Ocio y sociedad

Las Panteras Prietas, palenqueras que hacen historia con los pies

María Ruth Mosquera

11/05/2018 - 07:20

 

Las Panteras prietas de Palenque / Foto: Akin Bongani.

 

Después de muchas horas de entrenamiento, de goles, gambetas y caídas, el sueño se hace realidad, y con él la historia deportiva de Palenque se divide en un antes y un después. Y ellas, Las Panteras Prietas, quedarán inscritas en los registros como las protagonistas de un anhelo que no se escribe con tinta ni con las manos, sino con el corazón y los pies: Por primera vez esta comunidad negra tiene un equipo de fútbol participando en un torneo departamental organizado por la liga de esta disciplina deportiva en Bolívar. ¡Y el equipo es femenino!

La hazaña no es pequeña si se tiene en cuenta que en los más de trescientos veinte años que tiene de fundado Palenque de San Basilio[i] como primera comunidad africana libre de América, ningún equipo, ni siquiera de fútbol masculino, había logrado escalar a un torneo departamental, pese al talento infinito que allí nace y crece.

Esto hace muy felices a las Panteras Prietas, pero más feliz aún está Akin Bongani, el mentor de todo, un hombre que desafiando las limitaciones tiempo, lugar y circunstancias, le apostó a la consolidación de un equipo de fútbol femenino, para abrir chance a las muchas niñas y jóvenes que les tocaba mirar los partidos desde la orilla, sin poder participar porque su condición de mujeres era un impedimento para ello y cuando ya pidieron jugarlo no pasaban de ser mujeres jugando en equipos de hombres. Entonces Akin abrió el camino por el que hoy están transitando un montón de muchachas palenqueras que pueden anotar el deporte de su preferencia como un anhelo alcanzado.

Todo comenzó con ese reto inicial. A Akin se le ocurrió subir a las redes sociales una foto de su equipo de futbol para convocar a algún equipo que quisiera jugar con ellos. Era un equipo casi masculino, pues entre sus miembros había una única mujer, Angie Valdés, una chica que amaba este deporte y la única forma de practicarlo era hacer parte del equipo masculino. La respuesta no se hizo esperar. Un equipo respondió con disposición para el encuentro futbolero, con la dificultad que en ese equipo había más mujeres y mucho mayores que Angie, que no superaba los nueve años.

“Así no podíamos jugar. Esa persona me dijo “en Palenque tiene que haber más niñas. Búsquelas y cree el equipo. Y así empecé”. Se dio a la tarea de consolidar un grupo y ponerse al frente de él. De eso hace ya siete años, casi noventa meses de sudor, luchas y afugias que no han logrado menguar las ganas de este líder y sus pupilas para seguir adelante, escribiendo una historia bonita para el pueblo que es símbolo de libertad.

Hace un poco más de un año lograron constituirse jurídicamente como Escuela de Fútbol Femenino Panteras Prietas de Palenque, reconocida por la Liga de Fútbol de Bolívar; un equipo del que hacen parte unas cuarenta chicas con edades entre los 14 y los 21 años.

Un proyecto multipropósito es esta escuela de fútbol, pues más allá de conectar a las muchachas con sus aptitudes deportivas, Akin siente que le está aportando a la construcción de proyectos de vida, de cultura deportiva, “y a romper el estigma de que las mujeres no pueden jugar futbol, que el fútbol es un deporte para hombres. Apostarle a darle un espacio a la población femenina de que sí se puede, que son capaces y que hay que luchar por materializar las cosas que anhelamos”, dice.

También destaca como propósito, “resaltar el pueblo negro y es de ahí de donde surge el nombre de las Panteras Prietas, como una alusión a las Panteras Negras, resaltando la labor de ese movimiento afro en Estados Unidos, donde estuvo Ángela Davis, Martin Luther King y otros que lucharon por defender el derecho de la mujer negra en América”.

Los objetivos y el impacto social son enormes, pero no lo son las condiciones que tienen hoy, ya que -por ejemplo- cuando llueve en la mañana no pueden entrenar ni en la tarde debido a que las únicas dos canchas que existen en el pueblo son cubiertas por una capa fangosa sobre la cual es imposible andar.  Y cuando no hay lluvias, estos escenarios deportivos toca compartirlos con otros equipos deportivos locales.

“No va a ser fácil. Hace dos años nos propusimos el sueño y hasta ahora lo pudimos conseguir, pero ahora es una incertidumbre porque toca viajar todos los fines de semana a Cartagena, pero no hay financiación estable. Hemos pedido a la Liga que nos programe cada quince días para ver si se facilita el transporte, explica Akin y añade que han recibido el apoyo de los padres de familia que asumen costos de sostenimiento y de la comunidad palenquera, que les compran boletas cuando hacen rifas, pero es insuficiente. El cuerpo técnico trabaja por amor al arte, pues no recibe retribución distinta a la gratificación por el deber cumplido, por aportar a la formación de su comunidad, “para que los niños no estén sin hacer nada y buscar explotar el talento deportivo del pueblo. Nos duele que nuestros muchachos estén en la calle, exponiéndose a tantas cosas negativas que hay hoy en día”.

Akin Bogani Han hecho algunas gestiones aspirando a lograr algún tipo de recursos de la Alcaldía de Malagana y la Gobernación de Bolívar, pero aún no hay una respuesta positiva y el primer partido es este domingo 13 de abril. Akin ha recurrido a las redes sociales para convocar a personas altruistas que deseen apoyar esta iniciativa deportiva, para que este sueño no se trunque por falta de las posibilidades para trasladarse de Palenque a Cartagena a jugar los partidos. Aun no se ha reportado nadie, pero él, las Panteras Prietas, el cuerpo técnico, hinchas y familiares mantienen la esperanza para que las ayudas lleguen y no se vaya de las manos este logro histórico para Palenque.

De paso, este logro sirve para visibilizar el gran talento que existe en el pueblo, inscrito por la Unesco como Espacio Cultural Inmaterial de la Humanidad, en el año 2008, donde se destacan jóvenes en el boxeo, que es el deporte insignia de la comunidad; se está levantando un grupo de jóvenes en basquetbol, algo de atletismo, entre otros que se suman al fútbol en rama masculina y femenina.

La falta de recursos y oportunidades para conseguirlos es algo que preocupa a los líderes de Palenque porque existe mucha riqueza cultural y se está trabajando duro para mantenerla, “pero las personas no tienen un buen vivir, la gente se ve en la necesidad de emigrar; los jóvenes se van porque les toca, no porque se quieran ir”, explica Akin y lamenta que al salir de su comunidad los jóvenes truncan los procesos de aprehensión de su cultura, como el aprendizaje de la lengua que mantienen en lo local.

De Faider Alejandro a Akin Bongani

Más allá de un líder deportivo, folclórico, cultural, Akin Bongani es un guía comunitario que dedica su tiempo a rescatar valores, sembrar esperanza y alimentar los sueños propios y ajenos. Hace parte del grupo de Rap Ku-Suto, proyecto musical y de vida con el que pretenden invitar a la población palenquera y en general a todos los pueblos a que busquen las raíces. Él es ejemplo de eso: En la Registraduría Nacional del Estado Civil aparece como  Faider Alejandro Miranda Padilla; no obstante, él no se identificaba con esa designación porque dentro de su ser sentía el llamado de sus ancestros, la fuerza de sus raíces africanas, así que un día no lo dudó más y decidió que se llamaría Akin (joven valiente) Ayet (rebelde) Bongani (bondadoso) Keyta (apellido sobresaliente que lo identifica con África y lo conecta con “el sueño de todo palenquero es ir a África y no perdemos la fe”). Al principio, su comunidad asumió el cambio de identidad como una locura, “pero hoy ya se viene asimilando y han comenzado a entender. Esa es la propuesta musical que estamos llevando, que hay que buscar las raíces, tratar de ser unidos porque al final la humanidad es eso”.

Dentro de los proyectos de este líder está otro musical, con Inírida, una futbolista con talento para el canto, con quien trabaja en la construcción de una canción que identifique a la mujer palenquera. “Acá las mujeres son muy verracas, cabeza de hogar, siempre están en la lucha. Las jóvenes que están un poco desorientadas, una edad en la que no saben qué van a hacer; le propuse que hagamos una canción donde ella como mujer le diga a las otras qué tipo de mujer creen que necesita la sociedad. Es el mensaje que queremos llevar, qué es lo que las mujeres deberían aportar a la sociedad”.

 

Mariaruth Mosquera

@Sherowiya

 
Referencias: 

[i] Palenque de San Basilio, primer pueblo libre de América, es un corregimiento del municipio de Malagana, Bolívar, y está situado a 45 minutos de Cartagena, la carretera está completamente pavimentada y son seis kilómetros desde Malagana hasta el pueblo.

 

 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Abierta convocatoria para emprendedores culturales

Abierta convocatoria para emprendedores culturales

El Ministerio de Cultura y el Servicio Nacional de Aprendizaje informan de la apertura de la convocatoria Nacional número 22 del Fondo...

Edgardo Mendoza, bajo el chorro

Edgardo Mendoza, bajo el chorro

El periodista y abogado Edgardo Mendoza es el autor de ‘Tiro de chorro’, una columna de actualidad, llena de guiños y confidencias...

Una obsesión llamada Selfie

Una obsesión llamada Selfie

Luego de convertirse en la “palabra del año” en 2013 por el diccionario Oxford, el término Selfie (autofoto) no deja de acaparar ...

Cuando puya, paseo, merengue y son no se cantan sino que se beben

Cuando puya, paseo, merengue y son no se cantan sino que se beben

En diversos contextos, el término Juglar está asociado al folclor itinerante, a los artistas trashumantes que viajaban por los pueb...

Tras la ruta itinerante de un tintero

Tras la ruta itinerante de un tintero

La figura menuda aparece en la cabecera de la calle 17 y se desliza casi inadvertida a través de la zona de carretera del viejo Vall...

Lo más leído

Jaime, el de la Nacho

Diego Niño | Ocio y sociedad

Jairo Varela, el que consolidó la identidad de la salsa colombiana

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

Del amor al odio en la pareja

Maira Ropero | Bienestar

Una cultura para la democracia y la tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Viaje al Cabo de la Vela Guajira

Efrén Gómez Prada | Turismo

Meditaciones de André Maurois sobre la novela

Carlos de Tomás Abad | Literatura

Tres poemas de Miguel Iriarte que cantan al Jazz (y al Caribe)

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Pueblos viejos y rejuvenecidos

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube