Tecnología

Stalkear: una obsesión nacida con las redes sociales

Redacción

23/09/2013 - 10:10

 

Observe minuciosamente su comportamiento en Twitter o Facebook. ¿Con frecuencia visita el perfil de un conocido, un amigo, un familiar o un pretendiente para revisar sus últimos comentarios o fotografías? Pues lo que está haciendo tiene un nombre: está stalkeando.

Como lo sugiere el glosario digital disponible en Internet, esta palabra deriva de una obsesión nacida con las redes sociales. La palabra “stalker” significa “acosador” y la acción de stalkear implica que una persona revisa las actividades, los comentarios y demás actualizaciones de una persona o de una marca. Es una actividad que, sin querer o por repetición, muchos realizan diariamente en las redes sociales.

La connotación no deja de ser peyorativa ya que, si analiza con profundidad, la palabra stalkear viene del inglés stalking (que a su vez significa “tipo intruso” o “perdedor” que sigue a otra persona con el fin de observar sus movimientos ver dónde vive o con quién se junta y qué hace de su vida).

El especialista en redes sociales y profesor mexicano en Informática, Luis Enrique Sánchez Díaz, afirma que el stalker tiende a encapricharse u obsesionarse con una persona por diversos motivos (admiración, rivalidad, celos, etc…) y sostiene incluso que el stalker tiende a enamorarse de la persona que stalkea.

Stalkear se ha convertido en ciertas redes sociales como un fenómeno de moda o una contra-cultura dentro de la red. En Facebook, por ejemplo, se encuentra gente que recomienda “cómo stalkear” o entregan “instrucciones para stalkear correctamente”.

Otros reivindican seriamente el derecho a stalkear –en grupos de Facebook que tienen como nombre “me caga que bloqueen sus fotos porque no puedo stalkear a gusto”– mientras que los más selectos defienden la idea que stalkear es un arte.

Evidentemente, stalkear con discreción y sin dejar huellas no se improvisa. Algunos enlaces de la web dan recomendaciones para no ser descubierto por el enamorado, la novia, o el amigo, y los consejos más básicos son tan obvios como “no dar me gusta en los comentarios o fotografías” etc…

Según Luis Enrique Sánchez, stalkear se convierte paulatinamente en una forma de acoso, porque el usuario se empecina en seguir de cerca a una persona sin darse cuenta de la frecuencia de sus seguimientos.

Las redes sociales tienen esa virtud de dar una sensación de gran privacidad y, por ese motivo, las personas tienden a actuar con total libertad sin ejercer el auto-control que mantendrían en la calle o en las relaciones habituales.

Se recomienda informar a los hermanos menores o hijos de la existencia de este tipo de conductas y ayudarles a identificar si están siendo víctimas de un stalker. Es importante que no acepten a cualquiera entre sus amistades.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El Iphone cumple siete años

El Iphone cumple siete años

Entre los productos tecnológicos de mayor impacto de los últimos años podemos citar sin lugar a dudas el iPhone de Apple. Hace exac...

Tips para crear una emisora de radio online

Tips para crear una emisora de radio online

Internet ha causado una revolución en numerosos sectores. Primero en la compra de billetes de avión, luego en el periodismo, el mundo...

Habitissimo, la App de confianza para trabajos en el hogar

Habitissimo, la App de confianza para trabajos en el hogar

Reunir todos los elementos que se requieren para la remodelación, construcción o mudanza de un lugar no siempre es tarea fácil ante ...

Ventajas de la compra online

Ventajas de la compra online

El comercio electrónico ha crecido un 24% desde 2013 en Colombia, según un reciente estudio publicado por la Cámara Colombiana de ...

¿Qué hacer con las redes sociales?

¿Qué hacer con las redes sociales?

  Con frecuencia los presidentes o CEO de compañías importantes e influyentes en el mundo de la tecnología y las comunicaciones,...

Lo más leído

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

Síguenos

facebook twitter youtube