Música y folclor

La pedagogía del maestro Leandro Díaz

José Atuesta Mindiola

22/06/2020 - 04:40

 

La pedagogía del maestro Leandro Díaz
El compositor Leandro Díaz

 

Leandro Díaz era un apasionado lector. Desde muy niño su tía Erotida le leía  cuentos y le cantaba versos.  Cuando vive lejos de su tía, en sus ratos de silencios buscaba a alguien para que le narrara historias, le declamara poesías y le respondiera sus interrogantes.  Si llegaba a una casa y hablaban de libros, indagaba las maneras de quien podía leerle. Y sí, por casualidad era una mujer, se mostraba más interesado en escuchar la lectura (La voz de una mujer siempre lo cautivaba).

Expresaba que los conocimientos fortalecen la mente y la memoria no solo sirve para guardan información e imágenes, es también un requisito para la creación. Como sabía que su vida era el canto y la composición, desde aquella noche de su infancia en la finca “Los Pajales”, mientras dormía escuchó una voz que le dijo que se fuera, que su futuro no estaba ahí. Y como en la profecía bíblica, sale cual  peregrino que solo lleva consigo la luz interior de la esperanza. Su primera estación es Hatonuevo, donde se gana los primeros pesos  cantando en una parranda. Y prosiguen sus estaciones: Tocaimo, Codazzi y San Diego.    

“Uno debe poner su vida en todo lo que hace, para que todo salga bien”. Su condición de invidente le impide concentrase en las imágenes visuales, pero  desarrolla las otras capacidades sensoriales hasta el punto de lograr un alto grado de la sinestesia, que le permite percibir una mixtura de impresiones mediante distintos sentidos; esto lo faculta para describir los colores del viento, los sonidos de la sombra, la sonrisa de las sabanas, los secretos de los sueños y la tristeza de los  árboles.

Dedicaba varias horas a pensar en el destino del hombre y en la naturaleza. Pensaba las cosas y de tanto pensarlas se trasformaban en canciones. Sumergido en la soledad de la ceguera, perfecciona sus ideas y la visión del mundo. El filósofo Demócrito encerrado en una cabaña, se pasaba el tiempo pensando y estudiando. Buscaba la soledad e incluso se refugiaba en oscuros sepulcros, alejados de la ciudad. El escritor Jorge Luis Borges en el poema ‘Elogios a la sombra’, dice que Demócrito  se arrancó los ojos para pensar.

En una entrevista (1988) de Alberto Salcedo Ramos, Leandro comenta: “ser ciego a veces también es una ventaja. Cuando de noche en mi  casa se va la luz, mi mujer y mis hijos se pierden buscando las velas. Entonces yo me levanto a resolver el problema. Ellos dependen de la luz, en cambio yo he creado mi propia luz y conozco los caminos de mi casa”.

La  sensatez de meditar en los pasos del camino y el tamaño de las distancias, para caminar con seguridad  evitando las caídas, aprende la importancia de la precisión en la medida. Ese concepto de la medida lo utilizaba en la métrica de sus versos, porque la medida es armonía, es música y melodía, y  con la estética de las metáforas, Leandro se convierte en el gran maestro de la poesía  y la composición vallenata.

 

José Atuesta Mindiola 

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

La pregunta con fundamento para el maestro Escalona

  Todo ocurrió un día después de la muerte del primer Rey de Reyes, Nicolás Elías ‘Colacho’ Mendoza, sucedida el 27 de septi...

Siete preguntas para las tres hijas de Rafael Orozco

Siete preguntas para las tres hijas de Rafael Orozco

  “Papi, papi, yo quiero que el niño Dios me regale una muñeca/ y otra pa’ Wendy”. Palabras que Kelly Johana dijo al inicio...

La Casa en el aire y su camino sideral

La Casa en el aire y su camino sideral

No necesita Luz este letrero grande porque ya tienen las letras acompañantes nominales de Ada en predios del cielo. Apoyado en la m...

Décimas a Cecilia Meza Reales, de José Atuesta Mindiola

Décimas a Cecilia Meza Reales, de José Atuesta Mindiola

El fallecimiento de la cantante y acordeonera Cecilia Meza Reales fue motivo de tristeza y consternación la semana pasada en todo el p...

La partida de Nelson Pinedo, el Pollo barranquillero

La partida de Nelson Pinedo, el Pollo barranquillero

La ciudad de Barranquilla —como siempre— irreverente, pocas veces le llamó, el Almirante del Ritmo. Sólo algunos locutores, cu...

Lo más leído

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

La chicha: historia de una bebida americana

José Luis Hernández | Historia

Los cuentos, esas pequeñas grandes historias

Almudena Gonsálvez López | Literatura

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Derechos humanos vs Barbarie

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Viajar con Yamith

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados