Cartagena de Indias encantó al periodista Carlos Alberto Montaner cuando la conoció el año pasado, porque su arquitectura y su gente lo transportaron a La Habana, ciudad que él no ha vuelto a ver desde que salió de Cuba hace medio siglo.

A otros les llama la atención encontrarse con un destino a la orilla del mar, con sus callecitas empedradas, casonas de balcones, historias de piratas y murallas del siglo XVIII que evocan su pasado colonial.

Cartagena también es el lugar para quienes sueñan con verse frente a un plato con un pescado frito y patacones (tostones), una langosta, una cazuela de mariscos o un sancocho de pescado acompañado de arroz con coco.

Si usted es de los que disfruta un buen cebiche de ostras, o cóctel de camarón o de langostino preparado con cebolla picada y otros ingredientes que le dan sabor, tiene dos opciones. La Ostrería Sincelejo, un negocio familiar de muchos años, al pie del edificio de la Caja Agraria, a una cuadra de la Torre del Reloj; y si está en Bocagrande puede buscar un quiosco frente al Hotel Cartagena. Los dulces y manjares de sobremesa lo esperan en un costado de la Plaza de la Aduana.

Para los amantes de la tranquilidad y la naturaleza existen opciones y una de ellas es Manzanillo del mar, ubicado a 15 minutos de Cartagena por la vía a Barranquilla.

Es una ensenada de playa enmarcada por dos morros a cada lado, palmeras, manglares y el sonido del mar.

En pocos años, un pueblito de pescadores de 2,000 habitantes se transformó en alternativa turística con proyectos hoteleros y conjuntos residenciales de lujo con un campo de golf diseñado por Jack Nicklaus.

Llegar allí es como pisar suelo en una reserva natural entre vientos, cocoteros y el ambiente marino.

“Éste es un refugio de paz y sosiego para relajarse”, asegura Mauricio Martínez, presidente de Karmairi Hotel Spa, un resort de 14 habitaciones, mezcla de matamba y techos de paja levantados por artesanos monterianos, que siguen el estilo de la isla de Bali.

“Hemos hecho un restaurante, Azul, para comer bien, es un lugar para inspirar los sentidos”, dice.

Al hablar de la buena mesa los nativos también ponderan la buena cocina de su pueblo. “Tenemos fama de preparar los mejores mariscos, pescados y arroz con coco”, dijo Manuel Castillo, camarero del hotel.

A la hora del desayuno Cesar Mora, reconocido actor de la televisión colombiana saboreaba arepa de huevo, un exquisito manjar de la cocina típica cartagenera.

Todo forma parte del empuje turístico y los emprendimientos que ha tenido Cartagena en los últimos años, un boom que ha disparado el mercado de las inversiones inmobiliarias y el valor de la propiedad. Decidimos expandirnos a 154 habitaciones con el mismo concepto de tranquilidad para parejas, expresó Maria Carolina Orozco, del Hotel Kalamari.

Los atardeceres en Manzanillo también tienen colorido romántico.

 

Enrique Córdoba

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Viajes
Enrique Córdoba

Enrique Córdoba es periodista, ex-diplomático y escritor colombiano. Cumple 50 años de trajinar por 117 países del mundo, 25 de ellos informando -en vivo y en directo- a su fiel audiencia de “Cita con Caracol”, su programa de radio que, desde Miami, cubre el Sur de la Florida. Como autor ha dejado huella de sus experiencias y aventuras en cuatro libros de crónica: “Cien voces de América”, “Mi pueblo, el mundo y yo”, “Te espero en la frontera” y “El Marco Polo de Lorica”.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Hostales: una forma diferente de viajar a Valledupar
Hostales: una forma diferente de viajar a Valledupar
Viajar es también querer experimentar algo nuevo. Sentirse cercano a la cultura local....
La chíchamaya, un monumento que rinde homenaje al pueblo guajiro
La chíchamaya, un monumento que rinde homenaje al pueblo guajiro
  Dentro de la veintena de monumentos de la ciudad de Valledupar, hay uno que pasa...
Beto Murgas: “El Museo del Acordeón tiene muchos atractivos”
Beto Murgas: “El Museo del Acordeón tiene muchos atractivos”
En los últimos días del Festival Vallenato 2013, el museo del acordeón dio sus...
Badillo fue testigo de que la custodia nunca se perdió
Badillo fue testigo de que la custodia nunca se perdió
El forastero regresó a Badillo, halado por el indescifrable encanto que encuentra en...
Manaure, un destino precioso y naturalmente rico
Manaure, un destino precioso y naturalmente rico
A pocos kilómetros de Valledupar, el pueblito de Manaure y su entorno representan un...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.