Música y folclor

Joaco Pertuz, el cantante del Bajo Magdalena

Álvaro Rojano Osorio

10/12/2020 - 04:40

 

Joaco Pertuz, el cantante del Bajo Magdalena

 

En estos días, mientras conversaba con el escritor, investigador y coleccionista de música, Julio Oñate Martínez, trajimos a cuento a Joaco Pertuz. Lo hicimos para destacarlo como uno de los buenos cantantes de la música vallenata. Hablamos de la fuerza de su voz, la manera afinada como lo hace, y hasta de su inclusión entre los que tienen a Poncho Zuleta como modelo. 

Le dije que éste se ha constituido, como cantante, en un referente musical del Bajo Magdalena, especialmente en la subregión del río del departamento del Magdalena. En los municipios que las conforman muchas de las canciones interpretadas por él no pasan de moda. Quizá por la seguridad de que en este espacio tiene garantizado el apoyo de muchos seguidores, ha mermado su interés por convertirse en uno de los intérpretes más importantes del vallenato en Colombia. 

Joaco podría responderme que algunas de sus canciones han sonado en ciudades como Barranquilla, Montería, Santa Marta, y que ha tenido aceptación en casi todos los municipios de la subregión centro del Magdalena, y en algunos de los Montes de María y del Canal del Dique. Sin embargo, hasta el “Rey de los Pueblos”, Farid Ortiz, ha procurado llevar su música más allá de ese rotulo limitante.

Sin lugar a dudas, éste ha sido el mejor cantante de música vallenata de la subregión del río, y del Bajo Magdalena, y la menciono porque nació en un corregimiento de Pivijay que está incluido en esta área geográfica. Lo de Joaco no es casual, de esta zona, que inicia en Tamalameque y culmina en bocas de Cenizas, también lo son los juglares: Pacho Rada, Abel Antonio Villa y Juancho Polo Valencia. Y también lo fueron los acordeonistas: Ángel Pasos, Salvador Fonseca, Pedro Nolasco, Nildo Peña, Abrahán y José Núñez, Juan Tapias, Ventura Díaz, Juan José Núñez, Gregorio Hernández, Sayo Lora, Arcadio Arias, Tirsito Díaz, Transito Suameth, José Antonio Vides, que grabó para el sello Atlantic, los hermanos Támara Bermúdez, de Bálsamo, donde también residía Rafael Camacho, José Manuel Cuesta, y los hermano Vega.

Del Bajo Magdalena son los reyes vallenatos: Alberto Pacheco, Julio Rojas, Beto Villa y Cristian Camilo Peña. También son originarios de ella: José María Peñaranda, Maribel Cortina, Luís José Villa, José Carranza, Horacio Escorcia, Donaldo Venera, Jassir Salgado, Modesto Barrios Cueto, Rufino y Pablo Barrios, Ricardo Ramos, Oscar y José Martín De la Cruz, Rafael Parada, Hansel Quesada, Ramiro Peña, Carlos Rodríguez, entre otros. Listado en el que incluimos a Dolcey Gutiérrez y Aníbal Velásquez, haciendo la salvedad de que no interpretan vallenato.

También han sido de cantantes como: Julio Herazo, César Castro, Oswaldo Rojano, Miguel Dede, Arturo Durán, David Henríquez, Plinio Rico, Poncho Olmedo, José Luís Morrón, Alcides Díaz, Johnny Cervantes, Atilio Valencia, Edinsón Polo, Víctor “Man” Contreras, Leonardo Fabio Castillo, Nataly Cúrvelo, Joaco Sánchez, Ángel Escorcia, Miguel Lafaurie, Alex Gómez, Belarmino Salgado, Eloy Sarmiento, Carlos Malo, dejando por fuera a algunas personas.

La lista de compositores es extensa y, por lo tanto, me limito a mencionar algunos como: José Benito Barros, Julio Herazo, Manuel Medina Morón, Antonio Llerena, Oscar Cormane, Mariano Enrique Pertuz, Miguel Venera, Cesar Marín, Cesar Támara, Julio Acuña Córdoba, Miguel Anillo, Manuel Gómez, Álvaro y Atilio Orozco, José Sánchez Páez, Fredy Sanjuanelo.

Joaco es un cantante que se ha esmerado por conservar la estructura musical que conjuntos como el de los Hermanos López, Los Hermanos Zuleta, Alfredo Gutiérrez, Nicolás “Colacho” Mendoza, entre los más destacados, le dieron al vallenato, a partir de los años 70 del siglo pasado. Sucede en tiempos en los que, produciendo nuevos sonidos y extrañas combinaciones, por ejemplo, con la balada y el reguetón, buscan seguir consolidando a este género como un producto de venta sin importar las bases tradicionales. Pero, pese a que los medios que utilizan para hacer conocer lo que producen, cada día se escucha con más fuerza lo grabado en tiempos en que el fenómeno comercial no se imponía.

Incluso, Silvestre Dangond, el referente de la nueva generación de cantantes vallenatos, ha echado mano de viejas canciones para incluirlas en su repertorio. No olvidemos que Peter Manjarrez obtuvo una estatuilla de la organización de los premios Grammy Latino con el álbum Solo Clásicos. 

Era Alejo Durán el que decía que al amor no se le lloraba, se le cantaba, refiriéndose a las composiciones que comenzaron a imponerse en los años ochenta que permitieron que a este género lo llamaran Baladanato. Éste es un proceso que no se ha detenido, agregándole nuevos ingredientes, cumpliendo con las exigencias de quienes se han apoderado del vallenato, los que han hecho de él un objeto comercial. Y cuando se les cuestiona responden que es la manera de competir con los géneros identificados como urbanos.

No les importa que entre más se alejan de las bases de la tradicionalidad más cerca están de hacer de esta música una referencia o un recuerdo. Creo que el camino que llevan es el de impedir que el vallenato alcance a cumplir sus primeros cien años de modernidad, contados a partir de la fecha en que se produjeron las primeras grabaciones en Barranquilla, en la década de los cuarenta del siglo pasado.

 

Álvaro de Jesús Rojano Osorio

Sobre el autor

Álvaro Rojano Osorio

Álvaro Rojano Osorio

El telégrafo del río

Abogado y escritor de los libros: La Tambora Viva, Musica de la Depresion Momposina. La Musica del Bajo Magdalena, Subregiòn rio. Libro ganador de la beca para la publicación de libros de autores colombianos por parte del Ministerio de Cultura y su Portafolio de Estímulos 2017. El río Magdalena y el canal del Dique: poblamiento y desarrollo en el Bajo Magdalena. Bandas de viento, fiestas, porros y orquestas en el Bajo Magdalena. Coautor de los libros Cuentos de la Bahía. Magdalena, territorio de paz.

@o_rojano

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Un intercambio de saberes entre acordeonistas de todo el mundo

Un intercambio de saberes entre acordeonistas de todo el mundo

A las 11 de la mañana del jueves 21 de junio, el barrio de los Mayales en Valledupar fue el testigo de un encuentro conmovedor. Uno de...

Artistas vallenatos que ejercen otras profesiones

Artistas vallenatos que ejercen otras profesiones

  En mi entrega anterior a titulo enunciativo señalé los nombres de algunos artistas de nuestra música que han desempeñado y comp...

Jimmy Murgas y Almes Granados, una pareja musical de excelencia

Jimmy Murgas y Almes Granados, una pareja musical de excelencia

El vallenato puro –ese vallenato que da forma e identidad al foclor– sigue en pie gracias a unos artistas que viven y luchan por é...

La Piqueria: Del diablo y los verseadores

La Piqueria: Del diablo y los verseadores

La Piqueria, por su rancio abolengo, es con mucho la expresión más raizal y graciosa del género vallenato. Como todo linaje, el de l...

Volviendo a Gabriel García Márquez (1927-2014)

Volviendo a Gabriel García Márquez (1927-2014)

  El 17 de abril del 2014, el anuncio de la muerte del más ilustre escritor colombiano nos hacía volver automáticamente a su mund...

Lo más leído

El aire del bosque y otros placeres

Rosa Cintas | Medio ambiente

El viejo traje del alcalde

Andy Romero Calderon | Opinión

Ay cosita linda, mamá

Alberto Muñoz Peñaloza | Ocio y sociedad

Transformar la vida en arte

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Azul y amarillo

Giancarlo Calderón Morón | Literatura

En cuestión de segundos

Yesinia Gámez Mendoza | Bienestar

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados