Música y folclor

Diáspora y génesis afrocaribeñas: el merengue dominicano

Jairo Tapia Tietjen

11/06/2015 - 06:20

 

Es la época dorada de la habanera en el estilo llamado Upa y la Calenda Antillana por 1844, cuando surge el Merengue dominicano desde el Cibao, y, a través de diversas selecciones expresivas, conquista logros de virtuosismo y madurez, desplazando la Tumba. Hay  referencias del Merengue juangomero, así como el apambichao en tempo más lento.

En el aspecto rítmico-percusivo, en el Merengue cibaeño  afloran factores de raíz africana, y la impronta dancística caribeña  se evidencia en el baile, a la vez que remite a lo melódico al cancionero iberoamericano.

Esta nueva síncopa musical se afinca en el alma popular, y los conjuntos típicos, y orquestas afamadas seguían la trilla de su fuerza coreográfica y de su ritmo vivaz y pegajoso. La historiografía musical desde Gómez Cairo, hasta Ma. Teresa Linares, en sus estudios sobre la relación de diversos géneros musicales del Caribe, en Puerto Rico, Cuba y República Dominicana, afirman nuestras creencias de que el mayor aporte a la cultura universal por parte de los pueblos de América Latina y el Caribe, ha sido la gran riqueza polirítmica que nos han legado los géneros afro-latino-americabeños y sus bailes, como nos señala rotundamente el investigador de la U. del Valle, Alejandro Ulloa.

El merengue dominicano eleva sus niveles característicos de tan destacado ritmo esencial, lo cual ha sido objeto de interés para músicos estudiosos y académicos, que encuentran grandes posibilidades rítmicas y melódicas, incorporándole aspectos rockeros y sonoridades modernas que son puntos fundamentales de referencia para la música afrocaribeña en otros países, tiempos y modas, como nos lo muestran sus  variantes en Venezuela, Puerto Rico y Colombia.

Destacadas orquestas, conjuntos e  intérpretes propios y foráneos se ocupan de este género atractivo musical, desde Alfonseca, director de orquesta en el siglo XIX, Chaposeaux y Damiron,  Angel Viloria, Billo y Johny Ventura,  Joseíto Mateo, el Grupo 4:40 de Juan Luis Guerra, Cuco Valoy, Wilfrido Vargas y  Los Vecinos, y tantos otros que han enriquecido la impronta dancística y musical del Caribe.

Juana Aquilina va llorando / porque la llevan merengueando

Es un pareado de la composición de Juan B. Alfonseca ( 1810-1875), en las primeras ruralidades en conjunto típico de merengue, conformado por un cuatro o un tres, una tambora, el güiro. El acordeón europeo -que desplaza  las cuerdas- se integra después de medio siglo. Luego, se acoplan el saxofón y un bajo o la marímbula, agrupación rústica conocida como perico ripiao.

Estructura del Merengue dominicano

Su compás ternario de dos por cuatro: Introducción o paseo -con instrumentos de  viento o cuerda; copla cantada, o cuarteta de carácter narrativo, jocosa y amatoria, hecho por un solista- es el propio merengue; y el jaleo, que contiene cuatro compases con tónica y dominante alternadas y  repetidas.

Existen variantes rítmicas de dos compases, llevada por la tambora y el güiro, cuyos fuertes acentos impulsan o frenan a las parejas al final de cada frase melódica de cuatro compases. Los  bailadores  dan  pasos de lado, hacia la derecha y hacia la izquierda, con las rodillas dobladas, combinando tales pasos básicos alrededor de todo el salón de baile. Realizan figuras y vueltas juntos o separados, completando el núcleo de dieciséis compases, que se repiten dando paso al estribillo.

Existen melodías muy populares dentro del género como:  ¡Ay Cocó!, Ecos del Cibao, Todas las mujeres tienen, El gallo, El fanfarrón, y toda la gama impulsada por tantas orquestas, como la  Fania, por el director, instrumentalista y arreglista Johny Pacheco, lejos  del “perico ripiao” original;  desde otras latitudes  se componen merengues mezclados con guaracha, como en Cuba, con un ritmo  más rápido al que se le han anexado saxofones, piano, batería, trompetas, bajo eléctrico y trombones.

 

Jairo Tapia Tietjen

jtt.stspiritu2@outlook.com

                          

Sobre el autor

Jairo Tapia Tietjen

Jairo Tapia Tietjen

WikiLetras

Codazzi, Cesar (1950). Bachiller Colegio Nacional A. Codazzi, 1970. Licenciado en Filología Española e Idiomas, UPTC, Tunja, 1976; Docente en Colegio Nacional Loperena, 1977-2012. Catedrático Literatura e Idiomas, UPC, Valledupar, 1977-2013. Director Revista 'Integración', Aprocoda-Codazzi, 1983-2014; columnista: Diario del Caribe, Barranquilla, El Tiempo, Bogotá, El Universal, Cartagena, El Pilón, Vanguardia Valledupar: 1968-2012. Tel: 095 5736623, Clle. 6C N° 19B 119, Los Músicos, Valledupar- Cesar.

3 Comentarios


Berta Lucía Estrada 11-06-2015 08:32 AM

Buenas tardes Jairo: El merengue es una música de gran belleza. Los dominicanos son excelentes bailarines, y República Dominicana es un país que vale la pena visitar. La alegría de su gente no la he visto en ninguna otra parte. Este es un poema que escribí con un merengue como fondo: Aún resuenan en mis oídos el eco de tus palabras, y el deje de un merengue, bailado bajo la nube de un cigarrillo. Atte, Berta Lucía Estrada

Berta Lucia Estrada 11-06-2015 08:34 AM

ún resuenan/ en mis oídos/ el eco de tus palabras,/ y el deje de un merengue,/ bailado bajo la nube de un cigarrillo. Berta Lucía Estrada Estrada

Berta Lucia Estrada 12-06-2015 01:01 AM

Corrijo: Aún resuena/

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Ya comienza el festival…

Ya comienza el festival…

El vallenato más que un género musical es un sentimiento hecho canción. En este momento, me encuentro con mucha nostalgia por esta...

Chimichagua acoge el 19 Festival de Danzas y Tamboras

Chimichagua acoge el 19 Festival de Danzas y Tamboras

Del 26 al 28 de junio se llevará a cabo en Chimichagua, Cesar, ‘La tierra de la Piragua’, el 19 Festival Nacional de Danzas y Ta...

Urumita sigue prendida en el corazón pueblerino de Silvestre

Urumita sigue prendida en el corazón pueblerino de Silvestre

Silvestre Francisco Dangond Corrales es un artista que nunca ha dejado de ser pueblerino, aunque se vista con ropa muy fina y viva en E...

Un Rey Vallenato raizalmente emprendedor

Un Rey Vallenato raizalmente emprendedor

Ya conocíamos la faceta de incansable atleta del Rey Vallenato Gustavo Osorio, quien, desde su elección como máximo representante ...

Chucho Valdés, el gigante del piano

Chucho Valdés, el gigante del piano

Jesús “Chucho” Valdés ya no rehúsa a ser considerado como el pianista más completo del mundo, según el poeta y periodista B....

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El origen del pesebre

Redacción | Ocio y sociedad

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Fabrina Acosta Contreras | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube