Opinión

Julio Erazo, el cantor de diciembre

Jorge Nain Ruiz

20/11/2020 - 04:40

 

Julio Erazo, el cantor de diciembre

 

Ya todos sabemos que se nos avecina un diciembre atípico y muy distinto a todos los anteriores, que no podremos hacer lo que los colombianos acostumbrábamos por estas épocas, que las reuniones familiares ya no serán tan concurridas, que los borrachitos este año no podrán deambular por el barrio y las calles repartiendo besos y abrazos el 31; no obstante, también tengo claro que no dejaremos que la bendita pandemia se apropie de todo y que seguiremos escuchando música, especialmente aquella a la que estamos acostumbrados todos los diciembres y, sin duda, las canciones de Julio Erazo Cuevas no van a faltar en los hogares colombianos este año.

Cuando apenas iniciaba este infortunado 2020, el Ministerio de Cultura de Colombia me dio la noticia que ya tenía impreso y listo para publicar el libro que tuve el honor de escribir, sobre la vida y obra de Julio Erazo Cuevas, “Un secreto bien guardado que canta al rio Magdalena”. Se metió la pandemia y con ella el confinamiento, no pudimos hacer lanzamiento del libro y todo quedó allí, tal como el título de la obra: “Un secreto bien guardado”.

Hoy quiero conversar con ustedes sobre algunas de esas canciones que compuso y cantó uno de los más grandes compositores que ha dado el Caribe colombiano y que, cuando llega diciembre, nos alegra el alma, y en esta oportunidad no va a ser la excepción.

Hay muchos compositores que se especializan y concretan en un género musical, Julio Erazo no es precisamente de esos, y en todo el territorio nacional y países vecinos han escuchado canciones de aquellas que llamamos tropicales y de las que muchas veces ni sabemos quién es el autor, pero nos las gozamos por años y décadas, ejemplo:

Adonay, porque te casaste Adonay

Adonay porque no esperaste mi amor

Adonay por ti se forjó mi pasión

Por ti corre siempre veloz, la sangre de mi corazón.

Y por estas épocas decembrinas la música de Julio Erazo cobra una vida esplendorosa, a veces tampoco sabemos quién la interpreta, porque, precisamente, son muchas las versiones que tienen canciones éxitos que ya cumplen más de medio siglo en el gusto de los colombianos, cuando escuchamos versos como este: “Yo conozco a Claudia, a Claudia conozco, yo conozco a Claudia por el modo e caminar” o cuando en versión de alguna orquesta extranjera o colombiana, nos disfrutamos versos como éste:

Hace un mes que no te miro

Hace un mes que no te abrazo

Hace un mes que no suspiro

Abrazado entre tus brazos.

Y en el vallenato de fin y comienzos de año encontramos versos como: “Me perdona, pero fue que yo, el día primero fui a sacar guayabo, fui adonde Alirio y me tomé unos tragos y el guayabo no se me pasó”

Y con Julio Erazo tenemos material para diez o más columnas como ésta, pero el espacio aquí es muy reducido, toca dedicarle por lo menos otra, para hablar de: Rosalbita, Lejos de ti, La pata pelá, Celosa y guapa, entre tantas otras. 

Colofón: Este sábado 21 de noviembre a las 6 pm La Parranda de Nain en redes sociales presenta a la dinastía Granados, con el juglar Ovidio Granados a la cabeza. Madre mía.

 

Jorge Nain Ruiz

@JorgeNainRuiz

Sobre el autor

Jorge Nain Ruiz

Jorge Nain Ruiz

Vallenateando

Jorge Nain Ruíz. Abogado. Especializado en derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo. Esta columna busca acercarnos a una visión didáctica sobre la cultura, el folclore y especialmente la música vallenata. Ponemos un granito de arena para que la música más hermosa del mundo pueda ser analizada, estudiada y comprendida.

@jorgenainruiz

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El poder omnímodo se acaba

El poder omnímodo se acaba

En Colombia pareciera que después de James, Jackson, Falcao, (por mencionar los buenos de primero) y Zuluaga, FARC, ELN, Uribe, (por...

Oro olímpico para Colombia

Oro olímpico para Colombia

La historia da cuentas que los juegos olímpicos se inspiran en los intercambios deportivos de la antigüedad celebrados en el Siglo ...

La cultura de la violencia de género

La cultura de la violencia de género

Existe, lo vemos todos los días, está enraizada en los patrones de crianza, en el sistema patriarcal, en los factores sociocultural...

Un país sin doliente

Un país sin doliente

La verdad sea dicha. Hemos pasado por un año trágico, nueve meses han trascurrido y sólo se aprecian baches y desaciertos. Cientos d...

Cultura y Educación: un cambio para armonizar la convivencia

Cultura y Educación: un cambio para armonizar la convivencia

La región del Cesar se ha caracterizado por su inmensa riqueza en recursos naturales, como también por el valor de su gente, que en s...

Lo más leído

La guacharaca: un ave representativa del Valle

José Luis Hernández | Medio ambiente

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Balzac, la voz de una quimérica idea

Francisco Arias Solís | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Una raíz y dos piedras

Giancarlo Calderón Morón | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados