Opinión

El carnaval de pasquines

Fabrina Acosta Contreras

26/02/2023 - 22:05

 

El carnaval de pasquines

 

Toda cultura tiene sus malas costumbres y una de ellas es hablar de la vida ajena sin poner límites en el respeto por la dignidad de los demás, como dice la canción de Carlos Vives (Malas lenguas):

De esas costumbres que hay en mi tierra

pensaba yo de las malas lenguas

las que se esconden en la maleza

y se van metiendo en la vida ajena

no se preguntan no saben nada

de lo que pasa en tu corazón

Y son los dueños de la palabra

y dicen tener siempre la razón

Los pasquines se remontan a muchos años de historia, pero no pueden ser aceptados porque no se trata de un chiste, un juego o algo a lo que no se le debe prestar atención. Es un asunto muy delicado. Algunos hacen referencia a temas políticos o generales, pero hay un estilo de pasquines dedicado a las mujeres y redactados desde la violencia machista, que considera que su integridad, intimidad y derechos no valen y que pueden atentar contra su estabilidad, hablan de su sexualidad, su honestidad, las tildan de putas, promiscuas y toda “suciedad” considerada desde la falsa moral, que solo busca dañarlas.

De esto hay que hablar. No podemos quedarnos indiferentes porque no somos mencionadas en unos documentos perversos y para nada éticos. Esconderse detrás de un papel y llevando eso a gran escala de difusión por medio de las redes sociales, es un problema de grandes proporciones que debe ser erradicado y para nada normalizado bajo la consigna de que son “costumbres de nuestra tierra”. No puede volverse paisaje que se dañe a las personas, el chisme violentador y en especial las violencias contra las mujeres, porque lo femenino parece ser la trinchera de los impulsos patriarcales de la humanidad.

En la Guajira y en nuestro caribe inmenso, vivimos al máximo las pasiones, el poder de la palabra, la entrega, las emociones en general, pero estas deben ser un fuego “abrasador” y no un incendio que quema todo lo que encuentra por delante. Es fundamental equilibrar nuestros impulsos, ser conscientes de ellos, gestionarlos de manera sana y hacer catarsis por medio del arte, el deporte o cualquier herramienta sanadora que no nos dañe, ni dañe a terceros. Hay que activar la Responsabilidad afectiva y saber que cada acto afecta a un contexto.

Las últimas semanas han sido empañadas por la aparición de pasquines que atentan contra muchas personas y de manera muy dañina contra las mujeres y su intimidad, es hora de que se entienda que las libertades, la vida privada y los cuerpos de las mujeres no son propiedad de nadie, hay que respetarlas y renunciar a la fatal violencia machista de una vez por todas.

El carnaval de pasquines ha sido y será un perverso desfile de impulsos fanáticos, que jamás entregará alegrías, bienestar o aporte social, sino que incrementará conflictos que van de lo micro a lo macro y que nos afecta a todos y todas.

Al final de cuentas, nadie es lo que los demás piensan o dicen de él o ella, sino lo que construye con esfuerzo en su proyecto de vida. Que los pasquines desaparezcan y la mala costumbre de considerarse dueños de la vida de los demás, es momento de evolucionar desde el ser hacia el hacer.

 

Fabrina Acosta Contreras

@Facostac

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras, leyenda viva de 109 años. Escritora e investigadora Guajira, psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, el programa radial Evas&Adanes, entre otras. 

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira. 

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira. Es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombresEvas culpables, Adanes inocentes”, “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”, “Mujeres sin receta: Más allá de los mitos”.

 

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Las mentiras que se vuelven verdades

Las mentiras que se vuelven verdades

El octavo mandamiento dice muy claramente “no levantar falsos testimonios ni mentir” pero es palabra muerta sólo escrita en los ...

Una anécdota de Diomedes en el Instpecam

Una anécdota de Diomedes en el Instpecam

La telenovela es un formato de ficción de corte sentimental, continuo y entrelazado, personajes estables y un  manejo gradual de la e...

Comienza una nueva era en el Festival Samuel Martínez

Comienza una nueva era en el Festival Samuel Martínez

  En el año1990, inventamos en nuestro pueblo La Loma de Calenturas, municipio de El Paso, Cesar, el Festival de Canciones Samuel Ma...

Princesa Meque

Princesa Meque

Recorrer Zazare, ese nombre de uno de los tres territorios que componen el extenso y delgado Macondo, es adentrarse en sus 25 aldeas, c...

Tamalameque en marcha con el firme anhelo de avanzar

Tamalameque en marcha con el firme anhelo de avanzar

  Después de una prolongada pausa, tuve la fortuna de volver a compartir con mi padre y hermano Wladimir un intercambio de ideas sob...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados