Muchas personas sienten que no son capaces de comportarse de forma “correcta” o “adecuada” en situaciones públicas, por lo que optan por aislarse completamente de grupos sociales y prácticamente no tienen contacto con otros individuos, más allá de su entorno familiar directo. Utilizan frases como éstas: “Evito salir, rechazo invitaciones y siempre tengo una excusa perfecta para quedarme en casa”.

Les cuento el caso de una paciente: Sandra de 43 años empezó a sentir miedo a salir porque temía que le robaran, pensó tanto en esto que cuando fue a terapia psicológica tenía un año sin salir. Prefería quedarse en casa para que los otros no pensaran algo malo de ella.

La fobia social se produce cuando la persona piensa que podría suceder algo muy desagradable en una situación social, que las consecuencias de este hecho serían terribles e irreversibles y en la mayoría de los casos está relacionada con la pérdida de imagen o rechazo de los otros. Es un miedo intenso a ser observado y juzgado negativamente por los demás. No se trata solamente de inhibición frente a los demás -como es el caso con la timidez-, sino de un temor tan intenso que provoca un gran malestar y en algunos casos lleva a las personas a evitar dichas situaciones.

Las personas que la padecen se preocupan demasiado o se estremecen ante la presencia de los demás. Padecen de un tipo de “paranoia”, que les hace sentir que todos están pendientes de ellos y de sus errores, por lo que les da miedo hablar, hacer un trabajo, ir al banco o hasta a un baño público.

La fobia social a menudo está acompañada por baja autoestima y miedo a las críticas. El contacto visual directo puede ser particularmente estresante en algunos momentos. Los síntomas físicos que pueden presentarse al principio son rubor, palpitaciones, temblores, sudoración, náuseas, tensión muscular, sequedad de boca, dolor de cabeza o urgencia para orinar.

A menudo las personas que tienen fobia social centran sus pensamientos e inseguridades en sí mismos, así lo ratifican algunos estudios científicos en los que se evaluaron a personas con este trastorno, descubrieron que en una reunión social ellos no recordaban detalles del lugar porque han estado totalmente concentrados en sus pensamientos y no han prestado atención al entorno o personas que les rodean.

Si tienes un familiar con fobia social es importante que entiendas que esa persona está sufriendo mucho y no quiere estar así, acompáñalo en la consecución de los siguientes comportamientos para que, poco a poco, se enfrente al miedo y pueda reactivar su vida. Recuerda, la repetición es la base del aprendizaje, ten paciencia y sé muy disciplinado con la práctica de estos ejercicios:

Toma la decisión de combatir el miedo ahora mismo. En la medida que sigas teniendo miedo y no decidas trabajarlo, vas a sentir más inseguridad en otras situaciones. Recuerda que el miedo aumenta en la medida que pasen los días, meses y años. El miedo tiene la característica de crecer y expandirse mientras se multiplican las situaciones.

Un dialogo interno positivo. ¡Deja atrás esa dura autocrítica! Vales tanto como los demás: es hora de que también te des cuenta de eso. Existe algo así como la ley de la atracción y si en tu mente está la frase: “Me voy a caer en la mitad de la reunión”, no lo dudes, te caerás. Lo que necesitas son instrucciones positivas: “La voy a pasar muy bien” o “Me divertiré”.

Comparte con tus seres queridos lo que estás sintiendo para que te puedan ayudar. No se trata de salir a gritarle a todo el mundo que se tiene fobia social. Se trata de acercarse a algunas personas del entorno y explicarles exactamente de qué se trata el problema. Posteriormente estas personas se convierten en nuestra red de apoyo y en quienes podemos acudir para ayuda. De otra manera, la soledad, el aislamiento y la falta de apoyo dificultan aún más el problema.

Evita predecir el futuro: “Nunca volveré a salir”, “no podré tener una vida normal”, “esto es el fin de mi vida”… Es como si pudieras leer el pasado pero pensando en todo lo negativo que te puede pasar y olvidando los planes que tienes para tu vida. El presente es lo único real que tienes.

Paso a paso. Proponte metas diarias, ¡Sólo por hoy! Haz una lista de las situaciones que te generan mayor tensión y anda afrontándolas de a poco, de menor a mayor. Si te tomas las cosas con calma y caminas con pasos cortitos pero firmes, nada va a detenerte.

Un buen truco. Cuando estés a punto de enfrentar una situación estresante, realiza el siguiente ejercicio: actúa como si NO fueras tímido, como si fueras un actor que interpreta un rol de teatro: extrovertido, divertido y responsable. Puede parecer difícil, pero esta técnica hará que te animes más. Poco a poco, la actuación se irá naturalizando, y todos esos dones sociales se irán incorporando en tu propia vida.

No intentes no tener miedo. En la medida en que luches contra el miedo este tomará más fuerza. Olvida el miedo centrándote en lo que es realmente importante para ti y día a día notaras cambios significativos en tu vida.

¡Buen Viento y Buena Mar!

 

Maira Ropero

@MairaRopero

Bien estar
Maira Ropero

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

[Leer columna]

Artículos relacionados

La frustración paraliza y aleja de las metas
La frustración paraliza y aleja de las metas
La frustración es un sentimiento negativo provocado por el deseo de hacer algo o...
La Recreovía, un espacio para la salud y el bienestar en Valledupar
La Recreovía, un espacio para la salud y el bienestar en Valledupar
Tras más de cuatro años, Valledupar volvió a convertir una de sus avenidas en un lugar...
Los celos me están matando
Los celos me están matando
“Siento que confío en mi novio, siento que me quiere, pero permanentemente me estoy...
¿Cómo y por qué se manifiesta un estado de ansiedad?
¿Cómo y por qué se manifiesta un estado de ansiedad?
Si de manera frecuente aparecen palpitaciones, opresión en el pecho, dificultad para...
Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento
Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento
Si vas caminando por la calle y un indigente te insulta, te gripa y te dice cinco...
.::Afrodescendencia e historia de Colombia::.
.::¿Qué es la Sierra Nevada de Santa Marta?::.