Pensamiento

Deshumanización

Gloria Cepeda Vargas

12/05/2016 - 06:30

 

La partícula “des” equivale a un prefijo inseparable que significa negación, oposición o incapacidad para experimentar afecto, comprensión o solidaridad con el semejante. Y si lo aplicamos a la palabra humanización, tendremos una definición atinada de nuestra conducta y la explicación de la cojera endémica que nos aqueja: la cojera del alma.

¿Qué significan humanidad y sus derivados? Elemental, mi querido Watson: intentar despojarnos de nuestros zapatos para calzarnos las alpargatas ajenas a ver cómo nos va. El cambio de calzado equivale al bíblico “Ama a tu prójimo como a ti mismo”,   o  al  popular: “El que no carga la carga, nunca sabe lo que pesa”. Son sinopsis o recopilaciones de la verdad  que no obstante habernos acompañado desde el vientre materno, se niegan a formar parte de nuestros manuales de urbanidad, para no decir otra cosa.

Más allá de piruetas semánticas  o  morfológicas, la palabra “deshumanización” es un leviatán salido de madre. A fuerza de orearlo, se destiñó  para adquirir un gris inofensivo y su cara de yo no fui cruza desapercibida en cualquiera de sus apariciones en sociedad.

A pesar de haberse echado al pico vidas, honras, fortunas, futuros, presentes y pasados humanos, continúa inimputable. A pesar de contar en su haber con el 99,99% de la desventura planetaria, trisca impávida en los campos en flor; no obstante los vientos que aúllan,  se ríe socarronamente de  excomuniones,  cábalas  y  jurisprudencias.

La deshumanización posee poder de transformación a prueba de alquimia. Si asesina a sangre fría, lo hará en defensa propia. Si agrede el equilibrio del planeta, será un visionario que envidiaría Galileo y si mete la mano en el tesoro público, lo hace de guantes y pasamontañas.  

En su prontuario hacen cola, entre otras hazañas dignas de recordación, el holocausto nazi, la satanización femenina, los mercados negreros, la violación sexual, las santas hogueras de la ídem  Inquisición, la sordera del poder y el capital, la idoneidad de las fábulas, las EPS y el salario mínimo en Colombia.

¿Qué intentaste decir León de Greiff con tus trujamanes de feria y gansos de capitolio sendamente aplicados a la actitud humana? Pues eso mismo, la deshumanización ataviada con  dos de sus más viles antifaces: el servilismo y la hipocresía.  

 

Gloria Cepeda Vargas

Sobre el autor

Gloria Cepeda Vargas

Gloria Cepeda Vargas

Reflexiones y poesías

Gloria María Cepeda Vargas es una poeta colombiana de reconocida trayectoria. Oriunda de Cali, ha vivido sus primeras -pero también sus últimas décadas- en Popayán, por lo que se le reconoce como una autora caucana. Es hermana del político Manuel Cepeda Vargas, líder de izquierda asesinado, padre del representante a la Cámara Iván Cepeda Castro. Ha recibido, entre otros, el Primer Premio y Medalla de Oro, Concurso Internacional de Poesía, Bruselas (Bélgica) 1993; Premio de Poesía "Jorge Isaacs", Cali, Colombia, 1995; y la mención Casa de las Américas, La Habana, Cuba (2000). Algunas de sus publicaciones: "Bajo la estrella" (Popayán, 1960), "Cantos de Agua y Viento" (Premio Jorge Isaacs, 1995); "Carta a Manuel" (Popayàn, 1995); "De la vida y el sueño" (Popayán, 2009); "Canta la noche" (Neiva, 2010).

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Folclore y construcción de identidad regional o nacional

Folclore y construcción de identidad regional o nacional

Nacidos en la Europa decimonónica, los saberes folclóricos fueron relacionados con la necesidad de edificar una identidad para la nac...

Por una cultura de la tolerancia

Por una cultura de la tolerancia

  La sociedad contemporánea debe estar fundada sobre una cultura de la tolerancia, el pluralismo ideológico y el respeto por la dif...

La democracia latinoamericana en el prisma de ilustres escritores

La democracia latinoamericana en el prisma de ilustres escritores

  El proceso de democratización en América Latina se llevó a cabo de un modo gradual y a lo largo de mucho tiempo. Tuvo lugar po...

¿Por qué leer a Frantz Fanon medio siglo después?

¿Por qué leer a Frantz Fanon medio siglo después?

  “Leer a Fanon hoy día se podría considerar como un acto revolucionario, sino el mayor de los actos contestatarios posibles, ya ...

El pensamiento complejo

El pensamiento complejo

  En torno a cómo justifica Edgar Morin la necesidad de un pensamiento complejo y el papel que juega la incertidumbre en la teoría ...

Lo más leído

Te equivocaste, Fabio

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Libros de cuentos para conocer África

José Luis Hernández | Literatura

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados