arzuaga | Pueblos

El regreso del vampiro en el cine de los 80 y 90: viejos temas, nuevas perspectivas

Norma Cabrera Macías y María Carmen Iribarren Gil  | Cine

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Rafael Orozco, de Sempegua al estrellato musical

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

La lectura, según Roland Barthes

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

La lectura, según Paulo Freire

Elsa M. Ramírez Leyva | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados