Turismo

Tres lugares emblemáticos del Festival vallenato

Redacción

29/04/2020 - 05:15

 

Tres lugares emblemáticos del Festival vallenato
La plaza Alfonso López, el Parque de la Leyenda Vallenata, y el desfile de piloneras en la avenida Simón Bolívar

 

A lo largo de los más de cincuenta años de vida del Festival de la Leyenda Vallenata, algunos escenarios de la ciudad de Valledupar han ganado protagonismo hasta convertirse en verdaderos lugares míticos, con sus encuentros, anécdotas y recuerdos.

Este paseo que le ofrece PanoramaCultural.com.co le invita a viajar en la geografía, pero sobre todo en el tiempo (aquella dimensión que no depende únicamente de nosotros sino también de la memoria colectiva).

La Plaza Alfonso López es el epicentro por excelencia del festival. Desde los inicios en 1968 se disputaron en esta plaza los concursos de acordeoneros profesionales. Desde una tarima (que más tarde adoptaría su estructura permanente), se realizaron las finales más hermosas.

En esta plaza se consagró el primer Rey Vallenato, Alejo Durán, en 1968, frente al palo de mango, y al año siguiente lo hacía Nicolás “Colacho” Mendoza desatando la primera pedrada histórica del festival. Una parte importante del público expuso su descontento, prefería al otro gran favorito, Lisandro Meza –que desde entonces recibió el apodo de “Rey sin corona”, y siguió expresando su descontento o sus alegrías durante muchos años, porque la Plaza Alfonso López fue durante mucho tiempo sinónimo de fervor y pasión.

En el primer concurso de Rey de Reyes (en 1987), la plaza fue testigo de uno de los momentos más conmovedores, ya que, tras un cometer un error que pocas personas notaron, Alejo Durán decidió bajarse de la tarima y descalificarse, facilitando la victoria de Colacho Mendoza y abriendo la puerta a otra protesta popular. 

En la actualidad, se siguen organizando los concursos de acordeón profesional en la Plaza Alfonso López, pero las finales han sido trasladadas al Parque de la Leyenda Vallenata.

El Parque de la Leyenda es, desde el año 2004, el otro gran escenario del Festival de la Leyenda Vallenata. Su construcción en la cercanía del río Guatapurí fue consecuencia del crecimiento inevitable del evento, pero también la necesidad de adoptar otro modelo económico en el que se pudiera cobrar la entrada y organizar eventos de dimensión espectacular.

Ya desde el año 1995, la gestora cultural Consuelo Araujo –el alma del evento en aquel entonces- consideró que debía construirse este parque (porque la plaza Alfonso López se estaba quedando pequeña), pero sólo fue en el año 2000 que se colocó la primera piedra y el año siguiente fueron aprobados los primeros recursos para su construcción.

El Parque es hoy en día el lugar de las grandes celebraciones. Cada año se inaugura el evento con la llegada de las piloneras hasta el parque de la Leyenda Vallenata, y después de los discursos oficiales (en los que pueden intervenir el alcalde, el gobernador y hasta el presidente del país), se abre la celebración con grandes artistas invitados. Aquí se desarrollan las finales de los concursos de acordeón durante el festival.

Finalmente, la avenida Simón Bolívar es la gran arteria del sentimiento popular. Después de haberse organizado durante los primeros años en la carrera novena y parte del centro, la avenida Simón Bolívar (o carrera 19) fue escogida para este momento clave en la realización del festival.

Aquí se encuentra el pueblo con el pueblo al son del pilón. Aquí se baila y se premian a las comparsas que durante meses se preparan para esta ocasión. Además, en un espejismo que aglutina folclor y tradición, las comparsas pasan por el monumento Pedazo de acordeón y la Pilonera Mayor, otros grandes símbolos del folclor vallenato en Valledupar.

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Consejos para viajeros colombianos: cómo cambiar divisas en España cómodamente

Consejos para viajeros colombianos: cómo cambiar divisas en España cómodamente

  Un viaje al otro lado del Atlántico no se improvisa. Pisar el suelo español, aunque tiene la comodidad del idioma, y aunque sea p...

Cucambas, diablos y negros danzan en Atánquez

Cucambas, diablos y negros danzan en Atánquez

Atánquez es un pueblo de arquitectura colonial, con callecitas empinadas, de piedra, que se abren paso entre los cerros surorientale...

Río de Oro, un edén en los confines del Cesar

Río de Oro, un edén en los confines del Cesar

  El departamento del Cesar (Colombia) es una tierra de contrastes que alberga en su zona más septentrional un paraíso de tranqui...

5 consejos para viajar desconectados

5 consejos para viajar desconectados

Nos hemos acostumbrado a meter en nuestras maletas todo tipo de aparatos tecnológicos que nos acompañan en nuestros viajes. El “Al...

Pueblo Bello, un municipio con carácter arhuaco

Pueblo Bello, un municipio con carácter arhuaco

Enclavado en las alturas de la Sierra Nevada, el municipio de Pueblo Bello, en el departamento del Cesar, brinda un rostro inusual y au...

Lo más leído

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

La chicha: historia de una bebida americana

José Luis Hernández | Historia

Los cuentos, esas pequeñas grandes historias

Almudena Gonsálvez López | Literatura

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Viajar con Yamith

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Derechos humanos vs Barbarie

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados