Opinión

¿Ruta de la Cumbia?

Luis Carlos Ramirez Lascarro

14/03/2022 - 04:50

 

¿Ruta de la Cumbia?

 

MinCultura ha anunciado el lanzamiento de la denominada "Ruta de la Cumbia" para los próximos 17, 18 y 19 de marzo del 2022.

En principio, me emocionó la publicación. De ella me llamó la atención una playlist en Spotify, pero en poco tiempo mis sensaciones pasaron de la sorpresa a la molestia, ya que, en la Isla de Mompós solo se consideró a los municipios de El Banco y Mompox y no se tuvo en cuenta, en una selección de 50 temas, a ninguno del maestro Aurelio Fernández, quien es considerado en el “Libro de las cumbias colombianas” como uno de los dos cañamilleros ancestrales más importantes, junto al maestro Pedro Ramayá.

No entiendo qué hace Mompox en esa ruta. Salvo por el hecho de que el maestro Néstor Julio Polo vivió sus últimos años allí y porque Sonia Bazanta construyó su pseudónimo con el gentilicio de las mujeres de esta ciudad, Mompox no tiene nada que ver con el desarrollo de la cumbia, tal y como la conocemos hoy día. Sí es importante en otros aspectos musicales y culturales, de eso no hay duda, incluso en el desarrollo de las músicas populares del Caribe colombiano en general, pero no ha influido directamente en el surgimiento y consolidación de la cumbia en la región. Si hay testimonios del desarrollo de bundes, que se emparentan con la cumbia, en esta ciudad en el siglo XVIII, pero los bundes no son la cumbia que conocemos y está en proceso de patrimonialización.

El Banco es entendible que se incluya, por el maestro Barros, el Festival Nacional de la Cumbia y las dos Áreas de Desarrollo Naranja que están definidas en su territorio, pero, en esta región, hay otros municipios que tienen tanta o más importancia para el desarrollo y sostenimiento de la cumbia tradicional del caribe colombiano que este municipio.

No hay excusa por el lado de que esa ruta esté más orientada al turismo que a la conservación, como se me ha dicho, puesto que las rutas turísticas están vinculadas a productos turísticos patrimoniales que en su mayoría no están relacionados con esta manifestación. ¿Por qué el nombre de ruta de la Cumbia si no se hace énfasis en la Cumbia en ella?

Los otros municipios de la subregión de la Isla de Mompós también tienen riquezas naturales y culturales dignas de mostrar, con las cuales se pueden desarrollar productos turísticos, aprovechando el hecho de ser ejes de la cumbia, en realidad, no a partir de una impostura y promoviendo la farándula en vez de las tradiciones relacionadas con la manifestación.

Todo este esfuerzo institucional debería enfocarse, antes de construir un producto con el cual no se hace más que vender humo, desinformar y mentir, en acercarse a las comunidades en las cuales se ha sostenido la manifestación, a las cuales bastante falta que les hace la presencia efectiva del estado, y revisar sus potencialidades, formar y formalizar a sus miembros interesados en brindar algún tipo de producto o servicio cultural o turístico e impulsarlos, meterlos en el radar, aprovechando sus riquezas y la coyuntura del proceso de patrimonialización de la cumbia que se está adelantando. Para esto, entre otras cosas, se espera que sirva este proceso, porque si no va a servir para visibilizar a esos pueblos y a sus habitantes, portadores de la manifestación, ¿Qué sentido tiene adelantar ese proceso?

Esa ruta está muy mal construida. En la Isla de Mompós tiene más derecho a estar en esa ruta Talaigua Nuevo que cualquier otro municipio. Allí nacieron: Pedro "Ramayá" Beltrán, su maestro Gregorio Polo y los hijos de éste: José del Carmen y Néstor Julio. También Fernel Matute, Ariel y Marlon De la Peña. Nació Santos Toloza, maestro de José Eustasio Mesa, quien a la vez fue maestro de Aurelio Fernández Guerrero, Andrés Amador, Elisenio Arrieta y Pedro Nolasco Florián, todos cañamilleros. El millo es el alma de la Cumbia en esta región. Además, en este municipio se realiza hace unos 36 años el Encuentro de la cultura anfibia y su Festival de cañamilleros cuenta ya con 7 versiones realizadas.

Debe estar el municipio de Margarita, debido a que en él nació el millero José Eustasio Mesa y todos los miembros de su conjunto. Allí también nació el maestro cañamillero Aurelio Fernández y todos los miembros de su conjunto. Aurelio ha hecho escuela, manteniendo vigente un estilo muy tradicional,característico de la subregión. De él fueron alumnos: Fernel Matute y los hermanos De la Peña de Talaigua; Jaider Fernández, de Margarita; José Ignacio Pérez, de San Fernando; Osnaider Arrieta, Olmer Atencio, Néstor Orlando, Omar Fernandez, Jaime Fernández y David Ramírez, todos de Guamal, Magdalena.

Guamal también debería estar. En este municipio se conserva la tradición de las ruedas de cumbia tradicionales, documentadas por Gnecco Rangel Pava, desde hace al menos 74 años, tomando la fecha de publicación de su libro “Aires guamalenses” y desde hace más de 100 años de acuerdo a los testimonios de los mayores y, como se mencionó antes, cuenta con varios cañamilleros que dan continuidad a la tradición de la cumbia, principalmente en el calendario que se inicia con las novenas de aguinaldo y culmina con la fiesta de Reyes, aunque durante todo el año se realizan cumbias privadas y públicas en otras fechas. ¿Cómo justifican que estos municipios no estén? ¿Quién diseñó esa ruta? ¿Por qué excluyen a estos pueblos tan importantes?

¿Qué hacen sacándonos de la Isla de Mompós a municipios como Galeras, El Carmen de Bolívar, Montería, Aracataca y Lorica? Cartagena y Barranquilla sólo "viven" la cumbia, o alguna música de pitos y tambores, para las fiestas del once de noviembre y los carnavales, por lo tanto, no es que deban estar si lo que realmente se desea promover con esa ruta son los espacios asociados a la cumbia. 

Por otro lado, no entiendo cómo es posible que en esa playlist de la Ruta de la cumbia creada en Spotify no se haya incluido ni un solo tema grabado por el maestro Aurelio Fernández Guerrero, uno de los dos cañamilleros más reconocidos y una auténtica leyenda, a pesar o precisamente debido a la poca vinculación que ha tenido con la industria fonográfica. Por esto, sin embargo, no se le puede ni debe excluir, puesto que hay, al menos, tres trabajos discográficos con temas de su autoría y/o interpretados por él mismo en esta plataforma. No incluirlo y a cambio incluir una cantidad de temas que no son cumbias es una muestra clara de la ignorancia de quienes elaboraron esta ruta y una falta de respeto con él, su trayectoria y la tradición de la flauta de millo en la Isla de Mompós. Deberían incluir la cumbia La sonrisa, grabada por el maestro Ramayá y que él mismo ha informado que es de autoría de su maestro Gregorio Polo.

¿Qué hacen temas como: La cigarra, Tabaquera, Cumbia del caribe, Cumbiana, A pilá el arró, Zambrano, Cumbia rebelde, Ariwacumbé, El dolorcito, La caminadora, ¿Cumbia colombiana, Alicia adorada, La cumbia sicodélica y Todo tú me duele? Algunas inclusiones son aceptables, aprovechando las representaciones sociales que se tienen acerca de la cumbia, las cuales permiten incluir varias músicas que en realidad no son cumbia bajo este apelativo, porque si nos ponemos estrictos respecto a lo que se debe considerar así, tomando lo que se vive en los territorios de su gestación, sólo se deben incluir las músicas de los conjuntos de pitos y tambores. Es inadmisible que se meta en un Playlist de cumbia, creada por el Ministerio de Cultura o algún contratista actuando en su nombre, música pop como Cumbiana, un Vallenato como Alicia adorada, un Chucu chucu como Cumbia rebelde o música del pacífico, como Todo tú me duele. ¿Qué buscan con esto?

Muy posiblemente no obtenga ninguna respuesta sobre estos interrogantes y estos comentarios no sean sino "un disparo al aire", pero me parece muy importante llamar la atención sobre el inadecuado proceder de la institución que, en teoría, debe rescatar y promover la cultura de todos los colombianos al crear esta ruta de la cumbia que no está asociada a la cumbia y esta Playlist que mete temas que no son cumbias; sin embargo, espero que alguien del ministerio se pronuncie sea a causa de esta columna o un correo que les envié al respecto y se tomen medidas concretas para incluir a los municipios que en realidad deben estar y, si se considera que deben construir previamente una oferta de productos y servicios, que la institucionalidad ponga manos a la obra para guiarlos en es proceso. Esa es su función, no marginalizarlos aún más.

 

Luis Carlos Ramírez Lascarro

Sobre el autor

Luis Carlos Ramirez Lascarro

Luis Carlos Ramirez Lascarro

A tres tabacos

Luis Carlos Ramírez Lascarro, Guamal, Magdalena, Colombia, 1984. Estudiante de Historia y Patrimonio en la Universidad del Magdalena. Autor de los libros: El acordeón de Juancho y otros cuentos y Semana Santa de Guamal, una reseña histórica; ambos con Fallidos editores en el 2020. Ha publicado en las antologías: Poesía Social sin banderas (2005); Polen para fecundar manantiales (2008); Con otra voz y Poemas inolvidables (2011); Tocando el viento (2012) Antología Nacional de Relata (2013), Diez años no son tanto y Antología Elipsis internacional (2021). Ponente invitado al Foro Vallenato Clásico en el marco del 49 Festival de la Leyenda Vallenata (2016) y al VI Encuentro Nacional de Investigadores de Música Vallenata (2017). Su ensayo: El Vallenato protesta fue incluido en el 4to Número de la Revista Vallenatología de la UPC (2017). En el 2019 escribe la obra teatral Flores de María, inspirada en el poema musical Alicia Adorada, montada por Maderos Teatro y participa como coautor del monólogo Cruselfa. Algunos de sus poemas han sido incluidos en la edición 30 de la Revista Mariamulata y la edición 6 de la Gaceta Hojalata (2020). Colaborador frecuente de la revista cultural La Gota fría del Fondo mixto de cultura de La Guajira. 

 

2 Comentarios


Margarita Arana Marmolejo 14-03-2022 05:02 PM

Excelente comentario, debe hacerse conocer a nivel nacional para que no se continúe errando en lo que corresponde a la música tradicional.

Rafael Lascarro 17-03-2022 12:27 AM

Excelente comentario, hay que buscar llegue a quien debe llegar

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El avión de la Fiscalía

El avión de la Fiscalía

La celebración de la fiesta de la Leyenda del Rosario y el Festival Vallenato es quizás el evento folclórico religioso que más gent...

El tal Garzón

El tal Garzón

Por los que tenemos memoria… 24 de Octubre de 2014: Conmemoración de los 54 años del natalicio de Jaime Garzón Forero. En quint...

Leandro Díaz, 93 años de leyenda

Leandro Díaz, 93 años de leyenda

  “En adelanto van estos lugares: ya tienen su diosa coronada”. Esto lo escribió Gabriel García Márquez como epígrafe de su o...

Editorial: El aniversario de la fundación de Valledupar

Editorial: El aniversario de la fundación de Valledupar

  Cada año nuevo arranca con las mejores intenciones, ganas renovadas de superarse o mejorar, y, cómo no, grandes celebraciones. ...

Zamira o un elogio a la honestidad

Zamira o un elogio a la honestidad

  Entré en completo silencio, con el acelere que inspira el tiempo incumplido, los ojos todavía divagando por mis reflexiones mat...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

Los grandes triunfos de Freddy Molina

Eddie José Dániels García | Música y folclor

Un paseo por el cementerio San Miguel de Santa Marta

Joaquín A. Zúñiga Ceballos | Turismo

Del vallenato lírico, el vallenato romántico y el vallenato llorón

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

El reconocimiento de la diferencia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Cucambas, diablos y negros danzan en Atánquez

María Ruth Mosquera | Turismo

Ya ni se versea, pollo ronco…

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados