Opinión

Con movilización democrática, Valledupar tendrá arreglo

Fabio Andrés Pinto

01/08/2019 - 07:30

 

Con movilización democrática, Valledupar tendrá arreglo
Una vista aérea de la ciudad de Valledupar / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

 

Valledupar es una ciudad con mucho valor al encontrarse a orillas del río Guatapurí y en una posición geográfica privilegiada entre la serranía del Perijá y la Sierra Nevada de Santa Marta. 469 años después de su fundación, Valledupar tendría la oportunidad de ser una ciudad en crecimiento y que brinde calidad de vida a sus habitantes. Sin embargo, a pesar de la valía de su gente y su potencial económico, ha pasado de ser la ciudad “sorpresa caribe” a convertirse en la capital de la desesperanza, debido a que sus indicadores sociales y económicos se encuentran en los peores niveles de su historia reciente.

Según Otero, Herrera y Monroy (2019), la pobreza en Valledupar ha subido y se ubica en un 33,4%, incluso por encima del promedio nacional que está en 26,9%. Es decir que mientras que 1 de cada 4 colombianos es pobre, 1 de cada 3 vallenatos se encuentra en la pobreza.

De acuerdo con un estudio del CESORE (2019), Valledupar es la capital con el mayor número de NINIS en todo el país, de jóvenes que ni estudian, ni trabajan, con un 27.5%. Esto se agrava con el hecho de que 1 de cada 5 personas desempleadas en Valledupar tienen un pregrado o un posgrado, y casi la mitad tiene mínimo un técnico. Esto es, que el nivel educativo no está asegurando el empleo.

En nuestra ciudad es rampante la exclusión social y la desigualdad, con Necesidades Básicas Insatisfechas altos niveles, según Otero, Herrera y Monroy (2019), la mitad de los hogares de Valledupar tienen un alto grado en éste indicador, siendo el hacinamiento en las viviendas y los servicios públicos inadecuados unas de las principales causas.  

La situación de nuestra ciudad se empeora cuando, a la luz de los datos, vemos que el aumento de los impuestos no se traduce en más inversión social. Acorde con cifras de Pérez y Morón (2018), el ingreso por habitante creció en Valledupar el 48% mientras los impuestos por habitante subieron 140%, el triple. Acompañando lo anterior, el gasto por habitante apenas aumentó un 45,6%. Por lo tanto, los impuestos crecieron mucho más que el ingreso por persona, pero mucho más que el gasto directo que el municipio ha hecho por habitante. Aquí la pregunta es, ¿En qué se ha ido entonces la plata de los impuestos elevados?

El presente de Valledupar muestra que la ciudad le está fallando a sus ciudadanos, al no lograr colmar sus expectativas de empleo y bienestar por la falta de rumbo y planificación, lo que nuestros gobiernos han dejado a un lado por victorias cortoplacistas e intereses politiqueros. Las elecciones regionales que están en curso son una oportunidad para renovar las instituciones y reorientarlas hacia la vía de una real planeación e inversión que le permita a la ciudad mejorar sus indicadores sociales y garantizar el bienestar de su ciudadanía.  

Entender nuestra historia de gente pujante, con brazos de amor y confianza, nos debe llevar a recuperar la confianza por nuestra ciudad. Valledupar, si hay movilización democrática, puede tener arreglo.

 

Fabio Pinto

Sobre el autor

Fabio Andrés Pinto

Fabio Andrés Pinto

Visión alternativa

Nacido en Valledupar. Ingeniero electrónico. Músico. Coordinador del Centro de Estudios del Trabajo (CEDETRABAJO, Cesar). Miembro de la dirección departamental del Polo Democrático Alternativo. En este espacio se describe y se reflexiona sobre la situación del país y de la región.

"Cuando los gobiernos temen a la gente, hay libertad. Cuando la gente tema al gobierno, hay tiranía", Thomas Jefferson. 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

No se aprovechen de la paz

No se aprovechen de la paz

Recién salidos de la alegría que generó en muchos colombianos el anuncio del fin del conflicto entre el Estado y las FARC, el pres...

Editorial: Leer es mi cuento en vacaciones

Editorial: Leer es mi cuento en vacaciones

Para el que ha descubierto las virtudes de la lectura, todo momento en presencia de un libro es maravilloso. En la madrugada, antes d...

Cultura versus drogadicción

Cultura versus drogadicción

Esa época del «camaján» del «cocacolo», del «burro», del «marihuanero» de nuestros pueblos, fue sabiamente neutralizada con...

Entre más preparados, más corruptos

Entre más preparados, más corruptos

  Las nuevas generaciones están enfrentadas a una gran dualidad: (1) ir a la escuela, sacar buenas notas, graduarse en la universi...

La tecnología y la educación

La tecnología y la educación

  En Colombia hace setenta años se dio el primer paso para la educación a distancia, con la creación de la emisora radio Sutaten...

Lo más leído

Las 5 canciones más queridas de José Barros

Redacción | Música y folclor

José Barros navega en La Piragua del recuerdo

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El tabaco: una historia americana

María Solórzano | Historia

Historias de amores: John Lennon y Yoko Ono

Juan Carlos Boveri | Ocio y sociedad

Una experiencia inolvidable: Escalona en París

Clemente Arturo Quintero Castro | Música y folclor

Julio Cortázar: el mejor saxo alto

Fabio Martínez | Literatura

El Partido Conservador: “el bobo del pueblo”

Eddie José Dániels García | Historia

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados