Opinión

En Barrancabermeja, un festival modelo

Jorge Nain Ruiz

20/10/2017 - 03:15

 

Victor Rey Reyes en el 32 Festival Vallenato de Barrancabermeja / Foto: Vanguardia Liberal

 

Son muchas las columnas que les he dedicado a los festivales vallenatos del país, especialmente al Festival de la Leyenda Vallenata, en algunas ocasiones para desnudar sus falencias y en otras para resaltar sus virtudes. He hablado de festivales importantes como el Cuna de Acordeones y el Francisco el Hombre y, por supuesto, del festival que más conozco que es el Samuel Martínez de La Loma. Nunca había asistido al Festival del Rio Grande de la Magdalena en Barrancabermeja y este año he sido testigo de excepción de que es uno de los más importantes y serios de Colombia y explicaré porqué.

No sé cuáles son los lugares donde anteriormente se realizaba el festival, pero en esta edición 32 resultó excepcional el sitio que escogieron como locación: el multi-parque Club Infantas; las eliminatorias se realizaron en salones del club y las finales en una cancha de futbol con una infraestructura digna de imitar, silletería suficiente para que nadie estuviera de pie y no solo en zona preferencial como suelen hacer en muchos festivales, aquí todo el mundo se siente en V.I.P.

La organización del festival maneja los horarios de cada concurso con estricto cumplimiento de lo programado, los jurados están en tarima muy cumplidos y no hay que estar llamado por micrófono insistentemente a los participantes, a estos se les exige disciplina y cumplimiento con las reglas del evento, los presentadores no se exceden en saludos y habladurías.

El festival de Barrancabermeja tiene una página web que van actualizando permanentemente; por eso casi de inmediato se tienen los resultados de los clasificados en cada ronda, lo cual hace que los mismos participantes y la población en general se mantenga informada sobre lo que está pasando en el evento.

Tengo la impresión de que a los “carteles” de los festivales que compran y venden premios y que recorren el país haciendo fechorías y sobornando jurados, en Barrancabermeja les va como a los perros en misa, porque la organización del evento a mi parecer selecciona a las personas de mayor estatura moral y ética para esa tarea, amén de que no nombra a aquellos supuestos expertos que se pavonean de festival en festival ofreciéndose como jurados y que en muchos casos no son sino los calanchines de los inescrupulosos participantes que llenan sus casas de trofeos a punta de picardía.

El Festival del Rio Grande de la Magdalena es tal vez el único en Colombia que no hace presentaciones rimbombantes de artistas comerciales que dejan en segundo plano a los concursos; allí lo verdaderamente importante es la competencia en cada modalidad del evento.

Este año el único artista invitado a tarima fue el homenajeado acordeonero Víctor  Reyes Leuro, quien con su agrupación y tres excelentes cantantes hizo una impecable presentación y dejó boquiabiertos a sus coterráneos, pero, definitivamente, lo más importante del festival de Barranca es el manejo de la discreción en cuanto a los valores de la premiación, los cuales este año se mantuvieron en reserva total, hasta el momento de su entrega, que fue unos minutos después de dar los resultados de cada concurso.

La entrega de los premios en tarima y todo lo demás que he dicho de este festival, lo hace para mí estar entre los tres mejores del país y, consiguientemente, ser  un festival vallenato modelo en Colombia.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz 

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Gotas de naranja, paliativo contra la pobreza

Gotas de naranja, paliativo contra la pobreza

Parece ser que los factores clásicos de producción (tierra, capital y trabajo), ya no generan el progreso ni la riqueza que los puebl...

Dígales… que coman mierda

Dígales… que coman mierda

El día que mi compadre Rodrigo Hernández se presentó a mi casa con la orden de trabajo, firmada por el Secretario de Educación Depa...

Consecuencias de un ‘Claro’ monopolio

Consecuencias de un ‘Claro’ monopolio

Muchas molestias a los usuarios de Claro produjo la caída del servicio el pasado 25 de septiembre, haciendo que por varias horas colap...

Segundo tiempo. Final, final, no va más…

Segundo tiempo. Final, final, no va más…

Llega el día en que, inexorablemente, el ciudadano colombiano, con el convencimiento que está participando en un juego político popu...

El eterno problema del jurado

El eterno problema del jurado

En pleno apogeo del 47 Festival de la Leyenda Vallenata, hablar de este tema resulta de gran utilidad, así como de especial y palpitan...

Lo más leído

El chocolate: otra gran historia americana

José Luis Hernández | Historia

Historia de un mestizaje en la Alta Guajira

José Trinidad Polo Acuña y Diana Carmona Nobles | Pueblos

Los secretos del sombrero vueltiao

Augusto Amador Soto | Patrimonio

La Orlena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Ocio y sociedad

El día D de la pandemia en Colombia

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados