Ocio y sociedad

Los artistas de Valledupar, ante el recuerdo de Germán Piedrahita

Redacción

06/08/2012 - 11:36

 

Efraín La Hora literaria de este mes de agosto volvió a sonar. Esta vez, el homenaje dedicado a la memoria de Germán Piedrahita permitió conocer las facetas más inesperadas de un hombre que no dejó de trabajar por la cultura de Valledupar un solo instante.

En medio de un decorado solemne y en presencia de la esposa del difunto artista (Silvia Betancourt) y de su hija (Ángela), artistas destacados del panorama se incorporaron a la tertulia mientras circulaba un micrófono para elaborar un relato vivo e insólito que acentuó las luces y sombras del difunto.

El pintor José Anibal Moya enfatizó especialmente la experiencia del docente con los estudiantes de segundaria. Recordó una anécdota que le marcó especialmente: cuando una niña del colegio Manuela Beltrán tuvo que retirarse debido a un embarazo no deseado.

“Germán veía con mucha pena el hecho que esa niña tuviera que retirarse –expresó José Anibal– y se opuso vivamente a esa expulsión porque iba a transformarse en un precedente para las demás instituciones educativas”.

Más allá de esta faceta comprometida, el artista destacó el lado innovador de Germán. “Fue el primero que vimos hacer Performace o arte conceptual –explicó Moya–, y luego, denigró ese mismo arte por motivos identitarios”.

La intervención de José Anibal Moya sirvió para animar la discusión. El reconocido pintor, Efraín “El Mono” Quintero aprovechó la ocasión para hacer un recorrido por la historia del Cesar y evidenciar la labor de otros artistas precursores.

“Llegamos nosotros con el Grupo V4 en el salón de Bogotá de 1974 con unas obras novedosas  –explicó El Mono Quintero–: Incursionamos a punta de betún y la idea de Álvaro Martínez era comercializar, industrializar el arte. Nosotros mirábamos a Bogotá pero desde lo vallenato”.

En su descripción de la evolución artística del Cesar, El Mono Quintero no quiso restar mérito a Piedrahita y recordó el año en que llegó: 1982. Una época en la que llegaban numerosos artistas a través del Banco de la República.

“Yo con Germán tenía una gran amistad. Cuando pintaba lo llamaba. Le decía Germán, vente por acá. Aquí estoy haciendo algo, y él llegaba con su pasito acostumbrado y su bicicleta y controvertíamos en el estudio”.

Según Efraín, la faceta de Germán que más destacaba era la del maestro. “Tenía ese don para transmitir y enseñar”, recordó el Mono.

Por su lado, el también miembro del Grupo V4 y reconocido artista plástico, Celso Castro Daza, hizo hincapié en el papel de Silvia Betancourt, quien acompañó a Germán Piedrahita y fue testigo de cada una de sus iniciativas.

Finalmente, José Luis Molina mencionó las contradicciones que podía tener el artista. “A mí me gusta mencionar esto porque considero que todos los seres humanos somos supremamente complejos”, expresó el Turri antes de dar como ejemplo el esfuerzo sostenido por Germán para organizar eventos artísticos colectivos. Según José Luis, está reconocido que estos eventos no permiten promocionar a los artistas ya que encubren el proceso evolutivo del artista.

Con todo esto, la velada resultó ser un encuentro íntimo y respetuoso en el que la figura de Germán sobresalió por su humanidad y sencillez. Un hombre que sigue conmoviendo el panorama cultural de Valledupar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Jhon Mindiola: “Yo considero cada canción como un éxito”

Jhon Mindiola: “Yo considero cada canción como un éxito”

Atrevido y resuelto. Así podría definirse el joven cantautor vallenato Jhon Mindiola. No sólo por el sueño que está logrando: el d...

La importancia de un hombre humilde

La importancia de un hombre humilde

A Chico Gómez lo conozco desde que yo era un niño y él un hombre joven, vivía en una casa de paredes de barro al lado de la casa de...

Un lugar en la Cumbre

Un lugar en la Cumbre

“El grafitero del alba,  un fantasma  que escribe la palabra dignidad, ¿Será ayudado por los guardias  en vez de convertir...

El país que queremos, discutido en la Fundación Area Andina

El país que queremos, discutido en la Fundación Area Andina

Colombia se encuentra en un momento inédito de su historia. Todos los estudios y estadísticas apuntan a un crecimiento cada vez más ...

Un refugio en Cartagena para las industrias culturales

Un refugio en Cartagena para las industrias culturales

  Hace ya una década que Cartagena está erguida en el corazón del Caribe colombiano como el cálido refugio en el que encuentran a...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Pacho Cabeza

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

Mi bisabuelo el campesino

Alex Gutiérrez Navarro | Literatura

Julio Cortázar: encuentro en Caracas

Gabriel Jiménez Emán  | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados