Opinión

Editorial: Cuando lo digital genera la discordia en Valledupar

Redacción

22/10/2012 - 13:30

 

La ciudad de Valledupar conoció el pasado mes de septiembre uno de los momentos más esperanzadores de los últimos años.

La Cultura supo reconquistar espacios imprescindibles con el IV Mes del Patrimonio Cultural y una muestra artística única encabezada por los curadores Javier Mejía y Jaider Orsini, demostrando que el arte podía lucirse de manera excelente en un espacio como la sala de exposiciones de la Biblioteca departamental.

Sin embargo, ese viento de entusiasmo desapareció de repente al llegar el mes de octubre y, nosotros, los amantes de la Cultura, pudimos comprobar que las bellas imágenes pueden borrarse con un simple soplido.

Sin esperar el término oficial del 14º Salón de Artistas regionales del Caribe que acontecía en la biblioteca, la exposición fue desplazada súbitamente para dar espacio a una sala de de computadores o “Punto digital” y trasladada de manera permanente a la tercera planta, tomando así por sorpresa a todo un gremio en pleno florecimiento y a los usurarios del establecimiento.

La sorpresa podría haberse digerido de no haber caído en un momento tan sensible –cuando el 14º salón seguía en pie, en teoría hasta el 5 de octubre– o, por encima de esto,  previendo la creación de una nueva sala de exposiciones en un lugar exclusivo como todos los artistas lo reclaman.

Pero nada de esto fue. El traslado a la tercera planta ha sido vivido como un confinamiento indeseado, brusco e irreversible, por los artistas plásticos de la ciudad y el gran público.

La falta de avisos y de diálogo ha consolidado los temores de los artistas y la posibilidad de que se queden sin lugar de exposición durante un tiempo indefinido porque, digamos las cosas como son, el atractivo de la sala de exposiciones de la biblioteca era su relativa apertura, su visibilidad desde el exterior, su extensión y su acceso directo, y lamentablemente, la nueva ubicación no responde a ninguna de esas virtudes. La sala dedicada hasta ahora a los computadores –y que se convertirá en la nueva sala de exposiciones– no representa ninguna alternativa, sino más bien una reclusión.

Esta noticia podrá parecer anodina para los que no frecuentan la biblioteca Rafael Carrillo asiduamente y los que desconocen las necesidades de los artistas plásticos, sin embargo está cargada de un simbolismo. Este desplazamiento no sólo afecta a los pintores o artistas gráficos del departamento, sino a todos los jóvenes, familiares, turistas, amantes del arte, estudiantes e investigadores que desean disponer de un espacio ameno y abierto, donde compartir el arte y la cultura.

Con esta triste noticia, comprobamos que están despareciendo los lugares de encuentro, los espacios para la exposición de las obras de los artistas, ya de por sí tan limitados en la capital del departamento. Se relegan a un segundo plano, ante la supuesta prioridad digital (que, extrañamente, ya disponía de un espacio en el mismo edificio).

El argumento de una mayor accesibilidad para explicar el traslado no parece ser suficiente ya que, de la misma forma, seguirá existiendo la necesidad de instalar un ascensor para las plantas superiores.

Con todo esto, las necesidades del gran público vallenato (deseoso de disfrutar del tiempo libre) y los artistas plásticos del Cesar han sido ignoradas. Todos ellos exigen más que nunca un espacio público abierto y atractivo. El descontento se ha duplicado y de este malestar queremos hacer parte en este Editorial.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Editorial: Un nuevo TEDx en la Guajira

Editorial: Un nuevo TEDx en la Guajira

No es la primera vez que la Guajira acoge un TEDx, ya en 2015 se celebró una edición con resultados muy positivos, y el simple hech...

Ser feminista: ¿Qué tiene de malo?

Ser feminista: ¿Qué tiene de malo?

¿Qué piensan que es el feminismo? ¿Qué parte de la liberación de la mujer no es para ustedes? Gracias a esta movilización, las mu...

Buenos amigos parranderos

Buenos amigos parranderos

Los amigos son una llovizna de sombra en los solitarios caminos de sequía, y por es cuando uno los nombra, enseguida sentimos su cer...

Brasil ha sorprendido al mundo

Brasil ha sorprendido al mundo

Éxito total. Solo dos palabras son necesarias para evaluar los Juegos de la XXXI Olimpiada. Rio de Janeiro, la “Cidade Maravilhosa...

Fraude, sorpresa, catapila y otras palabritas

Fraude, sorpresa, catapila y otras palabritas

Me llaman unas amigas de Cúcuta, ciudad altamente vallenatera, para preguntar por una frase de la cantante Ana del Castillo -que ellas...

Lo más leído

Lirio rojo

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Las espadas de Bolívar

Juan Carlos Vela Correa | Historia

Corraleja

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Rubén Darío: vida y obra de un poeta insigne

Harold Alvarado Tenorio | Literatura

La mecedora: remedio infalible

Henry Vergara Sagbini | Ocio y sociedad

Así nacieron las corralejas

Aura Angélica Hernández | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados