Opinión

Café con leche me quiero casar

Yarime Lobo Baute

01/07/2015 - 07:00

 

Tal cual pasó en el Edén, en donde había tres personajes (Dios, Adán y Eva) y había gozo. Así pasó también en la comarca de Macondo, sí señor.

Y les voy a decir por qué. Érase una vez en los valles de Macondo una hermosa nativa color café, de frondosa cabellera azabache y profundos ojos negros. Por cosas de la vida a Macondo llegó un caballero color leche venido de otros valles, ojos color esperanza, creativo como él sólo y de una enorme visión.

No sabía el caballero que en su caminar por las calles del Cesar, de arriba a abajo y de abajo a arriba de ipsofacto divisaría aquel café que cual gacela contoneaba en su andar ligero, frescura que pronto al caballero cautivó, hechizado quiso con desespero, persistente, imprudente, lanzado y osado el valluno color leche, quien insistente valle a valle unió en sus sueños y derramando su alma en poesías pronto vio aquel anhelo de su corazón como milagro darse.

Aquella leche derramada no en vano fue, pues aquella nativa color y aroma café atraída por la blancura de aquel liquido de prosas y glosas almáticas decidida se arrojó a él, fundiéndose con esa leche y armando entre los dos el mejor café con leche que nunca antes se ha tomado en la comarca macondiana.

Se casó aquel caballero color leche con la dama café, que no siendo de la capital, ni de color leche, traía consigo el mejor de los capitales:

¡Su enorme Corazón, su maravillosa visión y su poder creador precedido de Fe, Esperanza y Determinación! ¡Ayombeeeeeeeeee! Este es mucho cuento bueno en la vida. ¡Amelcochao! ¡Endulzaos! Asi se la pasan ahora el café y su leche andando juntos por las calles del Cesar, de arriba a abajo y de abajo arriba.

Él ya no es de allá, él ahora es de aquí y junto a ella armaron tremendo son: Son de aquí y son pa´ti, pa´mi, pa´ todos nosotros. ¡Se las dejo ahí!

PD: Este hermoso mes cumplió mi querido y sentido Camilo Hoyos Murcillo, el amado esposo de Pabla del Socorro Castro Morales.

Ambos, Pabla y Camilo inspiraron la Obra: "Café con leche me quiero casar”. Para ellos con mucho amor esta leyenda macondiana salida de mi corazón.

 

Yarime Lobo Baute

@YarimeLobo 

Sobre el autor

Yarime Lobo Baute

Yarime Lobo Baute

Obras son amores

Soy la que soy: Mujer, Artista desde mi esencia, Arquitecta de profesión, Fotógrafa aficionada, Escritora desde el corazón y Emprendedora por convicción. Una convencida de que la OBRA está más allá de los cementos, son cimientos que se estructuran desde el SER, se traducen en el HACER y traen como consecuencia un mejor TENER.

Las OBRAS son esos AMORES intangibles y tangibles que están por encima de las mil y una razones.

@YarimeLobo

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El gran olvidado

El gran olvidado

Valledupar es una ciudad exótica que conjuga ecología y naturaleza, modernidad, historia y etnicidad, cultura y folclor. Esta riqueza...

Cuerpos, amor y salvación

Cuerpos, amor y salvación

Es importante tener como punto de partida la siguiente reflexión; que tiene que ver con la realidad cultural y simbólica de los dif...

Editorial: El voto como fruto de un razonamiento

Editorial: El voto como fruto de un razonamiento

En este periodo de elecciones a la Cámara y el Senado, la política se ha impuesto en todos los rincones de la costa. No sólo con los...

Los cañaguates y los robles en Valledupar

Los cañaguates y los robles en Valledupar

  El mes de enero se va y de recuerdo nos quedan las brisas, que acarician el esmalte amarillo de las flores de los cañaguates y e...

Los pueblos han dejado de ser pueblos

Los pueblos han dejado de ser pueblos

En el pueblo donde nací nuestros mayores eran depositarios de una oralidad maravillosa, los ancianos contaban a los jóvenes una gran ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube