Opinión

Es que no me gusta perder

Diógenes Armando Pino Ávila

31/07/2015 - 06:10

 

Se ha dicho desde siempre que la política despierta pasiones, y a veces de las peores, pues aflora sentimientos ocultos, resentimientos y rencores, pero también es justo decirlo, aflora solidaridades, afectos y amistades.

Independiente a eso, es bueno darle una mirada curiosa a un sector que no toma partido inicialmente por ningún candidato hasta no ver el desarrollo de la contienda y, al final, toma la decisión de acompañar al que aparentemente tiene las mayorías, esta tendencia o inclinación la afirman con el argumento de que no les gusta perder.

¿A quién le gusta perder? A nadie, por supuesto que una persona mentalmente sana no le gusta perder, lo que pasa es que uno escoge candidatos por razone tan variadas que sería largo enumerar, entre ellas, las propuestas, las ideas, las simpatías personales, el color político, el amiguismo, el compadrazgo, el interés económico o político, la tradición, la costumbre, el sometimiento, el constreñimiento, el pago corruptor del voto, en fin, hay tantas y tantas razones y cada una de ellas con diferentes variantes.

Me detendré en dos, la primera de ellas, los que votan por que han analizado las propuestas del aspirante en favor de su colectividad, que han mirado la experiencia y el historial del nominado, su seriedad, sus buenas costumbres, su origen, su preparación, que no académica sino de capacidad y manejo de la cosa pública, pues al final lo que nos interesa tener claro y que comprenda a cabalidad es que su función social y de servicio debe ser equilibrada y estar al servicio de la comunidad porque “no es lo mismo tener UN CARGO PÚBLICO que ser UNA CARGA PÚBLICA". El simpatizante de este sector no mira con cálculo polítiquero la posibilidad de perder, mira con esperanza las potencialidades que podría desarrollar su comunidad si las ideas, las propuestas y el programa de gobierno de su político  llega al cargo, siempre hay un halo de esperanza que ilumina su accionar en la contienda política.

La segunda de ellas es curiosa y compleja, el que vota por el que aparentemente tiene las mayorías, ¿Y cómo supone este votante que ese candidato tiene las mayorías? La respuesta es curiosa, dice que fue el que más gente mostró en las caminatas, olvidando o desconociendo los trucos que esto implica, tales como pago de activistas y animadores, acompañamiento de menores de edad que no tienen cédula y, por tanto, no tienen decisión de votos, el constreñimiento que hacen jefes de oficinas y patrones a sus empleados, el pago de moto taxistas y bici taxistas para que acompañen y hagan bulto dentro de la caravana y otros trucos viejos y conocidos a más de los que cada día se inventan en este juego de marrulla y engaño en que se ha convertido la política.

Este último votará atraído por la aparente mayoría mostrada en una caminata y lo empuja ese íntimo deseo de no perder, y que a la postre lo denota como un perdedor, pues ¿cuándo ha ganado? ¿Cuándo ganará? Este votante potencial no se ha dado cuenta que nunca ha ganado, que nunca ganará, pues goza en el triunfo de otro y se aferra a la ilusión de que esta vez sí lo tendrán en cuenta, olvidando que personas como ellos son insignificantes ante su candidatos, pues éstos conocen su sentimiento anti derrotista y lo utilizan y lo ponen como escudo de su campaña.

Conozco amigos de ésta condición que cifran su esperanza de vida en los candidatos “de las mayorías” y votan entusiastamente, se enemistan, bravuconean, agreden, ofenden, pelean por su favorito esperanzados en que, esta vez sí, les van a dar la oportunidad de un empleo y pasa la campaña y pasan los cuatro años de gobierno y nada, entonces lleno de rencores y decepción esperan la otra campaña y vuelven y juegan su mismo rol de que no le gusta perder y vuelven y hacen su apuesta por el que va a ganar, y pasa lo mismo, y van ocho años de su vida perdidos y esperando nueva elección para seguir jugando su rol de ganador perdido.

Contrario al elector anterior, el elector correcto debe votar por ideas, por propuestas, por el interés colectivo antes que por el interés personal, este votante llega a una campaña atraído por las ideas, llaga proponiendo cambios, aspira que las costumbres políticas de su pueblo sean renovadas, desea que su comunidad progrese, desea que haya equidad.

¿A cuál de esos dos grupos perteneces?

 

Diógenes Armando Pino Ávila

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: La revolución de los colores

Editorial: La revolución de los colores

Todo es una cuestión de colores. Mirar y transformar las percepciones a través de algo sencillo y mágico a la vez. Así es cómo se ...

En tiempo de navidad, alabanzas por la vida

En tiempo de navidad, alabanzas por la vida

La vida se nutre de recuerdos. Recordar es vivir, dice el refranero popular.  El tiempo con sus pinceles de luces y de sombras deja ...

Editorial: Periodismo y pluralismo informativo en el Cesar

Editorial: Periodismo y pluralismo informativo en el Cesar

La reciente desaparición de uno de los dos grandes periódicos impresos de la ciudad de Valledupar (Vanguardia-Valledupar) ha sumido l...

El Museo del Acordeón es un lugar excepcional

El Museo del Acordeón es un lugar excepcional

El acordeón es un instrumento musical cuyos primeros vestigios se conocieron en China; y que más adelante fue patentado en Austria po...

Colombia: ¿un país de guerra o paz?

Colombia: ¿un país de guerra o paz?

Desde hace mucho tiempo vengo escuchando la frase «Colombia es un país de contrastes» y, cuando me senté a escribir este texto, l...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

¿Dormiste? ¿Qué soñaste?

Giancarlo Calderón Morón | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados