Música y folclor

Rolando Ochoa: “La fama enferma”

Johari Gautier Carmona

25/09/2013 - 11:30

 

Rolando Ochoa Las transiciones son un momento idóneo para sacar conclusiones y, con el reciente giro que el acordeonero Rolando Ochoa ha dado a su carrera, no podían faltar algunas reflexiones existenciales.

En un conversatorio realizado en la Casa de la Cultura de Valledupar, el músico se mostró como siempre, es decir sonriente y tranquilo, saludando a quienes venían de cerca (para la gran mayoría del público) y de más lejos (en el caso de una delegación de Valencia de Jesús).

Pocos días antes, el artista había presentado los proyectos ideados con su compañero Mono Zabaleta, en una presentación llena de energía, música y guiños. Sin embargo, en esta ocasión, reinaba una solemnidad que se reflejaba en la luz tamizada y un protocolo más institucional. Sentado cómodamente en medio de un sofá, Rolando esperaba inalterable que los periodistas María Ruth Mosquera y William Rosado le hicieran las preguntas.

El encuentro permitió conocer algunos aspectos desconocidos de la infancia del artista, como el rol fundamental de la madre de Rolando en su educación y su temprana salida a trabajar para compensar la separación de sus padres. “Mi mamá fue ese gran pilar –explicó Rolando–. Mi mamá no me creó como artista, me creó como hijo”.

Pero más allá de esos momentos biográficos de gran trascendencia, la cita se centró sobre todo en esos conceptos de carácter espiritual y filosófico que determinan el significado de cada acción y decisión.

A la pregunta de una joven muchacha, Rolando Ochoa respondió que se sentía verdaderamente feliz al poder hacer lo que quería en un escenario y en la vida cotidiana. El acordeón es para él un modo de vida. Es lo que da sentido a su existencia.

“Hay gente que pese a todo lo que hacen sienten un vacío –manifestó Rolando–. Uno tiene que ser feliz con lo que hace”.

La felicidad es un concepto personal que cada uno de nosotros construye a su manera, sea centrándose en su trabajo, en su familia, en Dios o en el placer que otorgan ciertos bienes y actividades. En el caso de un músico de renombre como Rolando, también implica distanciarse de ciertos conceptos tan inconsistentes como la fama. “La fama es una trampa –explicó el acordeonero–. La fama enferma”.

La trampa de la fama nos lleva inevitablemente a pensar en esa difícil separación con Silvestre. La fama fue, en ese caso, el motor de una unión que avistaba las cimas inaccesibles de la música latina pero también el punto que precipitó su fin. Entre la fama y la cercanía con sus amigos, Rolando ha optado por estar cerca de sus queridos y mantener el diálogo abierto.

A la pregunta inesperada –pero tan real como la hermosa jovencita que la formuló–,  de qué hubiera hecho Rolando a parte de ser acordeonero, la respuesta fue sorprendente pero entendible: “Si no hubiera sido acordeonero, habría sido arquero, o una vaina así…”.

 

Johari Gautier Carmona

Para PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Los juglares vallenatos

Los juglares vallenatos

La idea que construye la figura del Juglar en la música vallenata es difícil de definir pues se debate, como la mayoría de los tem...

El acordeonero Andrés Montufar sí fue vencido por Satanás

El acordeonero Andrés Montufar sí fue vencido por Satanás

  Según cuenta la leyenda de Francisco el Hombre, después de parrandear durante varios días, éste se dirigió de noche a su cas...

Verseadores: de las diatribas a los abrazos

Verseadores: de las diatribas a los abrazos

El muchacho no se veía muy bien. Sus versos salían con dificultad y se los lanzaba con rabia a su contendor que permanecía inmutab...

El Rey Vallenato Fernando Rangel, invitado especial en la Ruta Quetzal 2012

El Rey Vallenato Fernando Rangel, invitado especial en la Ruta Quetzal 2012

“Vengo a cantarte Quetzal con mis notas vallenatas, para que el mundo conozca que eres el honor de nuestra raza”, interpretando est...

Lucas Dangond: “Ser Rey juvenil me abrió muchas puertas”

Lucas Dangond: “Ser Rey juvenil me abrió muchas puertas”

Acordeonero con un recorrido meritorio, Lucas Dangond es –con sólo 20 años– uno  de los serios aspirantes del concurso profesion...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

¿Por dónde le entra el agua al coco?

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Leandro Díaz y las mujeres de sus canciones

Redacción | Música y folclor

Otro festival vallenato en Cundinamarca

Jorge Nain Ruiz | Opinión

El fútbol, una pasión desde siempre

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

El Cesar tiene sed

Carlos Cesar Silva | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube