Opinión

En Barrancabermeja, un festival modelo

Jorge Nain Ruiz

20/10/2017 - 03:15

 

Victor Rey Reyes en el 32 Festival Vallenato de Barrancabermeja / Foto: Vanguardia Liberal

 

Son muchas las columnas que les he dedicado a los festivales vallenatos del país, especialmente al Festival de la Leyenda Vallenata, en algunas ocasiones para desnudar sus falencias y en otras para resaltar sus virtudes. He hablado de festivales importantes como el Cuna de Acordeones y el Francisco el Hombre y, por supuesto, del festival que más conozco que es el Samuel Martínez de La Loma. Nunca había asistido al Festival del Rio Grande de la Magdalena en Barrancabermeja y este año he sido testigo de excepción de que es uno de los más importantes y serios de Colombia y explicaré porqué.

No sé cuáles son los lugares donde anteriormente se realizaba el festival, pero en esta edición 32 resultó excepcional el sitio que escogieron como locación: el multi-parque Club Infantas; las eliminatorias se realizaron en salones del club y las finales en una cancha de futbol con una infraestructura digna de imitar, silletería suficiente para que nadie estuviera de pie y no solo en zona preferencial como suelen hacer en muchos festivales, aquí todo el mundo se siente en V.I.P.

La organización del festival maneja los horarios de cada concurso con estricto cumplimiento de lo programado, los jurados están en tarima muy cumplidos y no hay que estar llamado por micrófono insistentemente a los participantes, a estos se les exige disciplina y cumplimiento con las reglas del evento, los presentadores no se exceden en saludos y habladurías.

El festival de Barrancabermeja tiene una página web que van actualizando permanentemente; por eso casi de inmediato se tienen los resultados de los clasificados en cada ronda, lo cual hace que los mismos participantes y la población en general se mantenga informada sobre lo que está pasando en el evento.

Tengo la impresión de que a los “carteles” de los festivales que compran y venden premios y que recorren el país haciendo fechorías y sobornando jurados, en Barrancabermeja les va como a los perros en misa, porque la organización del evento a mi parecer selecciona a las personas de mayor estatura moral y ética para esa tarea, amén de que no nombra a aquellos supuestos expertos que se pavonean de festival en festival ofreciéndose como jurados y que en muchos casos no son sino los calanchines de los inescrupulosos participantes que llenan sus casas de trofeos a punta de picardía.

El Festival del Rio Grande de la Magdalena es tal vez el único en Colombia que no hace presentaciones rimbombantes de artistas comerciales que dejan en segundo plano a los concursos; allí lo verdaderamente importante es la competencia en cada modalidad del evento.

Este año el único artista invitado a tarima fue el homenajeado acordeonero Víctor  Reyes Leuro, quien con su agrupación y tres excelentes cantantes hizo una impecable presentación y dejó boquiabiertos a sus coterráneos, pero, definitivamente, lo más importante del festival de Barranca es el manejo de la discreción en cuanto a los valores de la premiación, los cuales este año se mantuvieron en reserva total, hasta el momento de su entrega, que fue unos minutos después de dar los resultados de cada concurso.

La entrega de los premios en tarima y todo lo demás que he dicho de este festival, lo hace para mí estar entre los tres mejores del país y, consiguientemente, ser  un festival vallenato modelo en Colombia.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¿Izquierda o derecha?

¿Izquierda o derecha?

  Luego de 200 años de vida republicana, cuando el yugo español ha sido extirpado de nuestro acontecer estatal, y por fin empezam...

Editorial: Nuevos americanismos en el diccionario de la RAE

Editorial: Nuevos americanismos en el diccionario de la RAE

Todo idioma se transforma y se enriquece a diario. El idioma es también el reflejo del cambio de una civilización, y el Español -c...

Tanta pantomima para elegir fiscal

Tanta pantomima para elegir fiscal

Con la Constitución de 1991 nacieron algunas instituciones jurídicas y sociales de gran valía y otras de no mucha; el Estado pasó...

Mujeres programadoras en una carrera “Pa´ machos”

Mujeres programadoras en una carrera “Pa´ machos”

Todavía tengo intacto el recuerdo del 5.0 que se veía en la parte superior derecha de aquella hoja doble cuadriculada, cuya especia...

Guerrero sobre ruedas

Guerrero sobre ruedas

Hay grandes hombres de luz que llegan a tu vida de una manera mágica y misteriosa, llegan a sorprenderte, pues hay casos en que lleg...

Lo más leído

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

“Menos mal que los rifles no pueden matar las palabras”

John Harold Giraldo Herrera | Ocio y sociedad

Silencio vallenatero

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Opinión

Ana Matilde, una cantadora para recordar

Diógenes Armando Pino Ávila | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube