Opinión

Una zanja para el alcalde

Diógenes Armando Pino Ávila

29/09/2017 - 04:15

 

 

Desde Santa Marta nos mandaban facturados los alcaldes, quienes por lo regular no conocían al pueblo ni sus necesidades, la mayoría eran banqueños. Algunos fueron buenos administradores, pero otros venían con una ignorancia supina rayana en la estupidez.

Por esos días había uno, cuyo nombre no menciono por razones obvias. El pobre tenía seis meses de estar calentando silla y cobrando nómina, sin hacer nada, absolutamente nada que beneficiase al pueblo. El Honorable Concejo Municipal estaba en sesiones ordinarias y en la sesión de esa noche se debatía una serie de proyectos de importancia para la comunidad.

La discusión era agitada, las barras aplaudían y rechiflaban de acuerdo a las palabras de los ponentes. Todos los concejales participaban agitadamente, la discusión era acalorada. Tomas Gómez era el único concejal que no participaba. Este estaba silencioso y pensativo −pensaba en la inoperancia del alcalde, elucubraba la manera de tocar el punto, sin que la mayoría de concejales, que eran de la corriente del alcalde, se opusieran−. Tomando la palabra, dijo de pronto Tomas: “por favor, Señor presidente, concédame el uso de la palabra".

El presidente de la corporación se la concedió. Él, poniéndose de pie, luego de aclararse la garganta, muy clara y pausadamente comenzó diciendo:

—Propongo a los honorables concejales aquí reunidos en este recinto, a que en beneficio de los electores y del pueblo en general, aprueben la apertura de una zanja de un metro de profundidad y medio metro de ancho, que cruce la calle en diagonal, desde la esquina de Don Eloy Mejía hasta la esquina de las monjas.

Pronunciadas estas palabras tomó asiento y volvió a quedar sumido en su mutismo del comienzo. Los concejales y la barra quedaron en suspenso ante la extraña proposición lanzada. Leovigildo Muñoz, concejal de la contraparte, viendo la oportunidad de ridiculizar a Tomas, se levanta y, pidiendo la palabra a la presidencia, dice: "Parece, honorables concejales, que el respetable edil Don Tomas Gómez, esta noche vino de guasa y pretende tomarnos el pelo con tan absurda propuesta. Por lo cual, y debiéndole respeto a esta honorable corporación, exijo al honorable concejal Gómez, aclare o retire su proposición, ya que la dejó inconclusa".

Tomas Gómez, como despertando de un sueño, se palmea la frente y levantándose de la silla dice:

—Perdón, honorable concejal Muñoz, tiene usted toda la razón. Se me olvidaba concluir. Esa zanja, la debe autorizar el honorable concejo municipal, para que sea abierta mañana por la policía, para que se interrumpa el tráfico y a ver si el inoperante copartidario suyo que tenemos, en mala hora, como alcalde, se inmuta y es capaz de mandarla a tapar. No es otra mi intención.

Cuentan que la barra irrumpió en atronadores aplausos.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto 

Sobre el autor

Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila

Caletreando

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

@Tagoto

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Criterios para la corrupción

Criterios para la corrupción

  Siempre que se habla de corrupción, se hace referencia a las acciones que han sido prohibidas por la ley o socialmente señaladas ...

Al final, se largarán todos

Al final, se largarán todos

  Recordando un poco del escrito de Eduardo Caballero Calderón, “Siervo sin tierra” en uno de sus apartes en el cual los liber...

40 años de la muerte de la Vieja Sara

40 años de la muerte de la Vieja Sara

Todavía en la memoria del paisaje vallenato permanece el sombrero de Simón colgado  en una rama de peralejo y en la noche el vient...

Editorial: Periodismo y pluralismo informativo en el Cesar

Editorial: Periodismo y pluralismo informativo en el Cesar

La reciente desaparición de uno de los dos grandes periódicos impresos de la ciudad de Valledupar (Vanguardia-Valledupar) ha sumido l...

Editorial: El Fantasma del crecimiento sin desarrollo

Editorial: El Fantasma del crecimiento sin desarrollo

En estos últimos 3 años, hemos visto que la Costa Caribe de Colombia –y en especial la ciudad de Valledupar- han entrado en una e...

Lo más leído

Freddy Molina: el recordado poeta del “Amor sensible”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Vincent Van Gogh o la furia de la pintura

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La magia de los libros que fracasan

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Los primeros cantantes vallenatos

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Impetrando

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La deuda histórica que asfixió a Haití

Johari Gautier Carmona | Historia

La rana camuflaje y la abuela Mémvè De Ôkêtê

Francisco Ballovera Estrada | Literatura

La fotografía de la cantadora Zoila Torres

Álvaro Rojano Osorio | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados