Opinión

Don Sentido Común

Eber Patiño Ruiz

01/04/2019 - 06:15

 

Don Sentido Común

Se ha ido nuestro gran amigo de toda la vida, Don Sentido Común. Estuvo entre nosotros durante muchos años. Nadie sabe a ciencia cierta qué edad tenía, los datos sobre su nacimiento hace mucho que se han perdido entre los vericuetos de la vida y la burocracia.

Será recordado por haber sabido cultivar lecciones tan valiosas como: lo ético como principio básico / el orden y la limpieza / la Integridad / la puntualidad / la responsabilidad / El deseo de superación / El respeto a las leyes y los reglamentos / El respeto por el derecho de los demás / Su amor al trabajo / Su esfuerzo por ahorrar y gastar de acuerdo a las necesidades.

Don Sentido Común vivió bajo dos simples y eficaces consignas: “No gastes más de lo que ganas” y “Los adultos están a cargo, no los niños”.

Don Sentido Común perdió terreno cuando los padres atacaron a los maestros solo por intentar disciplinar a sus ingobernables hijos, tarea en la que ellos fracasaron; o cuando se confundieron los derechos humanos con no castigar la delincuencia, quitándole autoridad a la justicia y a los funcionarios del orden y la seguridad.

Don Sentido Común perdió el deseo de vivir cuando los medios de comunicación vendieron su pluma al mejor postor, perdiendo la ética y acallando la verdad.

La muerte de Don Sentido Común fue precedida por: la de sus padres: Verdad y Conciencia / la de su esposa: Prudencia / la de su hija: Responsabilidad, y la de su hijo: Raciocinio

Le sobreviven sus 3 hermanastros: "Sólo reconozco mis derechos", "Los demás tienen la culpa" y "Soy una víctima de la sociedad"

No hubo mucha gente en su funeral, porque muy pocos se enteraron de que se había ido. Si aún recuerdas a Don Sentido Común, por favor ayuda a que otros lo recuerden. De lo contrario, únete a la mayoría y no hagas nada.

Es por esto mismo que los seres humanos se dividen en 2 bandos: "Los que aman y construyen" y "los que odian y destruyen".

Adiós, Don Sentido Común, mucha falta que hace en este momento, como quisiéramos que todavía viviera entre nosotros, que su voz y sabiduría nos siguiera alumbrando el camino y poder conversar y caminar de la mano de estos amigos que ya también se fueron: Amar a Dios sobre toda las cosas / No jurar su santo nombre en vano / Santificar las fiestas / Honrar padre y madre / No matar / No cometer adulterio / No robar / No mentir / No desear la mujer del prójimo / No codiciar los bienes ajenos.

Para desgracia de todos los que todavía quedamos con vida, vemos como los malos vecinos de la envidia, la gula, la pereza, la lujuria, la avaricia, la soberbia y la vanidad, se apoderan cada vez más de aquellos incautos de corazón, que todavía siguen pensando que después de muertos van a pasar a mejor vida.

Don Sentido Común, rogamos para que, desde donde se encuentre en el universo, vuelva sus ojos a nosotros y poder algún día reconocer que estábamos perdidos, que estábamos sordos y ciegos a la realidad.

Por eso Dios no castiga con palos ni con piedras, sino que deja que el tiempo sea quien dicte el mejor de los juicios.

Requiem cantim in pace don Sentido Común.

 

Eber Patiño Ruiz

Sobre el autor

Eber Patiño Ruiz

Eber Patiño Ruiz

Hablemos de…

Eber Alonso Patiño Ruiz es comunicador social, periodista de la Universidad Católica del Norte Sede Medellin, Antioquia. Su gran pasión es la radio y la escritura. Tiene dos novelas terminadas y una en camino, un libro de cuentos y otro de historias fantásticas; tres libros de poesía: Huellas, Tiempos y Expresión del alma.

@Eber01

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El país del sagrado corazón

El país del sagrado corazón

Colombia es un país de ironías. Por mucho que la constitución de 1991 separe al estado de los cánones religiosos, los magistrados...

El congreso: entre disputas partidistas y su deber de legislar

El congreso: entre disputas partidistas y su deber de legislar

Mientras el país se maravilla y concentra su atención en el éxito, la gesta y los logros de un colombiano ejemplar que con su fútbo...

Hora de jalarnos las orejas

Hora de jalarnos las orejas

  Pensé hasta último momento que la foto del señor presidente de la República, vestido de policía era una broma de mal gusto, pr...

La mano invisible

La mano invisible

Esta segunda semana de febrero nos deja pensativos  en todos los sentidos. Recuerdo en mis tiempos de estudiante un tema propio de e...

La palabra desconocida de la alcaldesa

La palabra desconocida de la alcaldesa

  Aunque nos parezca increíble, por estos tiempos de tribulación por la pandemia del Covid 19, talvez se haya dado una inexorable s...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Clara Zetkin y la historia del 8 de marzo

Berta Lucía Estrada | Ocio y sociedad

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Se murió esperando el homenaje

Eddie José Dániels García | Música y folclor

La Ciencia y el Vallenato

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados