Opinión

Festivales Vallenatos que no pagan premios

Jorge Nain Ruiz

18/08/2017 - 06:30

 

 

En el trabajo de investigación adelantado por el Ministerio de Cultura que dio como resultado el Plan Especial de Salvaguardia para la Música Vallenata Tradicional del Caribe Colombiano, publicado hace cuatro años, se evidenció la realización de más de cincuenta festivales vallenatos en distintas ciudades y poblaciones de Colombia; y es muy probable que veinte o quince años atrás ese número fuese muy superior.

Es casi seguro que hoy debe haberse reducido ostensiblemente el número de estos eventos y les aseguro que las dos principales causas son la falta de apoyo económico y el no pago oportuno de los premios a los participantes.

Cada año nacen festivales vallenatos en distintos municipios de Colombia, pero así como nacen también mueren, sin dolientes, y estos en la mayoría de los casos se realizan por gestiones particulares de uno o varios amantes de esta música que en actitud quijotesca pretenden aportar su granito de arena en la difusión y preservación de este folclor, pero que al no encontrar el apoyo que sueñan, bien sea de la empresa privada o de autoridades estatales, terminan tirando la toalla.

Entre los problemas identificados por el PES se encuentra la poca importancia que se les termina dando en los Festivales Vallenatos a los concursos y a los participantes que al final son la materia prima y el objetivo principal de estos eventos. Estos son desplazados por las agrupaciones invitadas que son contratadas para los espectáculos centrales y a quienes se le pagan sumas exorbitantes, incluso en algunos casos en detrimento de los premios de los concursos, que dicho sea, en la mayoría de los festivales o no se pagan o en el mejor de los casos no se pagan completos.

Hay una queja recurrente de los cultores del vallenato tradicional, compositores, verseadores, acordeoneros, cajeros, guacharaqueros y cantantes, y tiene que ver con el trato que reciben en algunos festivales, en los cuales son relegados y no se les otorga la importancia y atención que merecen; en ocasiones ni les permiten ingresar a los eventos principales, salvo cuando tienen que participar.

¿En cuántos y en cuáles festivales aún les deben premios a los participantes, incluso después de años de realizados?

Flaco servicio le hacen estos festivales a nuestra música al dejar de pagar los premios a los participantes y al no darles el trato preferencial que merecen, porque esto desestimula a quienes son los cultores y principales benefactores de las políticas y medidas que propugnan por cultivar, preservar y promover el vallenato raizal y autentico.

Ya es hora de que nazca una organización encargada de poner fin a estos problemas y de establecer regulación y control sobre aquellas personas u organizaciones que, con el loable  propósito de contribuir en la salvaguarda de nuestros valores culturales, se aventuran a crear y organizar festivales vallenatos que a la postre le hacen más daño que bienestar al folclor.     

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz  

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

“Bailen con letra”, dice Juan Bautista Madera

“Bailen con letra”, dice Juan Bautista Madera

  A riesgo de que los más expertos vallenatologos me tilden de hereje, me atrevo afirmar que una de las más importantes diferencias...

Nuevas generaciones: ¿Transformación o continuidad?

Nuevas generaciones: ¿Transformación o continuidad?

  “El objetivo principal de la educación es crear personas capaces de hacer cosas nuevas, y no simplemente repetir lo que otras ...

La atracción de las redes

La atracción de las redes

  Atraído por la corriente de las redes, llegué a Facebook, fue consecuencia de una invitación de una joven que intercambiaba comu...

Editorial: La ley que lo cambia todo

Editorial: La ley que lo cambia todo

De cómo la ley 1257 de 2008 ha pasado desapercibida para una gran parte de la opinión pública en Colombia, es un verdadero motivo de...

Editorial: Un Mundial que invita a pensar

Editorial: Un Mundial que invita a pensar

La cita más esperada del futbol inició la semana pasada en medio de emociones antagónicas: la pasión y la rabia. Nadie hubiera pen...

Lo más leído

Los virreinatos del imperio español en América

Héctor González Aguilar | Historia

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

La novia de Barrancas

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

Julio Erazo Cuevas, el juglar guamalero

Luis Carlos Ramírez Lascarro | Música y folclor

Vallenato clásico

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

La ciencia ficción nos advirtió

Jerónimo Rivera | Cine

La muerte de Pablo Escobar

Jorge Fuentes | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados