Opinión

Marcha contra la corrupción o protagonismo del cinismo

Diógenes Armando Pino Sanjur

29/03/2017 - 05:40

 

 

El devenir de escándalos e impactantes hilos de corrupción que se han revelados en nuestro país, en los que se han apropiado de significativas sumas del erario, han despertado la indignación y repudio de los colombianos, quienes somos los más lesionados frente a la actuación de estos corruptos, obligados al pago de tributos pues, solo así se remienda las finanzas de la nación.

Encontramos con tristeza que mientras nuestros niños mueren por desnutrición, la clase política se deleita de los banquetes que pueden adquirir gracias al defalco que hacen al estado, entretanto no existe recursos para invertir en educación, salud, saneamiento básico e infraestructura, pero los corruptos de cuello blanco amasan fortunas y brindan a su descendencia bienestar y mejores condiciones de vida en nombre de los colombianos.

Esta desfachatez recurrente y robo sistemático de la clase política han desencadenado el rechazo del pueblo, el cual pide a grito justicia, que los responsables de estas multimillonarios defraudaciones paguen por su infamia, se reclama lucha frontal contra la corrupción, oxigenación de la política y la administración pública, donde los dineros públicos sean sagrados, manejados e invertidos con transparencia y honestidad.

Desafortunadamente este sentir y repudio contra la corrupción quiere ser aprovechado por oportunistas, que pretenden hacer política con este fenómeno social que rechaza la depravación de la clase política, la podredumbre que gobierna este país, los cuales convocaron a una gran marcha contra la corrupción este 1 de abril.

Estamos de acuerdo que todos debemos rechazar, marchar y exigir políticas, acciones y medidas de transparencias que exterminen de una vez por todas, con el problema más grande que carcome la sociedad colombiana, la corrupción, pero también es cierto que nos parece ilógico y hasta cínico que algunos personajes que a través de su trasegar político y público han dejado una estela de duda y propiciado grandes casos de corrupción, sean los que pretendan abanderan este movimiento y protagonicen la convocatoria.

No pretendan hacernos ver como un país sin memoria, unos ignorantes, los cuales desconocemos la historia política de nuestra nación, porque se equivocan, somos conscientes y conocedores de su actuar y proceder en los distintos cargos que han desempeñado, tenemos presente todas las irregularidades presentadas, las investigaciones adelantadas y la corruptela reinante en sus mandatos.

Colombia entera debe marchar contra la corrupción, todos y cada uno de los ciudadanos debemos exigir y asegurarnos que políticos y servidores corruptos no sigan ejerciendo sus funciones, que el bien general sea la premisa fundamental de nuestra política, pero así mismo debemos censurar que personajes con oscuro proceder quieran sacar provecho político de la situación, para cautivar incautos y garantizar beneficios en las próximas contiendas electorales.

Los colombianos tenemos una responsabilidad con la historia y las futuras generaciones, debemos erradicar la corrupción, para ello necesitamos personas honestas y transparentes que lideren el proceso de depuración política que Colombia requiere, para que la distorsión de la política pública y el funcionamiento del estado en beneficio de unos pocos cesen, solo así podemos combatir este flagelo y garantizar un futuro estable y lleno de bienestar, de lo contrario seguiremos sirviendo como los idiotas útiles de los politiqueros, que con artimañas pretenden aprovechar nuestra indignación para garantizar su perpetuación en la política y seguir usurpando los recursos de nuestro erario.

 

Diógenes Armando Pino Sanjur

@mafranpisa 

 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Sanjur

Diógenes Armando Pino Sanjur

Tamalamequeando

Diógenes Armando Pino Sanjur, más conocido como May Francisco, nació el 24 de junio de 1976 en un pueblo mágico lleno de historia, cultura y leyendas situado en la margen derecha del Río Magdalena llamado Tamalameque. Hijo de los docentes Diógenes Armando Pino Ávila y Petrona Sanjur De Pino, tiene 2 hijos, May Francisco y Diógenes Miguel, los cuales son su gran amor, alegría, motor y mayor orgullo. Abogado de Profesión, despertó su interés con la escritura de su padre quien es escritor e historiador, se declara un enamorado de su pueblo, de su cultura (la tambora) y apasionado por la política como arte de servir.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Segregación y nuevo departamento

Segregación y nuevo departamento

Leí la noticia publicada en una página digital de un periódico de Valledupar, una tentativa de crear un nuevo departamento tomando...

Seguiré del lado de la gente

Seguiré del lado de la gente

  Escribo estas líneas un tanto melancólico, enguayabado, pero con la satisfacción del deber social cumplido. Esta columna es muy ...

Resucitó Joselito Carnaval

Resucitó Joselito Carnaval

Un decreto del señor alcalde acaba de resucitar a Joselito Carnaval a dos años exactos de su aleve muerte a manos de otra decisión...

Isabel López García: lloramos tu partida

Isabel López García: lloramos tu partida

“Qué injusta, qué maldita, qué cabrona es la muerte que no nos mata a nosotros sino a los que amamos”, Carlos Fuentes. Es...

Del perenne festival y otros convites

Del perenne festival y otros convites

"Cuando la vida te presenta razones para llorar, aparecen festivales que te dan mil y una razones para gozar." ¿Qué sería de la v...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

Los grandes triunfos de Freddy Molina

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Un paseo por el cementerio San Miguel de Santa Marta

Joaquín A. Zúñiga Ceballos | Turismo

Del vallenato lírico, el vallenato romántico y el vallenato llorón

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El reconocimiento de la diferencia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Cucambas, diablos y negros danzan en Atánquez

María Ruth Mosquera | Turismo

Ya ni se versea, pollo ronco…

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados