Varias obras de Marie-Guillemine Benoist

 

En el arte hay formas groseras de expresar el racismo, como Hugo Wast en su novela El Kahal-Oro; otra, menos grosera pero visible: Shylock, en el Mercader de Venecia, de Shakespeare, o Fagin, en Oliver Twist, de Dickens.

Pero hay una manera sutil de expresarlo. Casi imperceptible. Como si fuera natural. Incluso, el que lo expresa puede considerarse a sí mismo en nada racista. Y otros, que lo ven, no encontrar nada de malo.

Esta forma de racismo es casi imperceptible porque yace en el fondo de los hombres, en su formación cultural que les hace creer que es “normal” lo que no lo es. El caso que muestro es el de una obra maestra. Sin duda que lo es. Pero no es la perfección de la pintura lo que debe mirarse sino lo que la pintora reflejó, seguramente, sin mala intención. Simplemente, como a todos, le pareció “normal”. ¿Por qué no lo sería?

Marie-Guillemine Benoist es la pintora, una muy buena. Pintó unos cuantos retratos entre la última década del siglo 18 y las dos primeras décadas del 19. Una época difícil para que las mujeres se expresaran libremente en arte. Ella lo hizo y fue bien aceptada en el Salón de París de 1800 con un cuadro muy particular, hoy ubicado en el Louvre. No es necesario decir que, en la misma época, pintó retratos de varias mujeres: muchas de ellas eran mujeres de la aristocracia, nobleza o burguesía (con nombres y apellidos), y una de ellas fue una mujer negra (sin identidad reconocible.). Presten atención a los títulos de cada obra.

Es una pena que nunca pintara “Retrato de una blanca”, con una mujer sentada y con las tetas al aire. Olimpia o la mujer desnuda en el Almuerzo en la hierba, de Manet, no hubieran sido tan escandalosos sesenta años después. Y este cuadro, considerado una muestra de la emancipación de la mujer y una alegoría sobre la abolición de la esclavitud en Francia sería eso y no lo que es: “el retrato de una negra”.

 

Juan Carlos Boveri 

Pintor y escritor 

Artículos relacionados

Marianne Sagbini o el arte que aúna las tradiciones ancestrales
Marianne Sagbini o el arte que aúna las tradiciones ancestrales
La cotidianidad y el costumbrismo son piezas claves para describir el proceso...
Conversaciones con el artista José Anibal Moya
Conversaciones con el artista José Anibal Moya
En su taller del barrio Dangond, el artista plástico José Anibal Moya vuelve a...
Una exposición plástica exquisita y un cadáver
Una exposición plástica exquisita y un cadáver
  ‘Indagaciones de un cadáver exquisito’ es el nombre que distingue la exposición...
“Sin prejuicios o con prejuicios, como sea, pero que exista el Arte en Valledupar”
“Sin prejuicios o con prejuicios, como sea, pero que exista el Arte en Valledupar”
  En el edificio Dangond, en pleno barrio del Novalito en Valledupar, el arte se ha...
La Mona Lisa y la historia del robo silencioso más sonado
La Mona Lisa y la historia del robo silencioso más sonado
La Gioconda (o Mona Lisa) es un óleo sobre tabla de álamo de 77 x 53 cm, pintado...
.::Diomedes Díaz - Esta voz es para siempre::.
.::Diomedes Díaz hablaba a su manera::.