Turismo

Tres lugares emblemáticos del Festival vallenato

Redacción

29/04/2020 - 05:15

 

Tres lugares emblemáticos del Festival vallenato
La plaza Alfonso López, el Parque de la Leyenda Vallenata, y el desfile de piloneras en la avenida Simón Bolívar

 

A lo largo de los más de cincuenta años de vida del Festival de la Leyenda Vallenata, algunos escenarios de la ciudad de Valledupar han ganado protagonismo hasta convertirse en verdaderos lugares míticos, con sus encuentros, anécdotas y recuerdos.

Este paseo que le ofrece PanoramaCultural.com.co le invita a viajar en la geografía, pero sobre todo en el tiempo (aquella dimensión que no depende únicamente de nosotros sino también de la memoria colectiva).

La Plaza Alfonso López es el epicentro por excelencia del festival. Desde los inicios en 1968 se disputaron en esta plaza los concursos de acordeoneros profesionales. Desde una tarima (que más tarde adoptaría su estructura permanente), se realizaron las finales más hermosas.

En esta plaza se consagró el primer Rey Vallenato, Alejo Durán, en 1968, frente al palo de mango, y al año siguiente lo hacía Nicolás “Colacho” Mendoza desatando la primera pedrada histórica del festival. Una parte importante del público expuso su descontento, prefería al otro gran favorito, Lisandro Meza –que desde entonces recibió el apodo de “Rey sin corona”, y siguió expresando su descontento o sus alegrías durante muchos años, porque la Plaza Alfonso López fue durante mucho tiempo sinónimo de fervor y pasión.

En el primer concurso de Rey de Reyes (en 1987), la plaza fue testigo de uno de los momentos más conmovedores, ya que, tras un cometer un error que pocas personas notaron, Alejo Durán decidió bajarse de la tarima y descalificarse, facilitando la victoria de Colacho Mendoza y abriendo la puerta a otra protesta popular. 

En la actualidad, se siguen organizando los concursos de acordeón profesional en la Plaza Alfonso López, pero las finales han sido trasladadas al Parque de la Leyenda Vallenata.

El Parque de la Leyenda es, desde el año 2004, el otro gran escenario del Festival de la Leyenda Vallenata. Su construcción en la cercanía del río Guatapurí fue consecuencia del crecimiento inevitable del evento, pero también la necesidad de adoptar otro modelo económico en el que se pudiera cobrar la entrada y organizar eventos de dimensión espectacular.

Ya desde el año 1995, la gestora cultural Consuelo Araujo –el alma del evento en aquel entonces- consideró que debía construirse este parque (porque la plaza Alfonso López se estaba quedando pequeña), pero sólo fue en el año 2000 que se colocó la primera piedra y el año siguiente fueron aprobados los primeros recursos para su construcción.

El Parque es hoy en día el lugar de las grandes celebraciones. Cada año se inaugura el evento con la llegada de las piloneras hasta el parque de la Leyenda Vallenata, y después de los discursos oficiales (en los que pueden intervenir el alcalde, el gobernador y hasta el presidente del país), se abre la celebración con grandes artistas invitados. Aquí se desarrollan las finales de los concursos de acordeón durante el festival.

Finalmente, la avenida Simón Bolívar es la gran arteria del sentimiento popular. Después de haberse organizado durante los primeros años en la carrera novena y parte del centro, la avenida Simón Bolívar (o carrera 19) fue escogida para este momento clave en la realización del festival.

Aquí se encuentra el pueblo con el pueblo al son del pilón. Aquí se baila y se premian a las comparsas que durante meses se preparan para esta ocasión. Además, en un espejismo que aglutina folclor y tradición, las comparsas pasan por el monumento Pedazo de acordeón y la Pilonera Mayor, otros grandes símbolos del folclor vallenato en Valledupar.

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El Viajero  en Valledupar, el recuerdo de otros tiempos

El Viajero en Valledupar, el recuerdo de otros tiempos

  Solo con sus pensamientos. El Viajero se halla en medio del Parque del mismo nombre a la espera de algo. Un bus o un taxi que no ll...

Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander

Ocaña, una ciudad de encanto en el Norte de Santander

Rebasando los límites del Cesar, a pocos kilómetros del municipio de Río de Oro, Ocaña nos recibe con una calidez típica del Norte...

9 países muy ricos que caben en tu barrio

9 países muy ricos que caben en tu barrio

No es una novedad que las riquezas del mundo están distribuidas de forma poco equitativa. Así es que en algunas zonas hay mucho diner...

El cerro de las Antenas y las vistas de Valledupar

El cerro de las Antenas y las vistas de Valledupar

Existe un lugar tranquilo y retirado para escrutar la ciudad de Valledupar. Más que un simple mirador, puede ser el motivo de una excu...

El cuartico: un viaje a la época en que Valledupar era un pueblito

El cuartico: un viaje a la época en que Valledupar era un pueblito

En el corazón del barrio San Joaquín, conocido por ser durante mucho tiempo el lugar de residencia del cantante Diomedes Díaz, “El...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Pesadillas de Gorgona

María Ruth Mosquera | Ocio y sociedad

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Vallenato: de palabra despectiva a denominación de origen

Joaquín Viloria De la Hoz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados