Opinión

Se crea un festival y se pierden amigos

Jorge Nain Ruiz

16/10/2015 - 06:00

 

La condición humana es compleja e indescifrable, permanentemente vivimos reclamando de los demás ponderación, equilibrio, equidad, ecuanimidad y, especialmente, imparcialidad cuando se trata de organizar o juzgar en una competencia.

En los festivales vallenatos que se crean para estimular a quienes hacen e interpretan esta musica ocurre un fenómeno curioso: muchos artistas y potenciales participantes se imaginan que si en la organización del festival se encuentran algunos amigos, eso les dará ventaja, lo mismo ocurre cuando se percatan de que conocidos o amigos integran la nómina del jurado calificador.

Quiero hoy compartir un par de anécdotas que me han ocurrido a lo largo de los años en esa afición de hacer festivales. La primera fue por allá a principios de los noventa, en mi pueblo natal La Loma de Potrerillo, cuando se nos ocurrió la idea de crear el Festival de Canciones Samuel Martínez.

Sabíamos que el principal propósito del festival era servir de vitrina e incentivar a los jóvenes del pueblo a seguirle los pasos al gran juglar Samuelito Martínez, pero también sabíamos que en ese momento no existían en el pueblo suficientes compositores e intérpretes como para sostener un festival, entonces el mayor número de participantes había que traerlos, y eso hicimos, reclutamos músicos en Valledupar.

El problema se dio ya que, como los invitábamos personalmente, estos pensaban que teníamos una especie de compromiso con ellos en otorgarle algún premio y, al parecer, daban por descontado y seguro que con algo de platica regresarían al Valle. Al finalizar el Festival unos ganaron y otros perdieron, como es lógico este último grupo siempre es mayor, lo triste de todo esto es que muchos de estos amigos duraron meses y hasta años para volvernos a hablar, pues quedaron muy resentidos.

Después de 25 años aún persistimos en organizar este tipo de eventos y el mes pasado realizamos en Bogotá la segunda versión del Festival Vallenato Corazón Caribe, desde cuando iniciamos la promoción un compositor viejo amigo, rescató mi teléfono y me llamaba casi a diario para felicitarme por tan maravillosa idea, me causó gran alegría que gracias al festival había rescatado a un amigo y hasta me contó las ganas que tenía de concursar en canción inédita, lo que me agradó y celebré.

Todo era color de rosa con ese amigo hasta cuando se dieron los resultados finales y su canción no quedó entre las ganadoras, así se perdió la amistad, el respeto y la consideración y nacieron las diatribas y ofensas por redes sociales, parece que por culpa del Festival rescaté a ese amigo pero solo por unos días. ¡Qué triste!

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Los brujos de Peralta

Los brujos de Peralta

  Arnaldo Peralta Castila, “El primo Nando”, como cariñosamente le he llamado desde la época de la escuela primaria, en algún ...

Del encuentro con Gabo y la historia del piano a cola (2a parte)

Del encuentro con Gabo y la historia del piano a cola (2a parte)

Mi estilo narrativo era de avanzada en Colombia y fue desarrollado a partir de mi estadía en Barcelona, con premisas que, más tarde, ...

Tlön Bar: un mundo de todos

Tlön Bar: un mundo de todos

“Tlön es el fruto de fatigadas generaciones de hombres que secreta y rigurosamente han concebido y diagramado un universo de extremo...

Lo vi por primera vez donde Ana Gregoria

Lo vi por primera vez donde Ana Gregoria

  Ahora estaba subido en la tarima, era el favorito, el público lo aclamaba, se batía a pitos y a bajos con los mejores. Ya el jura...

Un lindo cuento llamado paz

Un lindo cuento llamado paz

Fue el día esperado por todos, no era una ilusión vieja silenciar los fusiles y sentarnos todos a la mesa a compartir el pan de la ...

Lo más leído

Costumbres que hacen de Colombia un país único

Verónica Salas | Ocio y sociedad

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

La década de la Gran Colombia

Alonso Fernández García | Historia

¿Qué es el Miércoles de Ceniza?

Alicia Angosta | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados