Música y folclor

Andrés “El Turco” Gil y la escuela de los Niños vallenatos

Johari Gautier Carmona

23/04/2012 - 10:45

 

Andrés Ell Turco Gil en su oficina Su academia musical es una de las más famosas del mundo y, sin embargo, siempre tiene las puertas abiertas. Al igual que ella, su fundador, Andrés “El Turco” Gil, es un hombre increíblemente humano, sencillo y cercano.

En sus oficinas me recibió un día de abril, un día cualquiera, de esos que parecen que va a llover pero que no se atreve. Los alumnos estaban diseminados por las distintas salas de la escuela, en el patio, la entrada y hasta la mismísima oficina del director. El ruido del acordeón, las carcajadas, los comentarios diversos lo invadían todo.

El Turco Gil me recibió con esa serenidad que genera simpatía. Una sonrisa sin sonrisa y un apretón de mano que inspiran confianza. La grabadora ya encendida, el hombre me narró su historia por el inicio, es decir por donde empezamos todos.

Nació en Villanueva (La Guajira), tierra de artistas. Su padre era músico y, por efecto del destino, él acabó entrando en ese mundo sin realmente darse cuenta. A los siete años ya tocaba la trompeta, luego estudió el saxofón y el clarinete.

Me cuenta que a su casa llegaba todo tipo de personajes: famosos y menos famosos. Intuyo que su hogar era abierto como esta escuela de renombre. Un día, después de una parranda, Andrés “El Turco” descubre un acordeón abandonado u olvidado en ese entorno en constante movimiento. Lo estudia con esmero, lo analiza hasta que se percata de algunas limitaciones que lo frustran: el instrumento sólo cubre 7 notas y no permite recrear todos los sonidos.

El cambio se produce un poco después, en el año 1966. “Nos llegó un acordeón completo y me entusiasmé”, explica El turco Gil. A partir de entonces, empieza un ciclo de interpretaciones y composiciones sin precedentes.

En 1967, hace su primera grabación y expone un estilo muy vanguardista. “Muchos no entendían lo que hacía –explica El Turco y añade–: Gustavo Gutiérrez dijo que me había adelantado 30 años en la historia del vallenato”.

El ruido fue extendiéndose al igual que la popularidad de El turco. Padres y madres del barrio empezaron a mandarle sus hijos para que los formara y él respondía siempre con ese apego que lo caracteriza.

Poco a poco, Andrés El Turco fue ganando una fama de formador hasta que, sin darse cuenta, la Academia de Música Vallenata ya estaba constituida. “Yo no he buscado esto –afirma Andrés–: ¡Me lo trajo Dios!”.

Mientras descubría y consolidaba talentos, los Niños Vallenatos del Turco Gil fueron ganando fama. Ahora son reconocidos a nivel mundial y entre sus giras pueden destacarse, entre otras, la del festival internacional en Panamá en 1999, la primera salida a los Estados Unidos en 1999, la presentación en el Centro cultural Rómulo Gallegos de Venezuela en el año 2000, las actuaciones en el Palacio Imperial de Tokio (2003), los conciertos en Rusia (2010) y la reciente actuación en la Cumbre de las Américas (2012).

Los niños del vallenato se han convertido en un fenómeno mundial y, no obstante, El Turco reconoce que no le gusta viajar. “No aguanto un mes estar fuera de mi país”, me explica. Su amor por la tierra y su escuela es descomunal.

En general, los resultados obtenidos por la academia son deslumbrantes. Pocas personas pueden presumir de que el 90% de sus alumnos ganen concursos musicales importantes y El Turco, que bien podría hacerlo, no lo hace.

Como consecuencia de todo esto, aquí vienen personas de todo el país y del mundo entero con el fin de manejar el acordeón a la perfección. En su oficina, El Turco me enseña la fotografía de un belga que vino para estudiar unos meses y se quedó tres años. Otro francés, canadiense y un mexicano querían aprender el acordeón y acabaron en esta misma escuela. Todos aparecen fotografiados con El Turco y él habla de ellos con el cariño de un padre. “Ellos me quieren a mí y yo a ellos”.

Cuando le pregunto por un momento especialmente bonito, EL Turco me responde que no sabría decirme. “Cada día que paso aquí es maravilloso”, me comenta. Unos segundos después me enseña un libro que le mandó el ex-presidente de Estados Unidos y en el que aparecen unas palabras dedicadas a su persona. Evidentemente, el presidente de Estados Unidos reconoció en él un hombre de gran corazón y en los muros de la academia no faltan las fotos de Clinton en compañía de los Niños vallenatos.

Antes de finalizar mi entrevista, me atrevo a preguntar al maestro un pronóstico para el concurso vallenato en categoría profesional, pero él prefiere abstenerse. Todo es posible, me explica. “La música es como el deporte –añade–: No sólo basta el talento, también hay que jugar bien el día del partido”.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Diomedes Díaz: “Y Rosa Elvira, la mayor de esta familia tan bonita”

Diomedes Díaz: “Y Rosa Elvira, la mayor de esta familia tan bonita”

El lugar escogido para que Rosa Elvira Díaz Mejía, hablara de su papá, no pudo ser otro que el mismo donde él nació el 26 de mayo ...

Marciano Martínez: un juglar de película

Marciano Martínez: un juglar de película

Pocos hombres expresan su amor y entrega al folclor vallenato como lo hace Marciano Martínez. Este juglar nacido en La Junta (Guajira)...

Andrés “El Turco” Gil y la escuela de los Niños vallenatos

Andrés “El Turco” Gil y la escuela de los Niños vallenatos

Su academia musical es una de las más famosas del mundo y, sin embargo, siempre tiene las puertas abiertas. Al igual que ella, su fund...

La Piqueria: Del diablo y los verseadores

La Piqueria: Del diablo y los verseadores

La Piqueria, por su rancio abolengo, es con mucho la expresión más raizal y graciosa del género vallenato. Como todo linaje, el de l...

Penchy Castro: “Un artista tiene que generar noticias”

Penchy Castro: “Un artista tiene que generar noticias”

Dentro de ese denso mundo de artistas que enarbolan el folclor vallenato, interpela el caso de un dúo atípico y alegre. Una pareja qu...

Lo más leído

Los orígenes del teatro

José Manuel García González | Artes escénicas

La Mujer y el Picó

Álvaro Rojano Osorio | Patrimonio

Gracias, Coronavirus

Yarime Lobo Baute | Opinión

Despedida

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube