Otras expresiones

“Puedo hablar de la Oficina de Cultura desde antes y después de la pandemia”

Johari Gautier Carmona

27/04/2020 - 04:55

 

“Puedo hablar de la Oficina de Cultura desde antes y después de la pandemia”
El director de la Casa de la Cultura de Valledupar, Carlos Liñan

Desde que se instaló en la dirección de la Casa de la Cultura en enero de 2020, Carlos Liñán Pitre expuso sus intenciones con claridad y entusiasmo. Su deseo era abrir la ciudad de Valledupar a la Cultura de manera transparente y coherente, y, a más largo plazo, afianzar la presencia de la Cultura en la vida del municipio hasta convertirla en un verdadero eje de crecimiento.

Las intenciones son esenciales para llevar a cabo una función pública. El tiempo también. En este inicio -que muchos gestores han observado con detenimiento-, se ha interpuesto, sin embargo, un imprevisto de tamaño colosal: una pandemia que ha hecho temblar los cimientos de las relaciones entre países y la vida cotidiana de numerosas ciudades.

La cuarentena ha cambiado todas las prioridades y todos los planes, y en este contexto de emergencia inesperado, el encuentro con el jefe de la oficina de cultura municipal era inaplazable. Con él hablamos de algunas de las problemáticas más acuciantes, muchas veces protagonistas de reñidos debates en redes sociales.

¿Cómo han sido estos primeros meses y cuáles han sido los primeros aprendizajes?

El primer aprendizaje es que somos humanos, y que el humano es completamente impredecible. El ser humano, a pesar de que somos la especie que se ha impuesto sobre las demás y que nos creemos el rey del mundo, somos realmente frágiles, finitos y fallidos. Toda esta experiencia ha sido nueva para mí. Lo público siempre es complejo y trabajar con algunos sectores es más complejo todavía. Yo puedo hablar de la Oficina de Cultura desde antes de la pandemia y después de la pandemia y la emergencia sanitaria.

Antes de la pandemia se estaban logrando muchas cosas y veíamos muchas otras súper interesantes, lastimosamente todas quedaron en el tintero. Por ejemplo, quedó en el tintero una visita que teníamos prevista a la red de bibliotecas para recuperar la biblioteca municipal, una temporada de teatro que teníamos con algunos grupos de Valledupar, el Festival Vallenato y la idea de llevarlo a todas las comunas, y eso frustra un poco porque uno viene aquí con muchas ilusiones y no contaba con que un virus iba a hacer estragos en el mundo entero.

Y después de la pandemia hemos tenido que tomar decisiones difíciles –muchas veces sobre la marcha– y trabajar de sol a sol para ayudar nuestros artistas a que afronten esta pandemia porque la Cultura ha sido la primera en ser afectada, y seguramente será la última que se recuperará.

Desde la crisis del Coronavirus, ¿Qué ha cambiado en el sector cultural y en la Casa de la Cultura?

Desde la institución, yo he notado que la casa es deprimente. La soledad, los salones cerrados, la escuela que ya debería estar funcionando está cerrada, y todo el mundo disperso, todo esto cuesta aceptarlo. En el sector cultural, entiendo que estamos manejando grandes niveles de estrés y de preocupación, miramos el futuro con oscuridad, no sabemos qué viene, y eso hace que la situación sea más tensa todavía. El sector cultural es por naturaleza complejo, porque el artista concibe el mundo de una manera distinta, y ante lo incierto e inexplicable estas complejidades se acentúan.

¿En este momento está abierta la Casa de la Cultura? 

No. En este momento, estamos haciendo muchas cosas vía teletrabajo. A veces vamos algunos funcionarios a la oficina y revisamos algunas cosas administrativas, pero la Casa de la Cultura no está abierta al público. Desde el principio de la pandemia, el Ministerio de Cultura emitió una directriz que decía que todos los espacios culturales debían estar cerrados.

¿Se mantienen algunas actividades dirigidas a las comunidades?

No. Estamos trabajando netamente para afrontar la emergencia del covid-19. Hemos hecho algunas transmisiones virtuales. Durante la semana santa no quisimos pasar por alto la celebración cultural y emitimos algunos cortos. Seguramente en fecha del Festival lo haremos porque el festival hace parte de nuestra idiosincrasia, pero los procesos están detenidos en este momento. Nos hemos concentrado en adelantar las directrices nacionales, departamentales y municipales para ayudar a que nuestros gestores culturales afronten esta cuarentena.

Ciertos sectores de la Cultura, nos han comentado las dificultades que están pasando. ¿Qué ayudas ofrece la Casa de la Cultura o la Alcaldía para paliar los efectos de la cuarentena?

Nosotros somos conscientes de la situación difícil de nuestros artistas, por eso al principio de la cuarentena, a través de gestión social, logramos atender con la ayuda de la coordinadora de Cultura departamental, Karina Rincón, a 270 gestores en estado de vulnerabilidad. A estos agentes los identificamos a través del consejo departamental de Cultura que nos ha brindado un apoyo incondicional y su trabajo ha sido magnífico. En ese momento, todavía no era muy claro el panorama para la cultura hasta que el ministerio de Cultura empezó a expedir unos decretos específicos, el decreto 475 por ejemplo, que nos permite hacer una convocatoria con los recursos de contribución parafiscales de espectáculos públicos. Esta convocatoria está lista y se lanzó el 25 de abril para atender a las artes escénicas. 990 millones de pesos. Además, el alcalde ha autorizado 500 millones más de otra fuente para abrir otra convocatoria para las otras artes, que son pintura, escultura, literatura, artesanía y cinematografía. Yo entiendo que los recursos son pocos, pero también es necesario que los artistas entiendan que estas convocatorias no están diseñadas para subsidiar procesos. Una persona del cine no va a hacer un corto con diez millones de pesos, pero 10 millones de pesos en este momento sí le sirven a cualquier persona para afrontar la situación. Entonces, estamos diseñando estas convocatorias como una manera para que nuestros gestores y artistas puedan solventar esta crisis.

¿Cuándo se podrá aplicar a la segunda convocatoria (la de la pintura y demás artes)?  

Los términos para implementar los términos de la convocatoria del decreto 475 eran unos términos fijos que teníamos que cumplir en una fecha. Cumplimos con esto y empezamos a montar la siguiente convocatoria. Yo creería que en los próximos días, a la vuelta de una semana, ya estarán los lineamientos y ya las personas podrán estar aplicando.

Se ha hablado mucho recientemente de la convocatoria de La ley de Espectáculos 2019. ¿Por qué se ha considerado desierta?

Yo quiero aclarar algo para empezar, y es que los oferentes, las personas jurídicas que se postularon a esa convocatoria, que fueron dos (una en línea de compra y otra en dotación), tienen todas las características y capacidades para ganarse cualquier convocatoria, la antigüedad, el profesionalismo, la trayectoria, etc… Lastimosamente, esta convocatoria de Ley de espectáculos 2019 presentó vicios y falencias. Encontramos con un grupo de jurídicos que había inseguridades de tipo jurídico que hacían imposible la asignación de los recursos. Nosotros no nos explicamos por qué el 30 de diciembre del 2019, cuando el comité de parafiscales de la administración anterior se reúne para tomar la decisión, por qué no valoraron una evaluación jurídica del 4 de diciembre del 2019 y por qué no valoraron los demás elementos que había en el expediente para tomar la decisión, sino que elevan una solicitud al ministerio, una pregunta que no venía al caso, y dicen específicamente que sea la próxima administración la que decida. Nosotros no nos explicamos esto. Efectivamente, existía el criterio del antiguo secretario de Cultura (Tomás Darío Gutiérrez) que no certificó el bien como bien con vocación de artes escénicas. Todos sabemos que el antiguo Teatro Cesar era de cine y, desde 1991, no proyecta una película, que hoy en día su estado es de ruina, y el antiguo funcionario no emite su certificado ni tampoco lo certifica como bien de interés cultural, y esos dos requisitos eran elementales en la convocatoria. Luego, la evaluación jurídica del 4 de diciembre del 2019 también es negativa y tampoco la toman en cuenta para tomar la decisión cuando lo jurídico prima aun sobre lo técnico. Por eso, nos tocó lastimosamente tomar esta decisión con todo el costo político, social y mediático que ha tenido, pero actuamos en lo correcto y los recursos siguen ahí. De esos recursos solamente tomamos 999 millones para la convocatoria del decreto 475 y queda todavía un recurso porque nosotros sí estamos pensando en que Valledupar tenga un teatro, en que tenga un lugar de artes escénicas digno de una ciudad cultural como es Valledupar.

Uno de los postulantes, el colectivo Maderos Teatro, tenía una propuesta ampliamente respaldada por el Ministerio de Cultura. ¿Eso no ayuda?

El Ministerio de Cultura siempre ha afirmado que el comité de contribución de parafiscales del municipio es autónomo para asignar o no asignar los recursos. Segundo, el ministerio de cultura, por esta autonomía que le da la Ley al comité de contribución parafiscal, no incide en la convocatoria. No valora la convocatoria. Cuando el colectivo Maderos expresa por las redes sociales que ministerio de cultura los calificó con 90 puntos, se refieren en realidad a una calificación técnica de 90 puntos que emite el arquitecto Maestre, que era el secretario de obras del alcalde Augusto Ramírez Uhía. Esa es la evaluación de 90 puntos que ellos tienen, pero frente a esa evaluación técnica se enfrenta y confronta la decisión jurídica negativa que emite la oficina jurídica de esa misma administración y un abogado externo que la administración llamó para evaluar. Nosotros no podemos entrar a desvirtuar una evaluación jurídica a la vuelta de cuatro meses.         

¿Qué viene entonces para el Teatro del Cesar?

Tenemos ilusiones con el Teatro del Cesar. Queremos que Valledupar tenga un teatro y queremos que el teatro sea de todos. No sólo de los gremios, de los colectivos, o de un colectivo, sino de toda la ciudadanía. Por eso mismo, el alcalde le propuso al comité parafiscales utilizar solamente una parte de los recursos para poder adelantar más adelante el proyecto del teatro de Valledupar. Que sea una convocatoria abierta y que Maderos participe, pero también todos los demás.

¿Los recursos disponibles en la Ley de Espectáculos se mantienen enteramente disponibles para el año 2020?       

Todo se mantiene disponible para una nueva convocatoria, porque recuerda que ese recurso tiene una destinación específica que es infraestructura cultural. La convocatoria 2019 no se da lastimosamente, pero se mantienen los recursos para abrir una convocatoria más adelante.

¿Los mismos oferentes podrían presentar una propuesta rectificada?     

Totalmente, esta convocatoria no es excluyente. No los inhabilita el hecho de haberse postulado la vez anterior. Sí, pueden hacerlo.

Para concluir, ¿qué viene para la Cultura en las próximas semanas? ¿Cuáles son las prioridades?

Bueno, vamos a seguir adelante haciendo las cosas bien, trabajando por nuestros gestores culturales, entrando en contacto con ellos y poder brindarles la información. Vamos a hacer lo posible para que las convocatorias lleguen a buen término. Voy a pedir incluso el acompañamiento de los entes de control para que sean unas convocatorias transparentes, y, sobre todo, que salgamos todos vivos de este virus. Seguro que la Cultura renacerá y que la Cultura nos mostrará el camino a seguir para ser resilientes ante este golpe tan duro como ha sido el covid-19.

 

Johari Gautier Carmona

@JohariGautier

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Fotografiando el Viejo Valledupar a ritmo de maratón

Fotografiando el Viejo Valledupar a ritmo de maratón

Ya se había organizado una maratón fotográfica por el centro de Valledupar en un pasado, pero no de forma tan organizada. Por eso, e...

La Fundación AVIVA expone las prioridades en materia de conservación de patrimonio

La Fundación AVIVA expone las prioridades en materia de conservación de patrimonio

En un almuerzo al que estaban invitados diversos cargos de la alcaldía, la Fundación Amigos del Viejo Valledupar (AVIVA) presentó lo...

Entrevista a Alba Luz Luque-Lommel: “El teatro Cesar debe ser restaurado”

Entrevista a Alba Luz Luque-Lommel: “El teatro Cesar debe ser restaurado”

En el patio de la casa de la señora Alba Luz Luque-Lommel crecen unos árboles y unas plantas maravillosas, característicos de la reg...

La restauración del camarín de la iglesia Nuestra Señora del Rosario

La restauración del camarín de la iglesia Nuestra Señora del Rosario

El pasado 29 de diciembre del 2011, tras seis meses de intensa labor, se finalizaba la restauración de uno de los monumentos más dest...

La Cultura, al servicio de la Paz en el Cesar

La Cultura, al servicio de la Paz en el Cesar

50 años de conflicto armado. 50 años de sufrimiento,  división e incomprensión. Esos años que han impedido que la nación colombi...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados