Pueblos

12 de octubre: Día de la Resistencia Indígena

Antonio Ureña García

11/10/2019 - 05:15

 

12 de octubre: Día de la Resistencia Indígena

 

En nuestro artículo publicado recientemente en esta columna, bajo el título “Estereotipos e Identidades, reflexionábamos sobre la exclusión sufrida por la mujer latinoamericana de origen indígena o afrodescendiente. En esta línea, analizábamos el caso de la actriz mexicana Yalitza Aparicio y los ataques sufridos por su etnicidad, lo cual pone de manifiesto el sustrato racista y clasista que pervive en la región; una región que, en tiempos de la conquista, intentó ser dominada por una minoría invasora blanca y en tiempos de la colonia y la posterior Independencia, por una minoría criolla. Los más de dos siglos de independencia no han cambiado el color de la piel de la minoría dominante, cuyos orígenes no hay que buscarlos en el propio subcontinente si no en alguno de los barcos que, cargados de inmigrantes europeos, arribaron a los diferentes países en busca de una mejor vida.

Desde los primeros tiempos de la Independencia, el colectivo indígena es un “estorbo” para los proyectos nacionales. En algunos países, y con el supuesto objetivo de incorporar al indio como hombre libre, fueron revocadas las leyes españolas que protegían la propiedad de la tierra por parte de las comunidades aborígenes, considerándolas como baldías. Es el caso de Venezuela, por citar un ejemplo, si bien este proceder se repite a lo largo de la región. Con objeto de obtener fondos para la construcción de la nueva patria, estas tierras se pusieron en venta; las cuales, sus legítimos dueños no pudieron comprar, viéndose obligados, en el mejor de los casos a trabajar como asalariados en sus propios territorios.

Con diversos formatos según los diferentes países, la política indigenista delegaba en misiones religiosas la incorporación progresiva de estos colectivos aborígenes a la vida de la Nación. Dicho proceder reflejaba una visión del indígena -en palabras de Esteban Emilio Mosonyi (Identidad nacional y culturas populares, 1992)- como “un menor de edad al que culturizar”. Se trataba de integrar al indio, no con una perspectiva de comunidad, si no como individuo aislado; esto es: como mano de obra barata, finalmente.

Aquellos abusos; aquel despojo de la tierra a sus auténticos propietarios, continúa en la actualidad. Recordemos en este punto la tensión permanente entre la empresa italiana Benetton, que ha “comprado” una extensión que supera las 900.000 hectáreas en la Patagonia argentina y los Mapuches reclaman como suya. La Constitución argentina permite la reclamación de tierras por los pueblos originarios, pero aquel derecho es sistemáticamente rechazado por Benetton y el propio Estado. Sin embargo, la resistencia indígena continúa.

Recientemente, el filósofo, lingüista, politólogo y experto en muchas otras ramas del saber, Noam Chomsky,  ha resaltado el rol de los pueblos indígenas en la resistencia frente a los desastres ambientales que asolan el planeta. Mediante planes de manejo de sus recursos naturales y, sobre todo, a través de la defensa de su territorio, son estas comunidades las que combaten a las empresas extranjeras que extraen y vacían sus suelos de los recursos naturales: minerales, agua, tierras…

En este sentido, nos recuerda que los incendios en la Amazonia -en su opinión: un delito de lesa humanidad- tienen su origen la deforestación ilegal con objeto de generar pastos y producir soja transgénica destinada a satisfacer las demandas de la ganadería industrial. Recordemos que el 90% de la soja producida en el mundo tiene esta finalidad; recordemos también que Brasil es su primer productor mundial y recordemos por último que la guerra comercial entre China y EEUU ha disparado la demanda por parte del gigante asiático de soja brasileña, al limitar sus importaciones del país norteamericano. El silogismo es evidente. Si con ello no bastara, la Fiscalía General de Brasil está investigando sobre el denominado “Día del Fuego”: un evento con fecha de 10 de agosto organizado por productores rurales, sindicalistas, usurpadores de tierras públicas, y comerciantes, con el objetivo de arrasar parte de la selva y plantar pasto, y de esta manera mostrar al Presidente Bolsonaro su interés por cultivar en áreas con elevada protección ambiental.

Mientras las poblaciones indígenas protegen el territorio y con ello su riqueza ecológica y ambiental, quienes alzan la bandera del supuesto desarrollo -empresas y políticos a su servicio- lo asolan. No es casualidad que, encabezando la marcha contra la crisis climática del pasado 28 de septiembre en Nueva York, junto a la adolescente sueca Greta Thunberg, aparecieran otras líderes indígenas para reclamar que la humanidad se una en la defensa del planeta.

La presencia de estas representantes de sus comunidades y en general de todas las comunidades indígenas de la Región es una prueba más que la lucha sorda de estos pueblos ahora comienza a ser escuchada así como sus representantes visibilizados y tenidos en cuenta. Milka Castro Lucic, en un artículo publicado por Panorama Cultural, señala: en respuesta al paradigma globalizador y homogeneizante, se ha comenzado a valorar la heterogeneidad, la diversidad, la complejidad ambiental, y el entrecruzamiento de saberes. Los pueblos indígenas han comenzado a recibir un creciente respaldo de parte de organismos internacionales dedicados a la protección del medio ambiente, la alimentación, la salud.

Si en otras ocasiones, y con motivo de la misma fecha, hemos proclamado que no hay nada que celebrar, el presente año cambiamos el discurso y tomamos este día como ocasión para conmemorar y difundir la actividad de las comunidades indígenas a favor de la conservación del medio y su lucha en favor del mismo. El estudio realizado por el ICTA-UAB (Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona) resalta el importante papel de los pueblos indígenas y las comunidades locales. Dado su gran interés en restaurar los ecosistemas de los que se benefician directamente y su conocimiento íntimo de sus tierras, recursos y las dinámicas que los afectan, los posiciona como elementos clave en el logro de los objetivos de los proyectos de restauración ecológica.

Esta lucha a favor del medio, de la que se beneficia toda la humanidad, no ha sido gratuita, pues, como dice el citado Noan Chomski, “Latinoamérica es el lugar más peligroso para ser un activista medioambiental.” Vaya desde estas páginas, además de la condena más firme a esos asesinatos, nuestro reconocimiento y agradecimiento más sinceros por esta resistencia y esta  lucha.

No podemos cerrar este artículo sin hacer referencia a resistencia indígena que está teniendo lugar en estos momentos. Nos referimos a la marcha sobre Quito de miles de indígenas en Ecuador movilizados por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) y la toma de la Asamblea Nacional en protesta por las reformas del presidente ecuatoriano, Lenín Rodríguez, que incluyen la anulación del subsidio a las gasolinas. Si bien fueron expulsados de la misma por las fuerzas del orden, las protestas continúan a la hora de escribir estas líneas, contabilizándose varios muertos: entre ellos el dirigente de CONAIE de Cotopaxi; organización que ha pedido al Ejército que retire su apoyo a Moreno, mientras otro sector de la misma ha entablado un diálogo con el mandatario.

La participación de los indígenas tanto en la defensa del planeta, como en las protestas contra unas medidas austericidas que atentan contra la calidad de vida millones de ciudadanos y ciudadanas, justifica sobremanera que una fecha celebrada en todos y cada uno de los países de la región sea dedicada a su resistencia.  

 

Dr. Antonio Ureña

Sobre el autor

Antonio Ureña García

Antonio Ureña García

Contrapunteo cultural

Antonio Ureña García (Madrid, España). Doctor (PHD) en Filosofía y Ciencias de la Educación; Licenciado en Historia y Profesor de Música. Como Investigador en Ciencias Sociales es especialista en Latinoamérica, región donde ha realizado diversos trabajos de investigación así como actividades de Cooperación para el Desarrollo, siendo distinguido por este motivo con la Orden General José Antonio Páez en su Primera Categoría (Venezuela). En su columna “Contrapunteo Cultural” persigue hacer una reflexión sobre la cultura y la sociedad latinoamericanas desde una perspectiva antropológica.

1 Comentarios


Rosalba González 12-10-2019 10:56 AM

En efecto Antonio, no hay no hay nada que celebrar. En América no hay ser más discriminado que el Indio o Indígena. Va nuestro reconocimiento a esos indígenas que se parten el lomo en el campo para llevar algo de pan a sus casas. Felicidades por este gean artículo.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Música de chicote, la herencia del pueblo Kankuamo que se resiste a desaparecer

Música de chicote, la herencia del pueblo Kankuamo que se resiste a desaparecer

Durante uno de los tantos viajes que ha realizado Benito Antonio ‘Toño’ Villazón por el territorio colombiano con su grupo de m...

La guerra de los defensores y la destrucción de los invasores (1)

La guerra de los defensores y la destrucción de los invasores (1)

Mientras el mundo se recuperaba del mayor crimen mundial del que la humanidad tiene registro hasta la fecha “la bomba atómica”, ma...

Manos que tejen esperanza y tradición

Manos que tejen esperanza y tradición

Las manos laboriosas sujetan el tejido con los dedos medio, anular y meñique. Pulgar e índice de la mano derecha manipulan la aguja...

Se acuestan dos y amanecen tres

Se acuestan dos y amanecen tres

El cielo es una bóveda negra, unos pocos pincelazos azules se dejan ver. Abajo, el calor se mete por los poros, mientras los cuerpos...

Latinoamérica: ¿identidad real o imaginario colectivo?

Latinoamérica: ¿identidad real o imaginario colectivo?

Cuando hablamos de Latinoamérica nos estamos refiriendo a un espacio de más de 20 millones de Kilómetros cuadrados  -América Latin...

Lo más leído

Los colores de la bandera de Colombia

Alberto Cajal | Patrimonio

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Pacho Cabeza

Diógenes Armando Pino Ávila | Ocio y sociedad

Mi bisabuelo el campesino

Alex Gutiérrez Navarro | Literatura

Julio Cortázar: encuentro en Caracas

Gabriel Jiménez Emán  | Literatura

Manteca, de Mongo-Chano-Dizzy: un gran capítulo del Latin Jazz

Gustavo R. Cogollo Bernal | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados