Opinión

Catedrático: ejemplo de trabajo por horas

Diego Niño

02/09/2020 - 04:15

 

Catedrático: ejemplo de trabajo por horas

 

El trabajo por horas existe: así trabajan buena parte de los docentes universitarios y los médicos generales. Desconozco el ámbito laboral de los médicos, pero sé que los docentes de hora cátedra firman contratos de prestación de servicios por 16 semanas.

Para ilustrarlo, asumamos que la universidad le paga a $40.000 la hora y que le ofrecen tres cursos de 4 horas cada uno. Por tanto, trabajará 48 horas al mes y recibirá $1’920.000. A ese valor debemos restarle seguridad social, por lo que queda 1’660.000. Esto significa que el docente recibe $13’280.000 en los 8 meses de trabajo (recuerden que los contratos son para 16 semanas. En consecuencia, el docente contará con $1’106.666 para cada mes del año.

Se dirá que no está mal ganarse más de un millón de pesos por trabajar 48 horas al mes o no trabajar en absoluto. Pensar que sólo se trabajan las 48 horas es igual que asumir que el atleta sólo trabaja los 15 segundos que tarda en correr cien metros planos. Detrás de la competencia (detrás de la clase) hay horas de entrenamiento (de preparar clase). El otro punto es que ese sueldo estaría bien para un bachiller recién egresado, pero no para una persona que tiene maestría, publicaciones y experiencia (además de deudas y obligaciones).

Como imaginarán, ese sueldo es insuficiente para cubrir sus gastos, por lo que debe buscar trabajo en otras universidades. No son pocos los que trabajan en cuatro universidades para cubrir sus necesidades. En el ejemplo hablé de tres cursos, pero lo normal es que ofrezcan uno o dos cursos de cuatro horas. Rara vez ofrecen tres cursos y casi nunca cuatro. Hay un detalle adicional: por cada contrato deben pagar salud y pensión. Es decir, si tienen cuatro contratos, deben pagar cuatro veces la seguridad social.

Frente a este panorama cabe preguntarse: ¿los profesores sienten pertenencia por alguna universidad? ¿Un docente recuerda a sus alumnos si trabaja en cuatro lugares? ¿En qué tiempo investiga o se actualiza? Pero el asunto no termina ahí: los bancos no les conceden préstamos porque tienen contratos temporales, por lo que ni siquiera tienen posibilidad de aspirar a tener vivienda propia por una vía diferente al ahorro.

Como dijo una tuitera: “con la situación de los docentes me parece un milagro que no se hayan alzado en armas”. En este punto, me asalta una duda: ¿ése es el panorama que ofrece el decreto 1174 del 2020 para todas y todos los profesionales?

 

Diego Niño

@diego_ninho

Sobre el autor

Diego Niño

Diego Niño

Palabras que piden orillas

Bogotá, 1979. Lector entusiasta y autor del blog Tejiendo Naufragios de El Espectador.

@diego_ninho

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La garantía del proceso electoral

La garantía del proceso electoral

La Ley 996 de 2005, más conocida como Ley de Garantías, es el marco legal donde se establecen los criterios que reglamentan la elec...

De la carbonera al mana

De la carbonera al mana

En nuestro querido Valle de los sesenta, abriéndose paso la nueva ventana de la civilización, inició y se consolidó un emprendimien...

Que la brújula vuelva al norte

Que la brújula vuelva al norte

  El pueblo colombiano anda sin norte. Por alguna razón, la aguja de la brújula ha saltado de su eje y caprichosa se sitúa en cu...

Editorial: ¿Cuándo debe declararse bien patrimonial una fiesta popular?

Editorial: ¿Cuándo debe declararse bien patrimonial una fiesta popular?

El debate surgió en el foro sobre el Patrimonio que organizó la Fundación AVIVA en Valledupar. Tras presentar detalladamente las p...

Editorial: Llevando la cultura a nuevos escenarios

Editorial: Llevando la cultura a nuevos escenarios

Salir. Encontrarse con los demás. Generar reacciones tan diversas como sean. Suscitar emociones, otras que las que habitualmente nos r...

Lo más leído

Viaje al Cabo de la Vela Guajira

Efrén Gómez Prada | Turismo

Freddy Molina: el recordado poeta del “Amor sensible”

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Vincent Van Gogh o la furia de la pintura

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La magia de los libros que fracasan

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

Los primeros cantantes vallenatos

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Impetrando

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

La deuda histórica que asfixió a Haití

Johari Gautier Carmona | Historia

La rana camuflaje y la abuela Mémvè De Ôkêtê

Francisco Ballovera Estrada | Literatura

La fotografía de la cantadora Zoila Torres

Álvaro Rojano Osorio | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados