Opinión

Editorial: Sin pitillo, por favor

Redacción

22/08/2016 - 08:05

 

Cada compra que hacemos, tiene su impacto en el medio ambiente. Póngase a pensar, incluso un objeto tan anodino como el pitillo (o pajita en muchos países de habla hispana), que se regala con la compra de cualquier bebida, se ha convertido en una pesadilla para los océanos y la fauna que los habita.

Según los estudios de una ONG internacional Ocean Conservancy, el pitillo es el quinto objeto más contaminante del mundo -detrás de las colillas de cigarrillo, las botellas de plástico, los empaques de comida y las tapas de botellas- con 439.000 unidades encontradas en las playas únicamente (sin contar las que se hallan en otros lugares).

Otra cifra astronómica: se producen 500 millones de pitillos al día en Estados Unidos, cuando ese producto no sirve más de una vez y, además, su uso se limita a 10-15 minutos. El pitillo es tan dañino que el Foro Mundial Económico lo tuvo en cuenta en su reciente investigación donde proyecta que en 30 años los mares tendrán más plástico que peces.

¿No son estas cifras absurdas y preocupantes en un mundo que sufre del aumento desproporcionado de residuos por cada ciudadano?

La preocupación de ciertos sectores es tan grande que se han ido formando en los últimos años movimientos cívicos que buscan la disminución del consumo del pitillo. Así es como encontramos campañas tituladas “Mejor sin pitillo” o “Sin pitillo, por favor” en Colombia (notables en las redes sociales y respaldadas por el proyecto La Ciudad Verde), que buscan sensibilizar el consumidor acerca de la repercusión de sus hábitos en todo el mercado. La idea también ha tenido impacto en España donde ha surgido la propuesta "Mejor sin pajita". Todos estos proyectos persiguen el mismo objetivo: si el ciudadano consume menos pitillos (o pajitas), inmediatamente su demanda decrecerá en tiendas y locales.

Algunas empresas muy reconocidas de Colombia se han sumado a estas campañas. Es el caso de Crêpes y Waffles, Frisby, Archie´s y de muchos restaurantes independientes con conciencia ambiental en las grandes urbes de Colombia. Sin embargo, la idea es que estas campañas entren en muchos lugares más, en los hogares donde los niños pueden beber tranquilamente en un vaso, y también en destinos menos conectados.

No duden en invitar a sus amigos, restaurantes y tiendas favoritas a que se sumen a la acción “Sin pitillo por favor” (en las redes existen los hashtags #SinPitilloPorfa o #MejorSinPitillo). Es cierto que, en este momento, puede parecer un gesto aislado e incluso insignificante a nivel global, pero en estos tiempos, cada gesto cuenta (y más si se difunden en redes).

Brindamos con ustedes. Pero, “Sin Pitillo, por favor”.

 

PanoramaCultural.com.co   

 

1 Comentarios


aurora Elena Montes 29-08-2016 10:16 PM

Me sumo a la campaña y la replicaré sin descanso hasta que por lo menos mi entorno cercano lo entienda.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Anotaciones sobre la libertad de opinión

Anotaciones sobre la libertad de opinión

  El artículo 20 de la Constitución Política de 1991, consagra distintos principios y derechos fundamentales, entre los que se e...

Apuntes sobre el Festival EVAFE

Apuntes sobre el Festival EVAFE

Este fin de semana se realizará en Valledupar la cuarta versión del Encuentro Vallenato Femenino ‘EVAFE’, evento al que le augura...

Resaca de vacaciones

Resaca de vacaciones

El país apenas comienza a desperezarse (nunca se desespera), con prolongado bostezo, apenas empieza a despertar, después de esa lar...

Yull Nuñez, el hombre de los siete talentos

Yull Nuñez, el hombre de los siete talentos

Hablar de Yull es irme al primer momento en que lo vi, el día en que entró un hombre de cabellera tipo sol, con una sonrisa que bri...

Semana de graduación

Semana de graduación

Seis años viendo brotar a chorros la vida por debajo de un uniforme escolar, seis años observando los altibajos con que se forja el...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

María Ruth Mosquera | Historia

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube