Música y folclor

Un proyecto musical que beneficia a sectores vulnerables

Redacción

04/09/2013 - 11:19

 

El pasado sábado 31 de agosto un total de cien niños se hacinaban en la Escuela Rafael Escalona vestidos de rojo y con una sonrisa de oreja a oreja para interpretar canciones de música vallenata que habían aprendido a lo largo de un programa de educación realizado por la Fundación Festival Vallenato.

Todos ellos procedían de barrios de la margen derecha del rio Guatapurí en Valledupar, considerados como vulnerables. Eran los ganadores de unas becas creadas dentro de una alianza que integra también la empresa Claro y Marca País.

El evento sobresalió por su musicalidad, pero sobre todo, por la ilusión reflejada por estos niños quienes se transformaron durante una mañana en el centro de atención y el objeto de todas las ovaciones. De igual manera, los padres evocaron la alegría suscitada por esta oportunidad.

En el acto –que duró más de dos horas– sonaron los clásicos que los estudiantes becados aprendieron durante los últimos seis meses: ‘Así fue mi querer’ (Gustavo Gutiérrez Cabello), ‘Aquella noche’ (Emiro Zuleta Calderón), ‘El Cantor de Fonseca’ (Carlos Huertas), ‘Altos del Rosario’ (Alejo Durán Díaz) y ‘Luna sanjuanera’ (Roberto Calderón).

El acto terminó con la presentación de Los Niños del Vallenato de la Escuela Rafael Escalona Martínez, categorías infantil y juvenil, y el actual Rey Vallenato, Wilber Mendoza Zuleta, quien manifestó abiertamente su alegría de poder contribuir en este tipo de iniciativas.

“Desde mi elección como Rey Vallenato este es el acto más emotivo al que he asistido. Mi emoción es grande al ver tocar a estos niños el auténtico vallenato” –expresó antes de añadir–: “Nada más con ver tocar la caja de la mejor manera al niño Josué Carmona, quien cuenta con cuatro años, es grandioso. Tenemos un gran semillero y se les nota a los niños ese amor por la música vallenata”.

Tanto el coordinador del proyecto, profesor Roberto Ahumada Moreno y los instructores, Juan Alfonso Figueroa Palomino, (acordeón), Victoria Suárez Leiva, (guacharaca), Alfredo Ramírez Acuña, (caja) y en canto, Yecid Jackson Ospino Rodríguez, recibieron los agradecimientos de los padres de familia y acudientes que vieron los resultados de este proceso musical.

De esta manera Claro apoya el estudio de 100 niños estudiantes en la Escuela ‘Rafael Escalona Martínez’ como parte de su programa de Responsabilidad Social Empresarial que busca ofrecer a la población en estado de vulnerabilidad, mayores oportunidades de crecimiento y desarrollo a través de la Cultura.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Churo Díaz y Lucas Dangond, un duo joven y con ganas

Churo Díaz y Lucas Dangond, un duo joven y con ganas

El Vallenato necesita agrupaciones que marquen con su energía y sus ideas nuevas direcciones. Uno de esos grupos es el de Churo Díaz ...

Eibar Gutiérrez: el juglar urbano y su vallenato celestial

Eibar Gutiérrez: el juglar urbano y su vallenato celestial

“Veo la música como arquitectura fluida” (Joni Mitchell) El vallenato es una poesía eterna, con la que, nosotros, gente de la re...

‘El Aparato’ Rojano sigue cultivando el vallenato auténtico

‘El Aparato’ Rojano sigue cultivando el vallenato auténtico

Desde muy niño Oswaldo Enrique Rojano Caraballo se enamoró de esos vallenatos auténticos que escuchaba a través de Radio Libertad...

“Diomedes Díaz, el cantante más grande del Mapamundi”

“Diomedes Díaz, el cantante más grande del Mapamundi”

Ahora que está en todo su furor la telenovela de Diomedes Díaz, ‘El Cacique de La Junta’, una agraciada mujer guajira no se la ...

Sentido de pertenencia, así de simple

Sentido de pertenencia, así de simple

  Era el segundo día del 32º Festival de la Cumbia en El Banco (Magdalena). La primera actividad del día, un conversatorio en la P...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados