Opinión

Encuentros en el baño: matriz de goces infinitos

Fabrina Acosta Contreras

07/02/2017 - 01:40

 

 

No me ocuparé en definir el baño desde una metáfora masculina o femenina (aunque tiene mucho de mujer o mejor de intersexual), el caso es que ese lugar es un epicentro de mágicos diálogos femeninos, no es en vano la pregunta que muchos hombres se hacen: ¿Por qué las mujeres van juntas (en combo) al baño? Pues entre muchas respuestas, he escogido para este contexto la siguiente: Porque es de ahí donde han surgido muchas cosas, es una dimensión uterina que concibe y se lanza a la posibilidad de parir ideas, sueños, quejas, proyectos e infinitas creaciones que solo nacen de seres que estallan en coloridos criterios y construcciones mentales que no se ajustan a linealidades; el lugar que para los cerebros masculinamente básicos es solo para hacer “chi-chi” u otras necesidades fisiológicas, para las mujeres es claramente otro asunto.

Es importante mencionar, que las mujeres en muchas ocasiones solo pasamos a darnos un vistazo al espejo y simultáneamente emprendemos diálogos impredecibles propios de encuentros fortuitos con otras mujeres que de inmediato se lanzan a hablar desde múltiples monólogos colectivos, los cuales, curiosamente logran la noción colectiva; entonces no hay cómo, cuándo, dónde, sólo se desarrollan infinitos temas, entre los cuales, están la de estética, la política, la familia, el sexo, los sueños o los nuevos amores con infinitas ramificaciones,  pues cuando un grupo de mujeres se reúne sencillamente, se pasa de un tema a otro sin perder el hilo conductor; un poder que tenemos las diosas universales, porque se pueden perder los que pasan y escuchan pero las protagonistas del festival de letras habladas siempre estamos conectadas, estoy segura que Freud se atrevería no solo a diagnosticarnos de histéricas, sino que en medio de su neurosis inventaría nuevas categorías.

Hace un par de días accedí a acompañar a una amiga al baño y luego que ella acomodó su copete, nos encontramos con otras dos amigas; y de ahí en adelante solo recuerdo un fluir plácido de la palabra, que fue madurando de tal forma que seguimos charlando hacia el vehículo, luego a un buen restaurante y pasada las horas supimos que habíamos vivido un momento sin igual, hicimos catarsis, vivimos diferentes roles: fuimos lo que quisimos, lo que necesitamos y lo que seremos, así de soñador, loco y cuerdo; holístico encuentro no planeado que salió perfecto como todo lo espontáneo, su génesis fue en el baño, nos hicimos dueñas de las lenguas vivas, de palabras gigantes, coloridas, flexibles, jocosas y reflexivas: insight & catarsis, definitivamente un encuentro de mujeres sin receta.

Si el baño hablara, creo que entre risas o sustos las personas se enterarían de miles de cosas del universo femenino, y estoy segura que el antropólogo Guajiro Eudes Toncel haría otra investigación sobre historias que protagonizarían perfectamente un pasquín propio de los pueblos del Caribe colombiano.

Diosas de la palabra, mujeres con poder congénito y aunque históricamente robado por verticalidades masculinas-patriarcales, guerreamos y a paso firme escribimos nuevas historias, porque entre mas fuertes son las crisis mejor nos reinventamos… vivan los baños epicentros de inolvidables encuentros… baños que se convierten en placentas portadoras de goces eternamente recordados.

 

Fabrina Acosta Contreras

@FAcostaC 

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras leyenda viva de 108 años. Escritora e investigadora Guajira, Psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Es creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, Programa radial Evas&Adanes, entre otras.

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira.

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira; es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, Evas culpables, Adanes inocentes” y “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”.

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La terquedad de los guerreros

La terquedad de los guerreros

Luego de abierta la caja de pandora, de donde salió cuanto mal existe, que demuestra los bajos instintos del hombre, traducidos en a...

Los Mejía y el amor a la patria

Los Mejía y el amor a la patria

El primer Mejía fue el mejor de su curso, consiguió cinco medallas de orden público (distinción que pocos militares pueden alcanz...

La publicidad engañosa nos tiene invadidos

La publicidad engañosa nos tiene invadidos

Dios quiera que sirva de motivación a la ciudadanía la sanción de más de 700 millones que acaba de imponerle la Superintendencia ...

Las bondades de la vida y la amistad

Las bondades de la vida y la amistad

La vida es racimo de luz, y a veces de sombra de dolor; pero a pesar de todo es la vida, y la vida es bella. No te afanes en buscar d...

Valledupar, la tierra de Germán el hombre

Valledupar, la tierra de Germán el hombre

  Los pensamientos humanos son como una especie de álbum de fotografías cuyas hojas pasas hacia adelante, o hacia atrás dependie...

Lo más leído

El chocolate: otra gran historia americana

José Luis Hernández | Historia

Historia de un mestizaje en la Alta Guajira

José Trinidad Polo Acuña y Diana Carmona Nobles | Pueblos

La pelea del siglo

Alberto Muñoz Peñaloza | Ocio y sociedad

La historia de la arepa de huevo en Luruaco-Atlántico

Álvaro Rojano Osorio | Gastronomía

Soy, de Leandro Díaz

Gustavo Martínez Rubio | Música y folclor

Un “Drama provinciano” que nunca culmina

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados