Literatura

Cosmogonías y cosmovisiones, de Diógenes Armando Pino Ávila

Redacción

26/02/2013 - 11:00

 

La poesía como reflejo de una percepción del mundo. Una herramienta lírica para acercarse al otro, entender el fundamento de su cultura y reflexionar sobre el inicio de todo. Así es cómo el poeta cesarense Diógenes Armando Pino Ávila nos presenta esta expresión literaria.

En este artículo les ofrecemos la oportunidad de conocer algunos poemas que, bajo el título de “Cosmogonías y cosmovisiones”, recopilan diferentes leyendas o teorías sobre el inicio de la vida y, por consecuente, del ser humano.

 

Mítica

Dios hizo al mundo tan perfecto,

lo puso a girar en una esfera de cristal

dotando al hombre de fino intelecto,

retándolo a  ver si lo puede descifrar.

 

Fue por ello que los míticos arhuacos

nos legaron al Gran Padre Kaku Sarankua

poderoso creador del mundo y los espacios,

de este vasto universo, la más bella kankurua.

Los misteriosos y no muy lejanos Muiscas

de regalo nos dieron La Gran Madre Bague

deidad mujer que hizo el cosmos a prisa

 

Con la preciosa ayuda invaluable de Bachué,

en una larga danza, acompañada de Bochica

creando la naturaleza y dándonos el ser.

 

Geocéntrica

Avanzó el mundo y también la ciencia

y observó el hombre los astros y planetas

del inmenso universo tomó conciencia

queriendo explicar su construcción perfecta.

 

Egipcios y griegos tomaron delantera

elucubrando así ingeniosas teorías

con las que explicaban a su manera

la arquitectura del orbe en su osadía.

 

Platón, Aristóteles, Claudio Ptolomeo

Y muchos otros, forzando su razón

colocaron la tierra en el centro cual trofeo

 

Para que girara el mundo alrededor,

en una explicación o mágico escamoteo

desconociendo verdad enorme como el sol.

 

Heliocéntrica

Transcurridos unos siglos se cambió de parecer

Aristarco de Samos con osadía dijo lo contrario

sembrando la duda en el diario acontecer

lo que produjo la atención de muchos sabios.

 

Con mucha observación y cálculo matemático

observaron con cuidado traslación y rotación

destruyendo con razones el modelo estático

que a la tierra ponía como eje del gran sol.

 

Siguió Copérnico indómito haciendo lo propio

derribando el postulado convertido en Ley

y desafió  la infeliz hoguera de los católicos,

 

Despertando así la domeñada e ilota grey

que de pie aplaude el incipiente telescopio

que en su mano porta el anciano Galilei.

 

Relatividad

El Big-bang, el tiempo, los agujeros negros

la Mecánica Celeste, las teorías de Laplace

trajeron a la ciencia conceptos y criterios

y  pusieron el mundo al derecho y al revés.

 

La ciencia avanza y tiene sus motivos

fundados en sólidas formas de pensar

aparece Einstein y “todo es relativo

y ahí mismo la cosa vuelve a comenzar.

 

Y en la mescla de cuántica y astrofísica

nacen métodos y discursos muy diversos

que con una temática de por si dificilísima.

 

Explican el átomo y la estructura del universo

y tiempo después nos cambian la película

con pose de sabio, a mi entender perverso.

 

Multiverso

Y ahora nos plantean criterios muy diversos

planteándonos teorías del tiempo y el espacio:

“universo no hay uno, son varios y dispersos,

lo llaman “multiverso” , tómalo despacio.

 

Hay varios universos escalonados en el tiempo

y que pasajeros en la luz con un poco de suerte

rápido iremos al pasado o al futuro incierto

--el avión para lo que viene, es cosa de juguete.

 

Pero los filósofos que todo toman al vuelo

se inventaron sabiamente tremenda paradoja

y con ello armaron un simpático revuelo

 

Ya que viajando al pasado, si se me antoja

antes que conciba a mi padre, puedo matar al abuelo

en ese caso no nazco y entonces no hay “ahora”!

 

Diógenes Armando Pino Ávila

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Darío Jaramillo Agudelo, premio nacional de poesía 2017

Darío Jaramillo Agudelo, premio nacional de poesía 2017

  La poesía colombiana se engalana con un nuevo laureado. Darío Jaramillo Agudelo es el gran ganador del Premio Nacional de Poes...

La soledad de Gómez Jattin

La soledad de Gómez Jattin

  “Llévate cordel y una navaja y construye un barrilete y eleva con él tu soledad hasta las nubes”. En el mismo mes, con cincu...

Los salmos de la sangre o los matices de una enfermedad

Los salmos de la sangre o los matices de una enfermedad

Después de que hiciera sonar las alarmas sanitarias y morales en los años 90, el Sida se hizo un espacio en la conciencia colectiva. ...

Cráneos podridos

Cráneos podridos

  Era inflexible y débil al mismo tiempo. O, por lo menos, fue la impresión que siempre se tuvo de él. La rigidez en la exposició...

“A un amor intermitente” y otros poemas de Luis Carlos Ramírez

“A un amor intermitente” y otros poemas de Luis Carlos Ramírez

Después del libro “El prisionero de Zenda”, de Sir Anthony Hoppe Hawkins, que tardé un par de meses en leer, tropezando con el su...

Lo más leído

El Balay, el toro inmortal de Don Arturo Cumplido

Fabio Fernando Meza | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Pablo Flórez: la voz cantante del porro cantado

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

Jairo Varela, el que consolidó la identidad de la salsa colombiana

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

El machismo en las canciones vallenatas

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Música y folclor

Adiós, Caño lindo. Adiós panorama delicioso de los llanos

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados