Música y folclor

La odisea musical de Juancho

Jorge Nain Ruiz

27/09/2018 - 18:06

 

La odisea musical de Juancho
El acordeonero Juan Mario De la Espriella

Hace aproximadamente unos cuatro años, Juan Mario De la Espriella, quien hacía pareja musical con Martín Elías Díaz, y de quien podemos afirmar con conocimiento de causa que es uno de los acordeoneros más entregados y acuciosos de nuestra música, se dio a la tarea de vislumbrar un trabajo musical sin presión comercial y empezó a madurar la idea de realizar un compacto en el que ni las disqueras, ni el afán mercantil de posicionamiento y venta condicionaran, como en efecto lo hacen, la escogencia de los temas, los instrumentos, los músicos, los aires a grabar y demás elementos que hacen parte de una grabación.

Juancho no pensó en grabar un álbum de clásicos, más bien en hacer un trabajo musical como él soñaba el vallenato, el mismo vallenato que Juancho escuchó cuando dio sus primeros pasos en la música y el cual se encuentra hoy casi desaparecido. La idea era que las canciones fuesen inéditas, o sí habían sido grabadas, no fueran tan conocidas.

Ahí inició su odisea, lo primero era recopilar el material y seleccionar los temas, para lo cual le tocó hacer lo que se hacía por los años setenta y ochenta, visitar personalmente a los compositores que podían tener aquellas canciones que clasificaran en los cánones del verdadero vallenato, sin interesar para nada que el trabajo fuera bien recibido por la crítica o tuviese ventas millonarias.

Un gran esfuerzo de recursos de toda índole desplegó Juancho durante los anteriores cuatro años, para materializar su brillante idea de grabar un disco sin presiones ni intereses distintos al gusto por la buena música, y concretamente, por el buen vallenato.

En la vida artística de Juancho, durante el tiempo que estuvo madurando ese proyecto, ocurrieron tantas cosas que se pueden considerar los años más movidos de su trayectoria: se separó de Martín Elías y se unió a ‘El Mono’ Zabaleta, luego se reencuentra con Silvestre Dangond, se separa de Silvestre y se reencuentra con Peter; en fin, su vida musical fue una verdadera odisea.

Pero si fue difícil compilar las canciones, mucho más complejo fue reunir a quince de los mejores cantantes del vallenato, y convencerlos que lo acompañaran en esta ilusión que Juancho soñó en materializar, pero que en algunos momentos se volvió tan engorroso, que estuvo a punto de claudicar.

A un artista como Juancho, acostumbrado a dedicarse únicamente a lo musical, en esta oportunidad le tocó vivir en carne propia lo que significa conseguir músicos, grabar en más de cinco ciudades y diversos estudios, diseñar carátula, aprobar fotografías, entenderse con promoción y venta digital, en fin, un sinnúmero de trámites y pasos que casi lo vuelven loco, pero que a mediados del presente mes que culmina se vio recompensado al tener ya en el mercado su obra ‘Mi Esencia’, la cual ha recibido disco de oro por ventas físicas en menos de quince días, y a lo que nosotros llamamos un trabajo para quitársele el sombrero a quien lo hizo.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La bonita nota de Colacho Mendoza se apagó hace 16 años

La bonita nota de Colacho Mendoza se apagó hace 16 años

La mañana del primero de mayo de 2013 fue muy diferente para Wilber Nicolás Mendoza Zuleta. La noche anterior había alcanzado la anh...

Marciano Martínez habla de los últimos días de Diomedes Díaz

Marciano Martínez habla de los últimos días de Diomedes Díaz

Mucho se ha dicho sobre la muerte de Diomedes, y mucho se seguirá diciendo. Ésa es una de las leyes que conlleva toda leyenda musical...

Valledupar, ciudad musical y creativa

Valledupar, ciudad musical y creativa

“Ésta es una tierra de leyenda, de tradición, mágica donde se encuentran el esplendor de la naturaleza, la grandeza y la inmensida...

José Atuesta Mindiola, ganador del Festival de Canción en Mariangola

José Atuesta Mindiola, ganador del Festival de Canción en Mariangola

Este año, el IX Festival Tierra del Cachaquito en Mariangola homenajeó a uno de sus grandes gestores culturales, José Betin Molina, ...

En el vallenato aún existen distancias

En el vallenato aún existen distancias

Hacer un Festival Vallenato en Bogotá tiene una especial connotación y algunas características que lo hacen peculiar, entre otras qu...

Lo más leído

El Bogotazo, 9 de abril de 1948: el relato de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán en la prensa

Yeison Yamir Martínez Mejía y Peter Henry Ortiz Garzón | Historia

La política, el bogotazo y la muerte de la esperanza

Carlos Alberto Salinas Sastre | Historia

Consejos para jóvenes escritores

José Luis Hernández | Literatura

Julia Paba y las fábulas de días santos

María Ruth Mosquera | Patrimonio

Pastor López: el verdadero pastor de la música tropical

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

La Semana Santa y su música, en el Caribe colombiano

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Jorge Oñate, el cantante que grabó más clásicos vallenatos

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados