Patrimonio

El toque de campanas: una tradición en vía de extinción

Redacción

13/12/2021 - 05:15

 

El toque de campanas: una tradición en vía de extinción

 

Los campanarios representan mucho más que adornos arquitectónicos. Durante siglos han permitido transmitir valiosos mensajes para comunidades enteras. Con el ruido de sus campanas se emitían noticias de carácter relevante que marcaban y estructuraban el día de los pueblerinos.

Lamentablemente, su protagonismo ha ido disminuyendo. El desplazamiento de la iglesia en la vida cotidiana ha tenido un efecto directo en el simbolismo del toque de las campanas y, del mismo modo, se ha ido apagando esta forma de comunicarnos.

En la actualidad, el exceso de ruido y de plataformas de comunicación hacen que la atención se aleje de las campanas (esas que nuestros abuelos conocían de memoria).

A continuación, hacemos una enumeración simplificada del mensaje que podían transmitir los toques de campana:

Toque de difuntos: Es el toque que nadie en el pueblo quiere escuchar. Un toque lento y sobrecogedor. Es quizá el más reconocido. “Hay muerto” se suele decir nada más escucharlo. Se avisa así a la población del fallecimiento de algún vecino. Una característica, si el fallecimiento era de un hombre el toque finaliza con dos toques separados. Uno toque sólo si es una mujer.

Toque de arrebato: Es un toque que asusta y alerta. Se trata de un toque en el que las campanas son tocadas a la vez y de forma muy rápida. Significa alerta ante algún peligro. Se avisaba así a la gente para que acudiera a socorrer y ayudar ante algún incendio o problema.

Toque de fiesta: Es un toque alegre. Las campanas tocan “a vuelo”. Se dejan voltear y volar para mostrar que estamos ante un día grande. Solía realizarse al llegar la Virgen o el santo en una procesión o en una fecha señalada como el Domingo de Resurrección.

Toque de gloria: Al igual que el de fiesta es un toque alegre. Se da cuando ocurre algo especial. La llegada del obispo, un nuevo Papa o algún acontecimiento de especial relevancia.

Es cierto que la tradición del toque de campanas sigue escuchándose en muchos pueblos (y en muchos de ellos, el toque de campana recoge un significado especial), sin embargo, es innegable que el auge de las ciudades y la pérdida de valores católicos también afecta esta tradición.

El toque de campanas no queda sólo en estos cuatro toques, es un lenguaje rico y universal. Existe un toque para el Ángelus, otro para las horas (los cuartos), para maitines, para el rezo del rosario, para la misa diaria, para la misa de domingo, para orientar en la noche, en la niebla o en nevadas, el toque de procesión, etc...

 

PanoramaCultural.com.co

Realizado con información de Aleteia.org

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Valor de las fiestas patronales

Valor de las fiestas patronales

  Las fiestas patronales son una tradición hispánica heredada en tiempos coloniales, el español iba siempre acompañado de un cape...

Museo Nacional y Señal Memoria unidos por la memoria audiovisual de los colombianos

Museo Nacional y Señal Memoria unidos por la memoria audiovisual de los colombianos

  Desde el 09 de enero el Museo Nacional de Colombia abrió las puertas de la sala ‘Memoria en Movimiento’, un espacio permanen...

El Patrimonio cultural y su gran fiesta conmemorativa

El Patrimonio cultural y su gran fiesta conmemorativa

  La celebración del Día Internacional del Patrimonio Cultural en Colombia se declaró en el Decreto 853 del 08 de mayo del 1998,...

El humor: patrimonio inmaterial del ser vallenato

El humor: patrimonio inmaterial del ser vallenato

De lo que se comentó en el conversatorio “Al oído del público” durante el V Mes del Patrimonio en Valledupar, podemos reflexiona...

La Biblioteca Nacional de Colombia: la primera biblioteca pública en América Latina

La Biblioteca Nacional de Colombia: la primera biblioteca pública en América Latina

  La historia que esconden las bibliotecas resulta tan interesante como la historia de un país. En estos enormes edificios que ateso...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

El Vallenato como género literario

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Los caminos de la literatura colombiana

Yeny Lorena Grisales | Literatura

Colombia y el Tour de Francia

Redacción | Ocio y sociedad

One Hit wonders vallenatos

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Pierre Bonnard, el pintor de la evanescencia

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados