Opinión

Los extremos nunca son buenos

Jorge Nain Ruiz

05/04/2019 - 05:15

 

Los extremos nunca son buenos

La semana anterior expliqué cómo en el Festival Francisco El Hombre, realizado en Riohacha, habían caído en el error de permitir que los participantes pudieran interpretar aires, que si bien no pertenecen a los cuatro tradicionales, hayan sido adaptados y grabados por alguna otra agrupación vallenata. Esto por tratarse de un concurso en el cual a los conjuntos se les permite presentarse con agrupación completa, es decir, que no se trata del conjunto típico vallenato, sino de agrupaciones comerciales; situación que ratifica una clara violación a la prohibición que expresamente contempla el reglamento del festival.

Esa laxitud del festival de Riohacha hace que el público no pueda distinguir si el conjunto que se encuentra en tarima es una de las agrupaciones invitadas, o está participando. Ni los organizadores, ni el jurado, hicieron respetar las reglas del concurso, y los jóvenes participantes actúan como se les viene en gana, haciendo en la mayoría de los casos una deformación de la clásica música de Francisco El Hombre.

De otra parte, y en uno de los festivales que más quiero y admiro, como lo es El Pedazo de Acordeón de El Paso (Cesar), han establecido unas reglas temporales que a mi manera de ver dificultan la participación, y casi que las hacen imposible para algunos concursantes. Dichas normas, se las voy a explicar a continuación.

La versión XXXI del Festival Pedazo de Acordeón, que se realizará del 21 al 25 de abril en el municipio de El Paso, y por tratarse del año conmemorativo a los cien años del natalicio de Alejo Durán, como lo ordena la Ley 1860 de 2017, ha establecido la siguiente regla: “Que los conjuntos de música vallenata tradicional que participen en las categorías de acordeoneros: completo, aficionado, juvenil e infantil, mínimo la mitad de los temas que interpreten en las rondas eliminatorias y en la gran final de estos concursos, deberán ser canciones grabadas por el juglar Gilberto Alejandro Durán Díaz, ‘Alejo’ Durán, y serán temas escogidos de un listado que la junta directiva del Festival Pedazo de Acordeón publicará”.  

La Fundación Festival Pedazo de Acordeón, sin duda alguna y con la mejor buena fe, ha seleccionado 32 canciones grabadas por Alejo Durán, ocho por cada aire, de aquellas que precisamente no tuvieron la mayor difusión en la vida artística del primer Rey Vallenato.

Entonces, nos encontraremos con la dificultad que tienen los participantes para preparar y montar un repertorio de temas que jamás habían interpretado, y tal vez ni escuchado antes, eso hace casi imposible para algunos su participación, y, seguramente, que más de uno declinará su inscripción, o sencillamente realizarán interpretaciones muy regulares de esos temas.

Colofón: Un refrán popular dice: “Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre”; y estos dos festivales se fueron a los extremos; el primero por no hacer cumplir las reglas consagradas en su reglamento, y el segundo por establecer unas reglas demasiado restrictivas y difíciles de cumplir.

 

Jorge Nain Ruiz

@jorgenainruiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: El papel de la familia en el posconflicto

Editorial: El papel de la familia en el posconflicto

La reciente Marcha en contra de la Educación de género fue probablemente una de las manifestaciones populares más importantes del ...

‘Herrumbre’, un poemario entre el afecto y la descomposición

‘Herrumbre’, un poemario entre el afecto y la descomposición

  Deleitarse con una lectura que cómodamente se deja ver, oler, degustar y sentir es la invitación que hace el autor valduparense...

Editorial: Entre aniversarios y celebraciones

Editorial: Entre aniversarios y celebraciones

Los últimos días han sido ricos de celebraciones y cada una de ellas tiene su mensaje. La primera que queremos destacar son los 10 a...

El pregonero del pueblo

El pregonero del pueblo

  Predijo que los arboles llorarían cuando arribara el verano, pintó a una diosa moviendo la cadera al compás del desprecio y sent...

 App UBER, la empresa fantasma

App UBER, la empresa fantasma

Al leer todos los informes y las denuncias sobre la plataforma tecnológica UBER, no solo en nuestro país, sino alrededor del mundo ...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Pesadillas de Gorgona

María Ruth Mosquera | Ocio y sociedad

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Vallenato: de palabra despectiva a denominación de origen

Joaquín Viloria De la Hoz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados