Pueblos

Un lumbalú para Fredman Arturo Herazo Padilla

Uriel Cassiani

18/01/2021 - 04:15

 

Un lumbalú para Fredman Arturo Herazo Padilla
El lider social y locutor Fredman Arturo Herazo Padilla / Foto: Alerta Caribe

 

En la Apartada, Córdoba, en el puente de San Jorge, en uno de esos pueblos olvidados que nos enteramos que existen por sucesos trágicos. Asesinaron a Fredman Arturo. Un cultor social y humano, un lingüista y literato, un ser que aprendió a mirar desde lo oculto con ojos compasivos al pueblo afro. Conocía a los afrodescendientes del país porque estudiaba sus realidades más sensibles. Hablante activo de la lengua palenquera, líder social, investigador y guía de turismo. Fredman tenía una voz potente que tomaba forma de trueno en esas presentaciones que, como locutor, hacía en el festival folclórico más longevo de Colombia: el Festival de Tambores y Expresiones Culturales de Palenque. Este último, al igual que toda la comunidad, ha declarado su hondo duelo y se apresta para darle el más profundo lumbalú a un hijo de la tierra.

A Fredman Arturo lo conocí en la infancia, cuando el Primer Pueblo Libre de América era todavía un lugar mágico, cuando su gente se amaba y el respeto era en sí mismo sacro. La última vez que lo vi me acompañó de presentador, junto a Manuel Pérez, en el lanzamiento de la novela Música para bandidos en la plaza de Palenque. Fredman Arturo era de niño tan inquieto como lo sería de adulto, por lo que defendía con pasión las manifestaciones culturales de Palenque y el pueblo afro.  Caminó en los distintos departamentos del Caribe hablando del legado ancestral palenquero y enseñando sobre su mundo mágico religiosa y la defensa de las comunidades negras, golpeadas desde hace siglos por los cuatro costados en la amarga patria. Fredman era pacífico hasta el fondo de la palabra, dicharachero, conversador, amigo. Conversaba con gracia única y no parecía existir la maldad en su corazón de niño; ingenuo a ratos, pero vehemente y digno cuando se trataba de salvaguardar el origen y los derechos.

La rebeldía propia de los hijos de Benkos lo acompañó seguramente en un país, que no ha aprendido a debatir a partir de las ideas, sino que sigue preponderando por la eliminación de ése que es, o piensa distinto. Nos acostumbramos a que las diferencias sustanciales se resuelvan con la muerte.

San Basilio de Palenque fue declarado en el año 2005 Patrimonio Oral e Inmaterial de la humanidad por la UNESCO. Esto lo traigo a cuento para decirles que, al asesinar a Fredman Arturo, no mataron a un individuo, mataron a una parte esencial de ese patrimonio. Seguro sus asesinos desconocían quién era para la comunidad y para muchas comunidades la persona que cobardemente ultimaron. En un país de ciudadanos indecentes, el crimen no se normaliza.

Vale preguntar si en Colombia existe la pena de muerte. La nuestra es una sociedad donde a la gente les duele más la derrota de la selección Colombia que el crimen de una niña o una persona. Es tonta y ridícula esa percepción del bienestar social cuando nos están devorando en vida desde hace mucho y no nos damos por enterado. Fredman Arturo Herazo Padilla. Suerte en la travesía, no temas en el sendero de lo desconocido, bien sabes que tus familiares muertos tomarán tu mano para ir cantando un lumbalú eterno hacia el mundo paralelo. Allá todos tenemos morada, cobija y comida. No olvides saludarme a los míos en ese lugar donde los árboles son frondosos, los frutos brillantes y el aire es puro. Aquí, en la otra orilla de la vida seguiremos la vieja lucha, y propongo que esa tarima donde te convertías en un jaguar. La bauticen con tu nombre, porque no mereces ser olvidado, y yo conozco la fragilidad de la memoria en nuestro tiempo.

 

Uriel Cassiani

Sobre el autor

Uriel Cassiani

Uriel Cassiani

Garras de leopardo

Poeta y escritor, gestor cultural, activista social y humano de las comunidades afros. Representante Legal de la Corporación Socio Cultural de Afrodescendientes Ataole, que agencia proyectos pedagógicos, culturales, artísticos y productivos en el Caribe Colombiano. Cofundador del Taller literario Mundo Alterno (2001), Integrante de los talleres de poesía Luis Carlos López (2001) y Siembra (2002).

En 2010 publicó Ceremonias para criaturas de Agua Dulce. En 2011 publicó el poemario Alguna vez fuimos árboles o pájaros o sombras. Editorial Pluma de Mompox. Entre sus trabajos inéditos están los libros: Dosis personal (Poesía) Música para bandidos (Novela) Las fugas probadas de la memoria (Cuentos). Un Brebaje para Orika (Novela).

@CassianiUriel

1 Comentarios


Miguel barrios 18-01-2021 08:53 AM

Excelente articulo Poeta de las Américas

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Culto a los difuntos e identidad

Culto a los difuntos e identidad

  En fechas anteriores al 31 de octubre, comercios, y residencias particulares de uno a otro extremo del continente americano, comien...

Esplendor y decadencia de los indígenas taironas

Esplendor y decadencia de los indígenas taironas

En un principio, los taironas habitaron en la Sierra Nevada de Santa Marta. Durante los siglos XI y XII de nuestra era descendieron y s...

Amado Villafaña: “En la Sierra Nevada está la esencia de la vida”

Amado Villafaña: “En la Sierra Nevada está la esencia de la vida”

En la visión de los pueblos indígenas residen grandes enseñanzas y grandes secretos. Filosofías y costumbres que invitan a concebir...

Se acuestan dos y amanecen tres

Se acuestan dos y amanecen tres

El cielo es una bóveda negra, unos pocos pincelazos azules se dejan ver. Abajo, el calor se mete por los poros, mientras los cuerpos...

Manos que tejen esperanza y tradición

Manos que tejen esperanza y tradición

Las manos laboriosas sujetan el tejido con los dedos medio, anular y meñique. Pulgar e índice de la mano derecha manipulan la aguja...

Lo más leído

Las capillas doctrineras: huellas de los tiempos coloniales

Paula Andrea Grisales Naranjo | Patrimonio

Una corta charla con Raúl Gómez Jattin

Wladimir Pino Sanjur  | Literatura

Alicias adoradas y olvidadas

Henry Vergara Sagbini | Opinión

Los trofeos del profesor Armenta

Álvaro Yaguna Nuñez | Opinión

Una raíz y dos piedras

Giancarlo Calderón Morón | Artes plásticas

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados