Música y folclor

El gran estreno de la Orquesta Sinfónica de Valledupar

Johari Gautier Carmona

17/12/2012 - 12:30

 

El gran estreno de la Orquesta Sinfónica de Valledupar

Orquesta Sinfónica de ValleduparMucho antes de la hora prevista, la Catedral del Rosario se vio atestada de gente. Anticipando un acontecimiento histórico, el público respondió con una puntualidad inhabitual a la presentación oficial de la Orquesta Sinfónica de Valledupar.

Y efectivamente, ese 13 de diciembre no podía ser un día cualquiera. Embellecido con adornos de navidad y palmeras centelleantes, el altar esperaba pacientemente la llegada de los futuros talentos universales de la Capital del Cesar.

Entre los espectadores, se hallaban representantes de la alcaldía, del gobierno departamental y numerosas personalidades destacadas de la vida social, ataviados de una guayabera o de un vestido blanco como lo requerían las circunstancias.

A las siete y media, cuando todavía el público trataba de ubicarse en el recinto de la Catedral (en busca de un espacio para sentarse o de un ventilador), inició una serie de discursos que cristalizó la expectativa existente.

El primero en intervenir fue el señor Rodolfo Quintero, presidente de la Fundación Carboandes y asesor del actual gobierno municipal, quien, desde el principio, resaltó la importancia de este encuentro.

“Esta noche seremos testigos de un hecho sin precedentes en la firme evolución de nuestra cultura –expresó el señor Quintero–: El debut de la primera orquesta sinfónica juvenil en la historia de nuestra ciudad, que es también el inicio de la apropiación masiva por parte de nuestro pueblo de los instrumentos sinfónicos que le permitirán expresar en un lenguaje más universal las sentidas y alegres melodías de nuestro folclor”.

De repente, y tras la invocación realizada por el discursante, el espíritu de los grandes juglares de la tierra vallenata se hizo palpable. Francisco el Hombre, Efraín Hernández, Chico Bolaños, Lorenzo Morales, Emiliano Zuleta, Tobías Enrique Pumarejo, Alejandro Durán, Colacho Mendoza, Fredy Molina, Octavio Daza y muchos más se materializaron en el ambiente solemne de la Catedral. Todos ellos contemplaban con esmero el avance simbólico de un pueblo condenado a trascender.

Y tras la intervención del director de la Fundación Batuta, Juan Antonio Cuellar, y el alcalde de Valledupar, Fredys Socarrás, la entrada de los jóvenes talentos de Valledupar provocó un vivo aplauso que se dilató durante varios minutos. El proyecto tan lejano se había hecho realidad. Esos jóvenes procedentes de distintos estratos, y entre los que predomina el género femenino, se transformaron desde ese instante en el orgullo de todo un pueblo.

Lo que vino a continuación fue todo un recital de música. El coro de Batuta y la Sinfónica se alternaron para recrear aires tan insignes como “Ay cosita linda” de Francisco Pacho Galán, “Te busco” de Lucho Bermúdez o “Over the rainbow” de Harold Arlen.

Los directores de la orquesta (Licette Barrios Polo y Sandra Navarro Rodríguez para el coro, y Diego Rivero Galvis para la orquesta) expusieron con brío toda su maestría y compromiso, aunque la acústica del recinto no permitió que el sonido se apreciara de la misma forma en todas partes.

Finalmente, el concierto terminó con una gran ovación. Una avalancha de exclamaciones con sabor a triunfo. ¡Valledupar tiene su Orquesta Sinfónica!, ése fue el clamor de toda una noche.

 

Johari Gautier Carmona

Sobre el autor

Johari Gautier Carmona

Johari Gautier Carmona

Textos caribeños

Periodista y narrador. Dirige PanoramaCultural.com.co desde su fundación en 2012.

Parisino español (del distrito XV) de herencia antillana. Barcelonés francés (del Guinardó) con fuerte ancla africana. Y, además -como si no fuera poco-: vallenato de adopción.

Escribe sobre culturas, África, viajes, medio ambiente y literatura. Todo lo que, de alguna forma, está ahí y no se deja ver… Autor de "Cuentos históricos del pueblo africano" (Ed. Almuzara, 2010), Del sueño y sus pesadillas (Atmósfera Literaria, 2015) y "El Rey del mambo" (Ed. Irreverentes, 2009). 

@JohariGautier

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Elegía a Jaime Molina, la canción que encierra la amistad más sublime

Elegía a Jaime Molina, la canción que encierra la amistad más sublime

  Recuerdo que Jaime Molina cuando estaba borracho ponía esta condición. Que, si yo moría primero me hacía un retrato o, si ...

Canta, canta, Diomedes

Canta, canta, Diomedes

  En las fases del mimesis se hallan lo sublime y lo grotesco; sublime es el arte –en pintura, escultura o música- de superar la p...

La vez que un girasol se convirtió en canto vallenato

La vez que un girasol se convirtió en canto vallenato

Hace 25 años el compositor guajiro Hernando Marín Lacouture se fijó en un girasol florecido, escuchó cantar un canario bajo la vege...

Acordeones que se expresan con acento universal

Acordeones que se expresan con acento universal

Matilde Lina cantada por una argentina. La murga de Panamá interpretada en acordeón con las enseñanzas de un vallenato. O el tango b...

Los músicos del Cesar, llamados a formar una gran plataforma promocional

Los músicos del Cesar, llamados a formar una gran plataforma promocional

A partir del lunes 22 de junio hasta el miércoles 22 de julio del 2015 abre la convocatoria del Plan Departamental de Música para l...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La danza contemporánea en Colombia

Vilma Guzmán | Artes escénicas

El fabuloso país del oro

Uriel Ariza-Urbina | Patrimonio

Origen del Festival de la Leyenda Vallenata: un viaje en el tiempo

Simón Martínez Ubárnez | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados