Otras expresiones

La Inmaculada Concepción y su día de celebración en Valledupar

Redacción

08/12/2021 - 05:20

 

La Inmaculada Concepción y su día de celebración en Valledupar
Procesión realizada en el día de la Inmaculada concepción en Valledupar / Foto: archivo PanoramaCultural.com.co

Recuerdos de una celebración de fin de año en Valledupar (procesión del año 2012). 

 

Sale de la iglesia del mismo nombre, en la Plaza de Alfonso López, con un paso parsimonioso. Esa noche del 8 de diciembre, es su noche. Una noche para el reencuentro y la celebración, para el festejo de quienes la alaban y la admiran a diario en Valledupar.

Desde el principio, la celebración reune a centenares de fieles. Mujeres, hombres, parejas, jóvenes, familias enteras que acompañan la imagen de la Virgen, en la semi-oscuridad de la plaza, detrás de un Padre y sus oficiantes, todos ubicados solemnemente a su alrededor.

La Virgen en lo alto, cargada en los hombros de cuatro señores, mira con ojos condescendientes y misericordiosos a sus seguidores. Todo en ella –su sobriedad, su sencillez y humildad– testimonia del milagro que se le adjudica: el salvarse del pecado original y mantenerse pura en todo momento.

A los cuatro lados de la Plaza Alfonso López, los fieles esperan con una paciencia inquieta, miran y hablan con sus amistades mientras escuchan a lo lejos las oraciones amplificadas por los altavoces de quienes acompañan a La Inmaculada.

Algunas paradas previstas en el camino –altares organizados con la mayor de las atenciones frente a algunas casas de la Plaza–, ofrecen una pausa en el camino. Un leve reposo a los fervorosos para encontrar y recibir esa gracia que exhala.

La Inmaculada es más que un ritual. Más que un gesto de comunión, más que una reverencia ante el espíritu de una mujer en las cercanías de la Navidad. Es también un sentimiento de pertenencia y de notable identificación.

La noche que sigue a la velada de los faroles o nochede velitas (y la inauguración del alumbrado del centro de la ciudad), es un momento que abarca grandes emociones, desde el máximo recogimiento hasta el más sentido júbilo.

La vuelta inicia a las 7 de la noche es el vivo reflejo de esa pluralidad e intensidad. En poco menos de 30 minutos, la Virgen recorre las cuatro esquinas de la Plaza y en la penúltima (cerca de la tienda Compaichipuco) la procesión coge un acento cada vez más vivo.

La entrada por el Concejo y la alcaldía, en la Plaza Alfonso López, confirma la aceleración de la marcha. La banda Municipal toca un tema alegre para que, de repente, y bajo los fuegos artificiales detonados desde la Iglesia Inmaculada Concepción, la Virgen baile con un movimiento de innegable regocijo.

Entonces, todo son sonrisas y aplausos. Cada detonación en el firmamento apoya las vueltas e inclinaciones de la Virgen quien, ahora, parece indicar que estaba feliz de estar aquí, de compartir ese instante y sentirse rodeada por la multitud.

La procesión termina frente a la entrada de la Iglesia, con una serenata que la encumbra como una perla única. En ese momento, el aplauso fue unánime y, en la Iglesia del mismo nombre, la Inmaculada encuentra el refugio y el descanso que se merece.

 

PanoramaCultural.com.co 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La Fundación Festival Vallenato capacitará a profesores del Cesar

La Fundación Festival Vallenato capacitará a profesores del Cesar

La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata entra a ser entidad operadora del Ministerio de Cultura dentro del componente de formaci...

Los Gestores culturales de Valledupar se reúnen para concertar una ruta

Los Gestores culturales de Valledupar se reúnen para concertar una ruta

Este jueves 16 de febrero del 2012 a las nueve de la mañana, los gestores culturales de Valledupar se reunieron en la Casa de la Cultu...

La Foto Maratón del Viejo Valledupar

La Foto Maratón del Viejo Valledupar

Dejar de lado las prisas y mirar a la ciudad con otros ojos. Ojos de amante, de turista o, simplemente de fotógrafo. Eso es lo que nos...

Mano José, el acarreador de agua a orillas del río Magdalena

Mano José, el acarreador de agua a orillas del río Magdalena

  Todos los días, el canto de los gallos despertaba a "Mano" José Almanza. Entonces se levantaba de la cama de lienzo donde dormía...

La huella de Alfonso López Michelsen en el Cesar

La huella de Alfonso López Michelsen en el Cesar

En una parranda vallenata inmensa, como esas que le gustaban al ex-presidente Alfonso López Michelsen, en eso se convirtió la conmemo...

Lo más leído

La Navidad en la literatura

Antonio Acevedo Linares | Literatura

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Luís Magín Díaz, una vida para componer

Redacción | Música y folclor

Osvaldo Rojano, un aparato de voz potente

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados