Opinión

Y en el siguiente periodo resucitó

Alfonso Suárez Arias

03/04/2015 - 06:10

 

Somos creadores y podemos fabricas hoy el mundo en el que viviremos mañana”.

Las religiones consolidan la fe de sus practicantes o creyentes en misterios o circunstancias fuera de lo común, que dan el sentido y la orientación al espíritu del ser humano sobre la base del dogmatismo. Por ello para los cristianos, la resurrección no reconoce sino un sujeto activo en el que se basa toda la filosofía religiosa que no admite la más mínima contradicción o cuestionamiento y por la que sólo es necesario creer e invocar para asentir carismáticamente toda el conocimiento y visión de la vida y la muerte en paralelo al discernimiento y gnosis del alma y el cuerpo.

Difieren en esencia el fenómeno de la resurrección y el acto de resucitar, así la primera solo es interpretada en el ámbito místico y objetarla es irrespetar la ideología religiosa y a la misma omnipotencia, que estableció el prodigio como la recompensa final, razón de ser y epílogo incondicional del sufrimiento terrenal.

Los actos de resucitación si son los que comúnmente se dan a diario en todos los aspectos de la vida social, política o económica que trascienden más allá de la condición humana a situaciones materiales y a la misma existencia del individuo y sus actividades dentro de las sociedades que conforman el Estado.

Sucede que no estamos alejados de realidades cuando en la política se da a interpretar la parábola axiomática sobre aquella vez que por circunstancias propias del ejercicio de gobierno se creía cerca  de dar final y hacer desaparecer a la anarquía y amenaza de un grupo terrorista diezmado y arrinconado y que con el cambio de gobierno nacido en el fundamento de la traición, la mentira y maquinales amangualamientos con delictuosos amiguis, haya resucitado, no milagrosamente sino consecuencialmente para desgracia de toda una nación con calificativo que se le quiera referenciar: Inseguridad ciudadana, terrorismo, corrupción, desgobierno, pobreza.

El renacimiento de antiguas prácticas políticas corruptas a costa del enterramiento de leyes y normas instituidas para controlar la conducta social, es resultado de haber elegido mal e inconscientemente a quienes si tenían establecido y estudiado con anterioridad la implementación de mañosas formas de tomarse el poder, cerrando espacios a la democracia con la toma de decisiones unilaterales, solo beneficiosas para sus propósitos de sometimiento del pueblo y enriquecimiento personal de legitimados y contertulios criminales, desde escenarios exteriores establecidos para alcahuetear la promulgación de sus exigencias injustas.

Resucitaron de una etapa preagónica con fuerza y amenazadores panoramas a la vida social, los fantasmas del narcotráfico, el secuestro, la extorsión, el contrabando, la violencia generalizada, el delito y otros anexos que estrecharán las ilusiones de regodearnos en un Estado que preste eficientemente los servicios públicos, cuide y proteja el sistema de salud, incentive y proporcione el mejor sistema educativo y ejerza un gobierno justo y equitativo ,digno representante del poder soberano.

La resurrección seguirá siendo para el mundo cristiano el motivo de alborozo y celebración después de la iniquidad, pero la reaparición de los males de la sociedad producto de la ignominia y soberbios procederes de gobernantes legitimados será el motivo de tristeza más grande para todo el pueblo, que siempre ha referido y confundido la esperanza de llegar a un mundo mejor prometido por el verdadero y único Dios, con las promesas falsarias de endiosados humanos contemplados transitoriamente en el poder terrenal.

 

Alfonso Suárez Arias

@SuarezAlfonso

Sobre el autor

Alfonso Suárez Arias

Alfonso Suárez Arias

Aguijón social

Alfonso Suárez Arias (Charalá, 1956). Abogado en formación (Fundación Universitaria del Área Andina en Valledupar). Suscrito a la investigación y análisis de problemas sociológicos y jurídicos. Sus escritos pretenden generar crítica y análisis en el lector sobre temas muy habituales relacionados con la dinámica social, el entendimiento del Derecho y la participación del individuo en la Política como condicionamiento para el desarrollo integral.

@SUAREZALFONSO

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: La Educación como prioridad

Editorial: La Educación como prioridad

El discurso de posesión del presidente Juan Manuel Santos del pasado jueves 7 de agosto trató de resaltar las líneas de lo que debe ...

La salud y los juegos de la muerte

La salud y los juegos de la muerte

  En primera instancia, y teniendo presente la Asamblea Nacional Constituyente de 1991 que dio origen a nuestra actual Constitució...

La naranja mecánica en acción

La naranja mecánica en acción

  El 3 de diciembre de 2015 escribí por primera vez sobre Valledupar como un epicentro cultural, turístico y ecológico. Lo hice en...

Burros viejos y drogos nuevos

Burros viejos y drogos nuevos

En mi pueblo y en los demás pueblos de la costa, hubo consumidores, marihuaneros que rompieron los cánones sociales de la localidad, ...

Un grito en el desierto

Un grito en el desierto

Por los años 70, principios de la época dorada de nuestra música vallenata, el gran Alberto “Beto” Murgas le entregó a Juan P...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados